¿Qué es un día productivo para ti? Aquí siente actos diarios que pueden transformar tu manera de verlo y de vivir la vida.
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Los Siete Actos De La Productividad

Los siete actos de la productividad

¿Qué es un día productivo para ti? Esta pregunta es una que llevo años haciendo. Tanto a las personas con las que trabajo y comparto, así como observando en mí. Es como preguntar ¿qué es el éxito para ti? Cada persona la va responder de acuerdo a su visión de vida y de mundo.

Si fueras a observar y a evaluar tus actividades diarias, ¿qué cosas colocarías dentro del renglón de productivo? ¿Qué cualidades o criterios tendrían que tener para poder considerarse como productivas? Durante mucho tiempo en mi vida pensé que productividad era «hacer cosas». Ya fueran de trabajo, de familia, de amigos, pero cosas que eran parte de la agenda del día o de las responsabilidades que tuviera en mi vida en ese momento (esposo, pareja, padre, hijo, hermano, amigo, etc.).

No es lo que hacemos, sino cómo nos sentimos

El problema no era lo que hacía, sino cómo me sentía al final del día. Habían días donde podía haber hecho mil cosas, haber resuelto mil situaciones o problemas, pero mi experiencia personal o de mi vida no estaba a la altura de todo lo que había hecho. Era como estar cansado de hacer cosas, pero no sentirme totalmente satisfecho de lo realizado.

Repito la pregunta: ¿qué es un día productivo para ti? El otro día platicaba con una amiga que celebraba su cumpleaños y le decía que tal vez el día más productivo para ella podría ser, «no hacer nada». Darse un día para regenerarse, descansar y poder aclarar su mente para tener una semana diferente y con espacio para crear lo que ella realmente quiere hacer y «no lo que tiene que hacer». Ella cree que siempre tiene que estar haciendo algo. El día después de su cumpleaños me llamó y me dijo que se tomó un día para «no hacer nada» y se siente de maravilla.

Crear consciencia del uso de nuestra energía

Mi mentor Randy Gage dice que ser próspero no es tener cosas materiales sino un estado de consciencia, así como ser escaso o vivir en carencia no es la ausencia de cosas materiales, sino un estado de consciencia. Vivimos en tiempos donde el «estar haciendo algo» es una adicción. Mucha gente vive con la creencia de que si no esta haciendo algo, «no estoy siendo productiva», pero no mira en lo que esta invirtiendo o usando su energía. Eso puede ser el primer paso hacer la productividad, reconocer la diferencia entre actividad y productividad.

Ayer escribí sobre la importancia de quitarle el poder a nuestros apegos. Uno de los apegos más grandes que tenemos es la manera en que nuestras creencias limitantes nos utilizan y no hacemos algo para quitarle el poder o dejar de operar con la misma programación. Creencias tales como «no puedo», «no soy suficiente», «no valgo/no merezco» provocan una serie de acciones inconscientes y fundadas en el miedo, que nos llevan a vivir constantemente en círculos viciosos. A menos de que hagas algo al respecto.

La importancia de tener un propósito

Yo digo que el primer paso de hacernos consciente del uso de nuestra energía es definir un propósito. Si creo que mi razón de ser en este mundo es «hacer dinero», «mantener a mi familia», «estar ahí siempre para los demás», «tener un trabajo», etc., tal vez estás viendo tu vida (y la vida) desde una perspectiva limitada o no c on la amplitud que mereces. ¿Qué tal si tu propósito es algo mucho más grande que eso? Y no digo grande como un acto de impresionarte o agregar un peso a tu vida, sino una oportunidad.

Si no defines un propósito vital, significativo y que realmente vibre con quién eres y quién quieres ser, es probable que pases gran parte de tu vida (y de tu tiempo) esperando por el mundo externo. Qué quieren los demás. Lo que piensan los demás. Complacer a otros. Buscar su aprobación. Esperar su respuesta o su respaldo. En una sesión de coaching ayer le decía a una persona: «si no reclamas tu espacio ahora y no haces algo para cuidar ese lugar para crear y ser productiva en tu vida, vas a seguir sumida en el DRAMA y en ser víctima en tu vida. Es el momento de reclamar tu espacio ya. Ni dejes pasar ni un día más».

¿Qué es ser productivo?

Esta es una pregunta parecida a la de, ¿qué esperas de una relación de pareja? Mucha gente entra una relación haciendo la pregunta incorrecta, ya que no se trata de lo que quieres recibir de la relación. El objetivo es «qué vas a dar a la relación?». Mejor es hacer la pregunta correcta. Si queremos obtener algo de la vida, tal vez es el momento de mirar qué le vas a dar a la vida. Y la mejor manera de darle algo a la vida y cuidando o nutriendo quien eres tu. Tal vez ahí podrías empezar.

Yo he llegado a la conclusión de que hay siete cosas que forman parte de un día productivo. Y esto lo escribo teniendo presente algo muy importante: tengas claro o no un propósito. Si tienes un propósito, verás cómo estos siete actos van de la mano con ello. Si no tienes un propósito, verás como estos siete actos te servirán para vivir como decía Jim Rohn: desarrollando una filosofía personal diaria.

Siete actos de productividad

Yo digo que estos siete actos tocan aspectos que son vitales para nuestra vida, en el sentido más amplio de la palabra. Tal vez algunos de ellos son hábitos que ya practicas. Algunos se pueden convertir en parte de tus rituales o hábitos del día. El propósito es que estos siete puntos se conviertan en hábitos que luego formen lo que es «tu día productivo». Aquí los 7 actos de productividad.

Tu mente. (Esto implica leer o algo que te sirva para entrenar tu mente. 15 minutos).

Tu cuerpo. (Hacer ejercicio por espacio de 20 minutos).

Tu espiritualidad. (Hacer algo por 15 minutos que te conecte con tu espíritu).

Tu familia. (Llamar a alguien de tu familia, hacer algo por alguno de ellos o conectar con alguien).

Tus amigos. Parecido al punto anterior.

Por el mundo. Contribuir de alguna manera a hacer el mundo mejor cada día.

Tus finanzas. Hacer algo que produzca o genere ingresos.

Si todos los días hicieras un acto en cada uno de estos aspectos, ¿cómo te sentirías? ¿Qué experiencia tendrías de ti y de la vida? Yo digo que estos actos, tengas un propósito definido o no, te sirvan para crear una filosofía personal diaria. De hacerte consciente de la manera en que piensas, actúas y cómo eliges usar tu energía. Ya no puedes hacerte el tonto o el inconsciente. Ahora comienzas a hacer las cosas por una razón y con una dirección. ¿Qué vas a hacer al respecto para transformar tu relación con la productividad?

Hay siete actos diarios que pueden alterar tu manera de ver lo que es un «día productivo».

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: