fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Los Derechos De Un Soñador

Los derechos de un soñador

¿Cuáles son tus derechos? No me refiero a tus derechos de ciudadano o de ser humano. Me refiero a los derechos que tienes por tener un sueño y poder hacerlo realidad. Todos tenemos sueños. Ya sea los que hemos hecho realidad, los que no hemos logrado manifestar y los muchos que tal vez nunca han salido de nuestra mente y sólo entraron a nuestra imaginación, aunque fuera por un momento, pero por alguna razón no le has dado permiso a ver la luz del día.

Recuerdo cuando estaba en medio de mi proceso de certificación en coaching, nos dieron a leer un libro hermoso llamado «El XI Mandamiento: No matarás tus sueños», de Mario A. Rosen. El libro, de manera muy particular y efectiva, te va llevando a través de una serie de historias por diez reglas que te dicen «cómo cuidar tus sueños».

Hoy me levanté asustado, ya que estoy terminando el manuscrito de mi próximo libro y me ha generado muchos miedos. Ha habido momentos donde reconozco que le he permitido a mi mente atraparme en un lugar donde me siento inmovilizado. Gracias a la presencia de muchos ángeles en mi vida, he podido salir del hechizo del miedo y volver a ponerme en el camino adecuado. No les niego, me ha costado, pero me siento satisfecho.

Es por eso que hoy me inspiré en escribir estos derechos. En realidad los escribo para mi y los comparto contigo, ya que comprendo que esto le pasa a mucha gente. Ahora mismo hablo con mucha gente que está pasando por momentos similares. Muchos están jugando con la idea de comenzar un proyecto o un sueño importante o grande. Otros ya están en su proceso de hacerlo realidad. Aquí es cuando pasa una de dos cosas: o damos un paso al frente o nos quedamos en el mismo lugar.

Este es el momento cuando vale la pena tener presente estos derechos. Este es el momento cuando tener una base, unos fundamentos, pueden hacer una gran diferencia. ¿Por qué? Para muchos, es en momentos como estos cuando abdicamos a nuestros derechos y le entregamos nuestro poder al miedo. Y ese temor, lo único que hace es mantener al prisionero encerrado y desconectado de una de sus más grandes capacidades: soñar y hacer realidad sus sueños. Aquí mis derechos como soñador.

Los Derechos de un Soñador:

1) Tengo derecho a soñar lo que quiera, del tamaño que quiera y saber que puedo manifestarlo.

2) Tengo derecho a expresar mi sueño a los cuatro vientos, donde quiera y cuando sea, ya que mientras más lo declare y lo afirme, más lo puedo visualizar.

3) Tengo derecho a convertir ese sueño en mi proyecto de vida aunque el mundo piense que estoy loco, que me perdí en alguna parte del camino y todos piensen que no voy a lograrlo.

4) Tengo derecho a sentir miedo, a sentirme incapaz, a sentirme no merecedor, a no sentirme suficiente, pero tener claro que es un sentimiento detonado por una falsa creencia, no la realidad.

5) Tengo derecho a no saber por dónde empezar, no saber qué hacer, a no estar preparado, a no estar capacitado, a no haber estudiado lo que hoy quiero en este sueño y saber que puedo hacerlo.

6) Tengo derecho a tener un sueño aunque tenga 70 años o tenga 5. Los sueños son una manifestación de tu alma, no de tu racionalidad, ni mucho menos de tu edad.

7) Tengo derecho a tener un sueño que apele a todos o apele a un grupo en particular.

8) Tengo derecho a decir «no sé», «siento miedo», «requiero apoyo», «no puedo hacerlo todo», «estoy atorado», «no veo salida», ya que es un proceso de crecimiento.

9) Tengo derecho a distanciarme de la gente que me reste o me quite por tener un sueño, especialmente aquellos que se sientan amenazados porque tengo un sueño.

10) Tengo derecho a equivocarme, a tropezarme, a lucir como un imbécil, a ser un principiante, a dar mis primeros pasos como un niño, en el camino a manifestar mi sueño.

11) Tengo derecho a realizar los cambios que se requieran, especialmente en tiempo, recursos, mentalidad, hábitos y nuevas disciplinas para hacer realidad mi sueño.

Tal vez tus derechos sean otros. Tal vez tus derechos incluyen más que los que acabo de exponerte. Tal vez los tuyos tengan menos. Lo importante no es cuáles deben o no deben estar en una lista, sino tenerlos presentes en los momentos indicados. Ahora mismo tal vez tienes un sueño que deseas expresar o dedicarle tu vida. Tal vez ya estás sumido en el proceso de hacer un sueño realidad y te cuesta sostenerlo. Tal vez tienes un sueño, o vives un sueño, pero lo haces con temor. Pues es hora de hacer valer tus derechos de soñador.

Ahora, todo derecho tiene un deber. De eso vamos a platicar mañana, «los deberes de un soñador». Por el momento, ¿qué derechos vas poner en práctica hoy con relación a tus sueños? Tu y tu vida se lo merecen. Me encantaría escuchar tu opinión sobre este o cualquier otro de los blog que publico. Deja tus comentarios.

¡Gracias por sacar de tu tiempo y leer este blog!

#crecimientopersonal #derechos #sueños #blogger #anquiro #abundancia #mentalidad #habilidades #dartepermiso #libertad

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.