fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Los Accidentes Fortuitos Que Te Liberan

Los accidentes fortuitos que te liberan

¿Qué sucede cuando crees que estás haciendo algo por una razón, pero comienzas a notar que dentro de ti empieza a suceder mucho más de lo que esperabas (o imaginabas)? ¿Cómo reaccionar cuando estás por aprender algo y empiezas a darte cuenta que estás revelando algo mucho más grande de ti, que rebasa el proceso de aprendizaje? Y lo hace mucho más valioso.

Estos días han sido sumamente reveladores. He tomado muchos cursos de oratoria, hablar en público, y cómo elevar tu presencia en el escenario, entre otros. Contrario a lo que mucha gente cree, no se trata de sentirte más seguro o confiado en el escenario, sino ser honesto, vulnerable y lo más transparente al momento de hacerlo. Solo ganas confianza y seguridad en la medida en que estás dispuesto a practicar esas maneras de ser, de lo contrario, suenas más acartonado, automático y mental.

Para hablar desde el pálpito hay que estar dispuesto a escucharlo, sentirlo, revelarlo y mostrarlo.

He sentido mucho miedo en estos días. Es más, diría que hasta un poco de ansiedad. Algo raro, ya que he estado en esta posición en el pasado: aprender a seguir desarrollando habilidades de hablar en público. Pero por alguna razón, mi cuerpo, mis emociones, mi mente y todo mi ser sienten algo mucho más profundo, emocional, físico y hasta espiritual que por estar en un curso.

No tiene que ver con el proceso, sino conmigo. El proceso me brinda información, contenido, guías y dirección, pero lo que siento no tiene nada que ver con lo que me están diciendo, sino con lo que estoy sintiendo en este momento. Lo que estoy procesando. Es más, lo que quiere salir a la luz. Por eso te lo comparto, porque estoy seguro que alguna vez te ha pasado: comienzas a hacer algo por alguna razón, pero algo mucho más profundo sale a la luz y comienza revelarse en el proceso.

Puede ser un curso de cocina, de aprender inglés, de natación, hasta de caminar por las montañas. Abres un espacio para aprender algo nuevo, cultivar una habilidad o uno de tus intereses, cuando en el proceso algo quiere salir de ti que no sabes cómo identificarlo, manejarlo, sólo salirte del medio. En mi caso, es como quitar una capa de la cebolla que tiene que ver con tu identidad, con la manera en que te has visto a ti mismo y el valor que te has dado durante todo este tiempo. Yo digo que es parte del serendipity (accidentes fortuitos) de la vida. (Hay una hermosa película llamada «Serendipity» (Accidentes Fortuitos) que toca este tema.

Es como si algo fuera a cambiar de ruta, pero no sabes qué ruta vas a tomar, sino que serás guiado. Y ahí es donde comienzas a sentir una serie de emociones. Miedo, ansiedad, temor, inseguridad, duda, alegría, optimismo, deseo y muchos otros. También surgen pensamientos o preguntas: ¿Hacia dónde? ¿Porqué? ¿Porqué ahora? ¿Porqué a mí? ¿Para qué?

Ahí es donde puedes seguir luchando con la mente, con lo que sientes o con lo que pasa. Con el querer saber porqué, para qué y hacer una de tres cosas: huir, resistir o fluir. Las primeras dos sólo van hacer el proceso más agónico, extenderlo y prolongarlo, porque no acabas de aprender la lección que está destinada única y exclusivamente para ti. La tercera, fluir, es donde puedes ver quien eres, en qué lugar interno te encuentras y crecer. Es ser humilde de que no importa la edad, la experiencia, lo que hayas hecho, el nivel de éxito o fracaso que hayas tenido o cualquier otra excusa que tu EGO te quiera dar.

Es como un acto de abrir el corazón, rendirte y abrirte a recibir lo que la vida quiere enseñarte en este momento. Si todo en la vida es parte de un proceso de aprender, todo lo que puedas estar sintiendo en este momento, especialmente cuando estás sintiendo cosas que nada tienen que ver con lo que estás disque «aprendiendo», tal vez tienen que ver con que te estás abriendo.

A un nuevo momento de vida. A un nuevo tú. A un nuevo Ser. A una nueva oportunidad. A un nuevo camino. Tal vez haciendo lo mismo que hacías o haciendo lo que nunca habías hecho. Pero desde un nuevo espacio. Porque hoy estás por liberar algo que te permite hacer algo mucho más que aprender: a ser y a liberarte. Reclamar quien eres y que viniste hacer a este mundo.

¿Qué vas hacer al respecto?

Hay ciertos accidentes que ocurren por razones más grandes de lo que piensas.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: