fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Lo Que La Vida Te Pide En Este Momento

Lo que la vida te pide en este momento

Este es mi último blog como cincuentón. Sí, me despido de la década de los 50. Ya es hora de moverme al sexto piso. Disfruté, aprendí, conocí y reconocí muchos cosas en estos diez años.

Este lunes cumplo sesenta años. Por un lado como que no puedo creerlo. Seis décadas. Mucho tiempo. Por otro lado no tengo la menor duda de que los cumplo y los llevo con orgullo. Ayer, mientras observaba un taller que facilita un gran amigo y hermano, pensaba en algo que conmovía mucho.

El ser humano siempre se ha movido por las preguntas existenciales, fundamentales y profundas que se hace. ¿Quién soy? ¿Para qué estoy en este mundo? ¿A qué vinimos? ¿Cuál es mi propósito? Entre algunas otras. Cómo estas van cambiando con cada década.

Al mirar atrás, puede recordar claramente que pasaba en mi vida, por lo menos a los 20 (perdido y algo roto al no tener clara la dirección en la que deseaba moverme), los 30 (aprendiendo a ser un profesional y a creer en que podía hacer lo que hacía como periodista), los 40 (diciendo adiós a una relación y comenzando a definirme como hombre), los 50 (llegar a México) y, ahora los 60 (sentirme a gusto con quién soy y agradecer lo que tengo y seguir soñando).

Lo que hoy quiero compartir contigo es algo que me parece que se nos puede escapar, por momentos, si no estamos alertas, conscientes y realmente conectados. Más allá de las preguntas que mueven a la humanidad y a cada uno de nosotros como individuos, me parece que tu vida, específicamente el momento que cada uno está viviendo, te invita a que te hagas una pregunta.

No cualquier pregunta. Tampoco una pregunta que se enfoque en soluciones o cómo resolver lo inmediato. Las preguntas que mueven a la humanidad no son preguntas que se respondan de una manera, sino que adquieren forma propia para cada uno. Tu propósito y el mío pueden ser diferentes, pero nos llevan a hacernos la pregunta con honestidad, humildad, profundidad, consciencia y, lo más importante, la flexibilidad, de que puede seguir cambiando, evolucionando y cuestionarte si realmente la estás respondiendo adecuadamente o superficialmente.

Ayer me llegaba una pregunta para mi. Y lo interesante era que me llegaba en diferentes tiempos. Que si cambiaba el verbo en tiempos, la pregunta adquiría diferentes perspectivas. Repito, esta pregunta fue la que me llegó a mí; no tiene que ser para ti, aunque si te toca, tal vez es un regalo para ti y tu vida. Aquí te las comparto.

¿De qué voy a desprenderme? En cualquier forma (ya sea emocional, espiritual, energética, personal, financiera, mental, etc.).

¿Qué se desprende en mí? Qué apegos, creencias, emociones, perspectivas o maneras de ser ya veo que no quiero seguir usando, practicando, o hacerme pendejo con ellas.

¿Qué no he desprendido y sigue ahí esperando a que aprenda la lección que requiero aprender? Relaciones, situaciones, personas, momentos, experiencias, etc.

La palabra para mí es desprenderme. Pensé que era desapego, ya que tienen mucho en común, pero me di cuenta de que apego es trabajar con la parte mental y lo que muchas veces no se ve. Desprender es un acto consciente que requiere mirar el mundo en todas sus esferas (lo que tienes cerca) y tomar una acción específica al respecto. Por eso resonó tanto en mi desprenderme.

¿Cuál es la pregunta que tu vida te está pidiendo que te hagas y tomes acción con ella?

¿Qué vas a hacer al respecto?

La vida te está preguntando algo que es específico para ti y no es meramente solucionar un problema.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba