fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Lo Más Importante Que Olvidas En El Camino

Lo más importante que olvidas en el camino

Te fue revelado algo de ti. Algo que siempre habías querido saber. Es más, algo por lo que ocupaste gran parte de tu tiempo, de tu esfuerzo, de tus sacrificios en tu vida. Llámale Dios o el Universo te dejó saber qué va a pasar en tu vida.

Lo que vas a lograr. Así como todo lo que NO vas a lograr. Lo que vas a enfrentar (esperada o inesperadamente). En pocas palabras, lo que va a ser tu destino. Todo lo que alcanzaste, perdiste, evitaste, negaste y/o aprendiste. Hasta lo que rehusaste aprender.

Mientras estás observando, ya sea sorprendido, asustado, deslumbrado, incrédulo o hasta conmovido, de todo lo sucedido, una voz te hace una pregunta muy simple, pero que estremece tu esencia en ese momento.

«¿De qué te sirve saber todo lo que va a pasar, si tienes en tus manos ahora mismo lo que hará que ese momento sea más importante que saber lo que va a pasar?»

La pregunta te toma por sorpresa. Es más, es tan inesperada, que te quedas en blanco. No sabes qué decir, qué responder.

¿Qué puede ser más importante que conocer mi destino, lo que va a pasar?, respondes.

«Toda la vida te han dicho lo que debes hacer. Como debes comportarte. Que está bien, mal, correcto o incorrecto. Como debe ser tu forma de sentir. Qué debes pensar o cómo deberías ver las cosas.

Mira, a lo largo de tu vida hay un aspecto que te ha sido dicho, impuesto, transferido o hasta en doctrinado. Y lo más triste, lo has tomado como una verdad. Lo aplicas porque: así debe ser, lo aprendí, es lo correcto o incorrecto o simplemente no quieres defraudar o decepcionar a las figuras de autoridad que te las enseñaron.

Has la lista y mira el impacto:

Familia

Educación

Medios de comunicación

Relaciones (parejas, hijos, amigos, etc.)

La sociedad y la cultura de ella

Gobierno y política

Religión

Tu profesión, empleos o el mundo corporativo

Todas tienen algo en común: rigen tu manera de pensar, tus comportamientos y, por ende lo que terminas haciendo (o no haciendo) y lo que más quieres: tus resultados. Tal vez por eso quieres saber qué va a pasar o a dónde te llevará el destino. Llega un momento que el logro, lo que obtienes o el reconocimiento, se convierten en lo más importante de tu vida.

Ahora mismo todas esas voces de autoridad, respeto, admiración, resistencia, miedo, aprobación, querer ser aceptado o sentir que perteneces que han sido parte de tu vida, han dejado una marca en el aspecto más importante de tu vida».

¿Cuál?, preguntas con cierto tono de insistencia.

«Todavía requieres tener un poco más de contexto para que puedas profundizar el tema como mereces. Esas voces que han sido (y son) para ti parte de tu programación mental, se han convertido en tus creadores de circunstancias, excusas, razones, pretextos, justificaciones y mecanismos de defensa más grandes.

¿Cuántas veces has hecho algo por estas voces que no haces por ti mismo?

¿Cuántas veces te has olvidado de ti, en uno o muchos aspectos, solo por complacer o cumplir con algunas de esas voces?

¿Hasta qué punto estas voces se han vuelto la razón por la que justificas, condenas, te víctimizas o condonas algunas de tus creencias, actitudes, comportamientos y hasta acciones aunque eso implique hacer daño (a ti u a otros) por defender una posición, ideología, dogma o ideología antes de mirar tu humanidad o la de los que te rodean?»

Muchas veces, dices…

«Ahí es donde comienzas a forjar una creencia de que «las circunstancias alrededor de estas figuras, voces, autoridades o creencias que fueron instaladas en ti es lo más importante. Tan es así, que en el proceso de cumplir con ellas, de satisfacer un deseo, cubrir o llenar la carencia que tal vez tuviste de alguna de ellas, evitar ese temor de la consecuencia que esta puede provocar o producir en ti (ya sea física, mental, emocional, espiritual, económica, energética, profesional, familiar o hasta sicológicamente, entre otras) comienzas a vivir tu vida de manera arbitraria, condicional, selectiva, inconsistente, insegura, temerosa y llena de excusas.

Tristemente, comienzas a creer que tu existencia es condicionada, aprobada o hasta validada por la manera en que cumples, logras, te aprueban, te aceptan, te reconocen o hasta te rebelas contra estas voces de autoridad. Comienzas a querer perseguir o saber «cuál es tu propósito», cuando en realidad lo que buscas es probar, demostrar, confirmar o buscar evidencia para que estas voces de autoridad se sientan orgullosas de ti y reconozcan lo que hiciste.

Pero en el camino nunca te paraste a hacer un alto y definir algo que siempre estuvo en tus manos definir. Algo que le daría sentido, propósito y, lo más importante, definición a tu viaje.

Aquí lo tienes: tus principios.

¿De qué te valió lograr lo que lograste si en el camino te olvidaste te sostener tus principios? No los que te fueron dados, impuestos y que en muchas ocasiones los olvidaste, ignoraste o te hiciste el ignorante para no sostenerlos? Los que tu propia vida y las experiencias que vivías te decían que definieras. Los principios que le brindan una dirección, un sentido y un propósito a tu vida. Esos. Los tuyos. Los que implicarían que tal vez no serían igual a los de las figuras que están en la lista escrita arriba.

Hoy conociste tu destino, pero lo más importante, quién quieres ser cuando llegue ese momento, no fue lo suficientemente importante como para hacer un alto y definirlos».

La buena noticia es que hoy estás en camino a tu destino. Estás a tiempo de definirlos.

¿Qué vas a hacer al respecto?

No te enfoques tanto en querer saber tu destino, que olvides lo más importante: tus principios.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba