fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Libérate Del Estancamiento

Libérate del estancamiento

¿Qué pasa cuando nada parece ocurrir? ¿Cuándo las puertas que deseas que se abran no lo hacen? ¿Cuándo las respuestas que esperas no llegan? ¿Cuándo los días se convierten en semanas y las semanas en meses y nada diferente parece suceder? El estancamiento o estar atorado. Puedes salir de ese espacio en siete pasos.

Se lo que se siente pasar por esos momentos porque he tenido varios en mi vida. He estado viviendo uno de ellos.

Son muchos los que ahora mismo están buscando respuestas, soluciones o posibilidades de muchas maneras. Ya sean emocionales, mentales, económicas, profesionales o hasta espirituales. El estancamiento puede ver en muchos lugares y en mucha gente.

En otros momentos de mi vida la desesperación, la necesidad, la carencia y la prisa por «resolver» me ha llevado a hacer cosas que solucionan a corto plazo, pero a largo plazo vuelven a aparece los mismos problemas. Es la mentalidad (o el hábito) de cómo solucionar el efecto. Si tengo dolor de cabeza me tomo una pastilla y espero que se me quite al rato. Eso mismo pasa con el dinero, con el trabajo y muchas otras cosas en la vida.

Estoy haciendo algo que no es fácil hacer, pero es lo que me funciona. Algo que no es para todo el mundo y que tal vez algunos van a cuestionar y no enfrentar. Eso sí, cuando he estado dispuesto a hacerlo, descubro algo que me sirve por mucho tiempo y no sólo es un remedio temporero. ¿Qué?

Descubrir la causa por lo que suceden las cosas.

En vez de mirar «qué estoy haciendo mal», «porqué me pasan estas cosas a mi», «estoy en el lugar equivocado», «no tengo la suerte», etc., me enfoco en otro objetivo: en mi. En vez de llegar a conclusiones externas, miro adentro. No desde el juicio, la condena o el ataque, sino la observación, la empatía y el aprendizaje.

Si todo pasa por una razón, lo que sucede en este momento lo puedo ver de dos maneras: como una víctima y viendo como el mundo externo «me la hace en mi contra» o como un líder responsable y descubrir cómo lo causo. Hacer me la víctima es lo más popular, fácil, cómodo, automático y reaccionario que puedes hacer. Ahí no hay que pensar, sólo señalar al culpable y dar explicaciones.

¿Culpa o causa?

Mirar las causas implica mirar adentro. Ahí no hay culpables, sino causantes. ¿Qué diferencia hay entre causa y culpa? Culpa es un sentimiento de carencia, de escasez, de limitación. Culpa es una condena, un juicio o un dictamen que determina que haz hecho mal algo. Haz cometido una falta o negligencia.

Causa es mirar lo que origina las cosas. Cómo tu manera de pensar, tus creencias, tus propósitos, tus acciones o tus patrones de conducta repiten los mismo ciclos o carencias en tu vida. El otro día leía y escribía algo: si tu premisa para hacer algo ha estado incorrecta, todo lo que construyas sobre ella estará equivocado y, tarde o temprano, se derrumbará. Por ejemplo, si has estado en una relación y te diste cuenta que estaba creada sobre algo que no era cierto. En ese momento abres los ojos y te das cuenta que estabas equivocado y esa relación requiere reajustarse o termina.

Lo mismo sucede cuando pasas por un momento difícil. Puedes seguir luchando, peleando, discutiendo, culpando o señalando porqué la vida te trata de esa manera o haces algo diferente al respecto. Mirar las causas puede ser un proceso desafiante, incómodo y hasta doloroso. Tendrás que estar dispuesto a mirar y, sobretodo, aceptar lo que te no te gusta mirar o ver de ti mismo.

¿Qué puedes hacer para verte cómo la causa?

No ver las cosas como algo perpetuo o un castigo, sino como una oportunidad – No usé la palabra «prueba» a propósito, ya que nuestro EGO le gusta decir «prueba superada». Si miro el momento como una oportunidad, puedo desarrollar paciencia, empatía, perdón, humildad y aprender del momento. si lo veo como una prueba, puedo caer en el empujar más fuerte, cuando tal vez lo que requiero es dejar de empujar y empezar a fluir. ¿Qué oportunidad me presenta este momento?

Mirar adentro y no afuera – Es bien tentador, fácil y popular mirar alrededor y encontrar mil y una razones para poder explicar, justificar, excusar o pretender porqué las cosas en tu vida estrena como estrena. Aunque no lo creas, no es por la Pandemia. Es como decir «el dinero cambia a la gente», no sólo saca lo que ya estaba ahí. La Pandemia sólo muestra de ti lo que no has querido ver o hacer en muchos aspectos de tu vida. Mirar adentro es un acto de valentía, mirar afuera es un acto de comodidad. ¿Qué puedo descubrir dentro si siempre estoy mirando fuera?

Tomar responsabilidad al 100% por lo que has causado – Aquí es cuando los niñ@s se convierten en hombres y mujeres. Aquí es cuando miras lo que has causado y tomas responsabilidad. Si en lo bueno quieres crédito, en lo malo tomas responsabilidad. Aquí es cuando miras todo y dices: los líderes en este momento asumen el mando, toman responsabilidad y comienzan a reconstruir. ¿Qué sería liberar y comportarme como un líder en este momento?

Hacer un inventario: perdonar, sanar, completar y diseñar un plan – Cuando pasan momentos como estos lo más fácil es decirte «tengo que seguir luchando y no rendirme». Aquí es cuando vale la pena decirte: «momento de hacer un alto y dejar de resistir y aceptar lo que no quiero mirar». Aquí miras si has dañado a alguien y comienzas a sanar relaciones, pedir perdón si es necesario. Miras las creencias limitantes, negativas o saboteadoras que sigues germinando en tu mente y en tus actos. Sanar, liberar y completar. ¿Qué estoy resistiendo en este momento?

Definir un propósito y comenzar a aprender esta nueva manera de pensar – Luego de sanar, soltar y limpiar, es el momento de definir ¿qué quieres y qué vas a hacer al respecto? Esto conlleva aprender nuevas formas de pensar, de relacionarte y de crear nuevos hábitos. Esto podría llevarte a rodearte de gente nueva y de hacer cosas nuevas o diferentes. ¿Qué puedo aprender o hacer que altere mi forma de ver la vida, a mi y esta situación en este momento?

Cambiar tu círculo cercano – Todos los que han trabajado con la co dependencia saben que un punto importante en el proceso es: cambiar cosas, personas o lugares. Si quiero fortalecer mi forma de pensar o de actuar, tengo que estar dispuesto a soltar los lugares que frecuento, la gente con la que hago las cosas o las cosas que suelo darle importancia en mi vida. Es desprenderte. Esto puedo implicar cambiar de aires, de gente y hasta de formas de aprender. ¿Qué requiero eliminar o sacar de mi vida en este momento?

Ser amoroso, paciente y no perder el hambre de éxito en tu vida – Esto es un proceso. Como todo lo nuevo, va a conllevar paciencia, empatía y, sobretodo, no compararte o ponerte expectativas irrazonables, especialmente cuando estás comenzando. Habiendo dicho esto, requieres tener gente cerca de ti que te sirva de reto, apoyo, no te compre los cuentos, pero te mantenga honesto y enfocado. Elige sabiamente estas personas. ¿Cómo voy a quererme, reconocerme y tratarme en este momento?

¿Qué vas a hacer hoy para ver las causas de lo que te sucede o no culpar por lo que estás pasando? Voy a ti.

Nota: el 28 de febrero termina la oferta tempranera de mi nuevo entrenamiento «Mental Combat». En un mes puedes transformar tu mente y entrenarla para que no seas su rehén. Puedes leer más aquí https://jorgemelendez.com.mx/mental-combat/

¿Te sientes estancado o limitado?: 7 cosas que puedes hacer al respecto.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene un comentario
  1. Jorge, gracias por este artículo, realmente es muy pertinente para mí, en muchas ocasiones he pasado por este tipo de situaciones y me he quedado como en un hoyo negro del cual me cuesta salir. Estás preguntas que compartes orientan mi reflexión que haré y espero encontrar mis respuestas, mis causas.
    Es de mayor acción pensar en causas que en culpas, siento un fuerte impulso a moverme.
    Muchas gracias.

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: