¿Eres de lo que "tienes que entender" para hacer algo"? Cuidado, puedes ser rehén de ello. Sentir no es entender y entender no es sentir.
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Libérate De Querer «entenderlo Todo»

Libérate de querer «entenderlo todo»

Ayer me dieron un dulce recordatorio de algo muy significativo. No dejarme seducir o ser rehén del entendimiento. En un mundo donde el sentir tus emociones puede ser algo muy arriesgado y parecer un animal extinto (o en peligro de extinción), es bien fácil caer en el hábito de querer entenderlo todo o no hacer nada hasta que lo entiendas. ¿Eres de los que «no puedo hacer nada si no lo entiendo»? Entender no es sentir, así como sentir no es entender.

Algo que observo y escucho comúnmente cuando le pregunto a muchas personas con las que comparto es que suelen confundir lo que sienten con lo que piensan u opinan. Es como si hablar de sus sentimientos fuera una explicación racional para entender porqué piensan lo que sienten. Y nunca hablan realmente de lo que sienten, sino es una opinión explicada de lo que piensan acerca de sus emociones.

Un ejemplo simple y revelador

El ejemplo que me dió mi terapeuta fue muy simple y al grano. «Jorge, sí tienes hambre, ¿qué haces? Una de dos cosas: o comes o no comes. ¿Cómo sabes si tienes hambre? Tienes una sensación física. Si tienes la sensación física, es un claro indicador de que tu cuerpo te pide algo algo. Requieres escuchar y responder a esa sensación. Pero, si tienes hambre y no comes, puedes empezar a dar mil y una explicaciones porqué no debes (o quieres) comer pero eso no quita lo que tu cuerpo dice. Tu cuerpo dice una cosa, punto, y eso no lo elimina una explicación. Hambre es hambre. Primero se requiere reconocer que el cuerpo siente deseos de comer y tiene hambre».

«Lo mismo pasa con las emociones. Cuando te preguntan, ¿qué sientes?, si comienzas a dar una explicación mental-racional-lógica no estás conectando con la emoción. Tampoco estás respondiendo la pregunta. Es como si ignoraras el hambre, la quisieras explicar o justificar, pero no sentirla, reconocerla y hacer algo al respecto. Hay personas que viven constantemente explicando todo y evadiendo sentir. En este caso, el punto es poder sentir y conectar con ese sentimiento primero. No querer evitar o evadir el sentimiento y querer pasar directamente a la explicación o el entendimiento».

Sanar vs. explicar-racionalizar

¿Cómo sabes si realmente estás sanando tus emociones y no meramente aliviándolas, evitándolas o distrayéndote para no sentirlas? Esa fue otra pregunta que me dejó sin palabras. Yo, al igual que los seres humanos, busco maneras de evadir mis emociones en ocasiones. Parte de nuestro acondicionamiento es a no sentir, a evitar el dolor. He sabido en el pasado hacer mil cosas para evitar sentir: desde usar drogas, el sexo, la fiesta, la comida y muchos otros distractores para no sanar, liberar y procesar mis emociones.

Desde hace algún tiempo elijo buscar formas más sanas y efectivas para hacerlo. Escribir, meditar, hacer ejercicio, respirar, caminar por la naturaleza, estar en silencio, platicar con un amigo y leer son algunas de las que más practico. Eso no me exime de que por momentos caigo en comportamientos que pueden ser negativos cuando se me salen de las manos. El ver televisión, el comer, el aislarme, el ser irritable, desquitarme con las personas equivocadas o no comunicar son algunas de las más comunes o frecuentes.

El primer paso: reconocer

Pero algo que me llevé de platicar ayer con mi terapeuta es la importancia de si reconozco que tengo hambre (estoy sintiendo algo que me incomoda o no sé como manejarlo), el primer paso es reconocerlo, no evitarlo. Si por lo menos reconozco lo que estoy sintiendo, puedo hacer algo con esa emoción y sanarla. Importante: darme permiso de sentir la emoción. De lo contrario, voy a seguir buscando explicar, entender, justificar, defender, atacar y muchas otras formas más, menos lo más simple: sentirla y reconocerla.

Hacer eso meramente es un paso importante hacia sanar y crecer, pero sobre todo, a liberarme de seguir cayendo en los mismos círculos viciosos. Sí, hay que pasar por el camino llamado ser vulnerable, pero por ahí se llega a más importante: el de la libertad. De lo contrario, sigo dando vuelta en los mismos círculos que uso para seguir haciéndome la víctima cuando más me conviene. Ahí nunca voy a descubrir la mejor versión de mí. Es poder accesar una parte de mi espiritualidad y mi humanidad que tal vez nunca he conocido, por estar oculta detrás de mi dolor y mi pasado. Hora de liberarla si realmente quiero llegar a mi esencia. Te invito a que consideres el valor que puede tener para ti y tu vida. ¿Qué vas a hacer al respecto?

Liberate del querer entenderlo todo y conecta con tus emociones. Ahí vive tu libertad.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: