fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Lecciones De Humildad

Lecciones de humildad

Fueron varias las personas las que me escribieron ayer diciendo que el post de ayer sobre «el miedo a ser irrelevante» había sido como un golpe a la cabeza de la consciencia. Esa es la intención desde el pasado lunes y seguirá durante varios días. No lo había dicho públicamente, pero lo que opté por hacer este año fue convertir mi proceso de reflexión de fin de año en una serie de blogs donde me miro a mi en mi proceso.

Más que hacer una serie de blogs, como lo he hecho en el pasado, donde hablo de lo que suelo hacer, esta vez lo hago mientras lo escribo y lo comparto. Si encuentras que tiene algún valor para ti, te pido que lo compartas.

Para aquellos que tal vez no han leído lo publicado esta semana, aquí un pequeño recuento. El lunes el tema giró en torno a mirar la manera en que ciertas creencias pueden seguir teniendo un efecto en tu vida. En mi caso «el no creer en mi». Ya el martes el objetivo fue mirar la vergüenza y la manera en que se asoma en mi vida y el impacto que tiene.

El miércoles miré el valor de estar quieto. Nunca había querido sacar el tiempo (muchas veces lo evité) para hacerlo como merezco. Ayer el tema fue mirar el miedo que vive debajo de todos tus miedos. Un miedo que hoy lo siento más que nunca. Puedo querer ignorar al mirar «otras necesidades o urgencias» en mi vida o puedo afrontarlo de una.

Hoy quiero hablarte de algo que tarde o temprano es parte de todo proceso de crecimiento personal. Bajarte del trono. Ser humilde. Este paso puede ser uno de los que más la gente niega o evita, ya que requiere reconocer lo que realmente está pasando contigo en muchos aspectos. Ya sea económico, personal, emocional, espiritual, profesional o en todos, el bajarte del trono requiere tener un alto grado de valentía, de tragarte el orgullo, de aceptar dónde estás y volver a tierra.

Jamás olvido una estrofa de una hermosa canción que cantan Ricky Martin, compuesta por el gran Ricardo Arjona, titulada «Asignatura pendiente». «Tengo intacto al niño que fuí. Tengo ganas de anclar y otras tantas de huir, a un sitio perdido. Tengo ganas de no tener ganas, de comprarme un boleto de regreso al ayer…».

Estos son los momentos, cuando más que mi humanidad, mi vulnerabilidad o mi realidad, es lo que muchas veces pensé, me jacté o hasta me dije que «no pasaría». Pues estos son los momentos que cuando pasan, ponen a prueba una de dos cosas: el orgullo o la humildad.

Se lo que es caminar el camino del orgullo. De no querer mirar atrás. No querer bajar la cabeza o querer pedir ayuda. Pensar: «no necesito a nadie o no quiero deberle nada a nadie». Esos son los momentos que por pensar que el saber o el tener era más importante que detenerme, ser y compartir.

Cuando miro al 2020 puedo decir que he tenido que estar dispuesto a bajarme del trono. De la arrogancia, de la soberbia, de la prepotencia y del «qué dirán» que muchas veces me había mantenido ahí. «Por estar ocupado en el cielo me olvidé que en suelo se vive mejor», como también dice la canción de Arjona.

Bajarme del trono ha sido tener que hacer trabajos que nunca pensé que haría o volvería a tener en este momento. Labores como las que hacía cuando comenzaba en el mundo del empleo hace más de treinta años. Como pedirle ayuda económica a mi padre. Reconocerle a personas cerca de mi que había tenido que inventar muchas cosas para cubrir mis necesidades. Ser escuchado como un mortal, no como lo que había querido pretender, que era algo más que eso.

Esto no lo digo para pedir conmiseración, sino parte del acto de reconocer mi humildad de manera digna. Pedir ayuda no me hace débil, me hace humano. Reconocer dónde estoy mi hace estar en contacto de manera agradecida con lo que tengo y no estar mirando solamente lo que quiero obtener. Es una manera de aceptar realmente algo que leía anoche de un gran libro de Ernest Holmes: «siempre vas a recibir lo que crees, no lo que quieres».

Mucha gente quiere borrar, negar o pensar que el 2020 fue un exabrupto de la naturaleza. Yo digo que ha sido un momento necesario. Se que algunos van a decir «¿necesario que mueran cientos de miles de personas y todas las necesidades que están viviendo millones de personas en el mundo?». Claro que no, pero si miramos que todos somos uno y hay lecciones que todos requerimos aprender colectivamente, entonces todo es parte de un plan divino.

Si miro este momento como «lo que me pasa a mí y cómo todo es injusto. Yo tengo treinta años trabajando de manera profesional y debo tener oportunidades ahora mismo», le entrego mi poder a lo externo. Eso sólo me hace una víctima profesional. Eso me mantiene en el caballo de la ira, del resentimiento y de culpar a otros.

Ahora, si miro de manera responsable: ¿cómo soy un co-creador en toda esta situación? La respuesta no es fácil, pero al menos puedo recuperar mi poder y ser parte de la solución. Prefiero estar ahí. Eso implica mirar mi realidad y tener que hacer cosas que tal vez no pensaría que haría pero tener claro que es «temporal, nada es eterno y ver qué aprendo y cómo crezco de esta lección». Lo que gano en humildad no tiene precio. ¿Qué te está diciendo la vida con respecto a bajarte del trono y practicar la humildad?

Sábados Sabáticos: mañana comienza una serie muy especial en este espacio. Desde mañana 19, hasta el 24 de diciembre, tendré de invitado a mi gran amigo, colega, coach y cuya misión es crear abundancia en el mundo, José López. Estaremos hablando en estos seis días extractos del clásico libro de crecimiento personal «Cómo el hombre piensa» de James Allen. Todos los días a las 10 am, hora de México. No te lo quieres perder. Te esperamos.

two person touching each others finger tips
La vida te presenta lecciones para bajarte del trono y ser humildad.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: