fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Las Señales Siempre Aparecen

Las señales siempre aparecen

El último año y medio no ha sido fácil. Creo que no estoy solo al decir esto. Mucha gente tal vez diría lo mismo o mucho más al respecto. En mi caso, los que siguen mi blog, saben que ha sido un proceso de que lleva casi tres años. Hemos pasado por mucho en este tiempo. Emocional, mental, energética, económica, espiritual y/o todo lo que termina con «mente». En mi caso, empezar de nuevo puede ser tanto emocionante como desafiante. Tiene sus momentos de frescura y alegría, como puede tener los de frustración y desespero. Hasta dolor incluiría en la ecuación. Lo que quiero decir es que todos vamos a vivir nuestro proceso, pero hay algo que es innegable: si lo haces al 100% aprenderás y verlas algo, en su momento, y si no lo haces al 100% seguirás sintiendo o esperando por lo mismo.

Las señales siempre aparecen

El trabajo de crecimiento personal o desarrollo de consciencia siempre seria debatido. Por lo que produce o por la manera en que reta los convencionalismos o premisas sociales aceptadas por siglos. Habrá los que dudan y no creen en su eficacia. Hay los que confirman, validan y afirman el valor que tiene y lo importante que es a lo largo de la vida. Y hay un grupo que no podemos ignorar: los que están en el medio. Los creen y dudan, los que quieren y no se arriesgan, los que hacen por momentos y luego claudican o desaparecen. Los inconstantes, los que buscan cuando necesitan o los que hacen esperando «resultados inmediatos sin soltar sus creencias fundamentales».

¿En qué grupo estás?

Yo soy parte del primero y del tercero. De los que creen a capa y espada en el valor de este campo de trabajo personal. He visto el impacto y el valor que agrega tanto a nivel personal, como en personas cercanas a mí. He tenido el privilegio de trabajar en este campo por más de 25 años y he podido ser testigo en cientos de miles de casos los beneficios que trae a la vida de un ser humano. En todos los sentidos y en todos los aspectos de la vida.

Cuando tomé la decisión de comenzar a construir una nueva forma de vivir, de crear formas de ingresos y de encaminarme hacia lo que quería en mi vida profesional, sabía que tendría que revisar muchas cosas. Primero, aceptar dónde estaba comiendo mierda en mi vida. ¿En qué aspectos estaba haciendo algunas cosas de manera superficial, mental, incidental o intermitente»? Eran muchas. ¿Qué realmente estaba haciendo para seguir repitiendo situaciones en mi vida donde decía que «no quería estar en ellas»? En mis relaciones, conmigo mismo, con mis sueños y aspiraciones, con la vida en general.

No puedes engañar al Universo

El reto es cuando quieres ir al siguiente nivel. Cuando sabes que tienes mucho más por dar, por ofrecer, por crecer. Y el hecho de que he estado expuesto a este tipo de trabajo por tanto tiempo y de tantas maneras, que me digo «yo lo sé, sé lo que hay que hacer o ya trabajé en eso». Nada de eso funciona. ¿Porqué? El Universo físico no miente: si hoy no tienes el resultado que quieres, es porque algo no estás viendo, aceptando o haciendo. El Universo es mucho más sabio que tú. No se deja manipular por tus conocimientos o experiencias. Llega un momento cuando el Universo te mira y te dice: «no se trata de lo que sabes, ni de lo que has hecho, sino de lo que estás haciendo de manera consciente en este momento».

En octubre del año pasado hice un espacio de «Sábados Sabáticos» con Randy Gage donde hablamos de «cuáles son las razones por las que la gente se atora tanto en manifestar abundancia en su vida». Y cuando hablo de abundancia, no lo digo meramente en el aspecto económico, sino en todos. Prosperidad realmente tiene seis indicadores en nuestra vida: matrimonio/relaciones, salud/bienestar, sexo/sexualidad, dinero/éxito, Dios/religión y carrera/trabajo. Puedes verlo aquí: https://youtu.be/2DWIfdMZfJ4.

Las dos razones para estar estancados

En ese momento Randy dijo algo muy revelador, «pude haber escrito un libro sobre las 55 o 55 mil maneras de solucionar tus problemas de prosperidad o hasta hacer un podcast de ello. Pero luego de trabajar con más de 2 millones de personas a lo largo de mi carrera, entiendo que todo se resume a dos cosas. ¿Qué creencia todavía cargas, te aferras o vives apegado que es mejor seguir recibiendo el beneficio de una víctima de ello (al fracasar), que generar una recompensa y hacerte responsable de ella (si triunfas).

Me senté a hacer una lista de cosas en las que no estaba tomando responsabilidad en mi vida. Cosas tan simples como «¿qué cosas prefiero que otra persona maneje en mi vida porque es más conveniente, cómodo o simplemente no quiero mirarlo o hacerlo?». Uff, varias y algunas muy importantes. Ahí empecé el trabajo de retomarlas, aunque no supiera, no me gustara o me sintiera perdido al hacerlas. Por lo menos para mi, me causó miedo y temor ya que algunas nunca había realmente querido tomar el control o la responsabilidad sobre ellas.

La segunda razón que mencionó Randy fue: ¿qué o a quién no has perdonado por lo que hoy no se manifiesta en tu vida? Especialmente, en las áreas o aspectos en que no tienes lo que realmente quieres. Todo esto había que trabajarlo a nivel subconsciente, ya que tu mente consciente (la que pelea, lucha, quiere tener la razón o seguir controlando todo) va a decir «no vengas con la misma pendejada. Eso ya lo has hecho y no funciona. Y muchas cosas más que siempre dice tu EGO brillante en momentos como estos». La persona que más requieres perdonar es a ti mismo.

En ese momento ya estaba recibiendo y viviendo señales en mi vida. En muchos aspectos. Esta viviendo una crisis en varios aspectos de mi vida. Sentía que mi energía estaba atorada, detenida o como encerrada. Mi cuerpo se sentía pesado (a parte de estar unos 20 kilos sobrepeso, no es accidente) y muchas otras cosas más. El problema no era el dinero, el tiempo, las respuestas, ni lo que estaba pasando en el mundo. Sino lo que estaba pasando dentro de mí y conmigo.

No tener lo que quieres es una señal

Empecé a hacer una limpieza interna, externa y a trabajar con ciertos hábitos diarias. Pasé por momentos de mucho miedo, temor, desesperación, dolor, soledad y hasta de mucha incertidumbre. Todavía tengo algunos episodios. ¿Qué ha cambiado? Primero, cómo me siento conmigo mismo. Ya no se trata de lo que está pasando, sino cómo estoy viéndome a mi y cómo estoy trabajando mi mente, mis emociones y mi espíritu para ver algo más allá de lo que siempre veo.

Las cosas a nivel energética se están moviendo y los resultados se ven en todos los aspectos de mi vida. Para empezar, perdí más de 18 kilos. Tuve que tomar decisiones difíciles y hasta dolorosas en mi vida. Tomar responsabilidad por acciones, relaciones, momentos y situaciones que no quería ver. Soltar apegos. Trabajar de manera constante conmigo. No decir «ya lo sé o ya lo he hecho, sino estoy aprendiendo a hacer las cosas como un principiante y no cuestionar por rebelde».

Ahora comienza el trabajo

No he terminado. Simplemente porque hoy veo resultados, claridad o no tengo la misma tensión o presión que tenía hace unos meses. Al contrario, ahora comienza el trabajo, ya que esto es como aprender a pensar de otra manera en otro momento de mi vida. No puedo comparar este momento con otros similares en mi vida. Eso mataría lo que he avanzado.

Estoy aprendiendo a vivir, a pensar, a aceptarme, a quererme, a respetarme, pero sobretodo, a creer en lo que quiero, aunque suene o parezca tonto o increíble para algunos. Hoy estoy comprendiendo que creer en mi no es una tarea fácil. Es simple, pero yo lo puedo hacer complejo. El miedo sigue estando ahí. Es como un miedo que me recuerda a un momento de mi vida donde me sentí vulnerable, tal vez un niño. Pero esta vez ese niño esta en mis manos y puedo alterar el rumbo que llevaba.

Hoy las señales siguen estando ahí. Lo que ha cambiado es la manera en que las veo, me veo y las acepto (las buenas como las que no me gusta). Eso no ha sido, y creo que en muchas ocasiones, no será fácil. Mi EGO no le gusta equivocarse, ya que prefiere controlar todo, saberlo todo o no querer exponerse. Hoy te invito a que mires las señales que YA están en tu vida. Especialmente las que ves y sabes que reflejan lo que quieres y que hoy NO tienes. Esas son el llamado o la invitación de ir más profundo y liberar la grandeza que vive en ti. ¿Qué vas a hacer al respecto?

LAS SEñALES A TOMAR EN CUENTA: Hoy es el último día de la oferta tempranera del «Básico 2.0». Un espacio de crecimiento vivencial donde vas a trabajar con tu capacidad de HACER DISTINCIONES PODEROSAS y aplicarlas en los aspectos de tu vida donde hoy NO TIENES LOS RESULTADOS QUE QUIERES. 13 módulos con tu entrenador presente en línea. Uno cada semana. 2 horas cada uno y si no puedes estar por alguna razón en alguno, quedan grabados para que puedas verlo. No te pierdas estas oportunidad de invertir en ti y en tu calidad de vida. tu mereces resultados extraordinarios ya. Toma acción ya. Más información aquí: https://jorgemelendez.com.mx/basico-2-0/.

Las señales siempre aparecen, el punto es verlas y aceptarlas.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: