Hay dos semillas germinando en tu mente ahora mismo. Una ya la conoces, la otra grita por salir a la luz. Hora de darle espacio a la semilla de la identidad.
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
La Semilla De La Identidad

La semilla de la identidad

Ayer te hablé de cuestionar seriamente la mentira que te has comprado. La que te vendió mucha gente que te rodea y muchos aspectos de la sociedad de la que somos parte. La mentira de que “la vida es una lucha”. Esa lucha fue, en algún momento, una semilla. Es hora de conocer la otra semilla: la de tu verdadera identidad.

Hoy te dije que te iba a hablar de la otra lucha. La lucha que llevas contigo mismo por dejar salir lo que realmente eres. Esa otra lucha también nació de una semilla que fue sembrada en tu mente y con el paso de los años creció, pero no ha tomado sino la forma y la permanencia que podría tener.

¿Qué semilla vas a germinar en tu mente?

En tu mente viven dos semillas: la que sigue en la lucha por sobrevivir o la que está luchando por salir y mostrar quien eres en realidad. Ha llegado el momento de aprender a ver qué tipo de semilla quieres que siga creciendo en tu mente. Que una esté dominando, hasta el momento, no quiere decir que será así hasta que mueras.

Esta lucha contigo por dejar salir quién eres es una semilla que no muere. Está ahí, pero con cada día que pasa, menos atención o validez le das. Mientras más crece la semilla de la lucha, menos espacio tiene para crecer la que posee tu verdadera identidad. Esa semilla tiene varios súper poderes. Pero requiere determinación para que crezca.

Esa semilla te conecta con todo. Existe un enlace con esa energía de vida que vive en todo. Cómo en esa energía vive una sustancia que posee el poder de manifestarse y pasar de lo invisible a lo material.

Esa sustancia toma forma en la medida en que tus pensamientos honran para lo que fue hecha: compartir la abundancia que existe en el Universo de manera amorosa y sabia. Que honre la vida, que ilumine a todos y que sea un vínculo para recordarnos a todos que es un regalo que todos poseemos y todos podemos usar en cualquier momento.

Ese pensamiento, unido a tu capacidad de usar el lenguaje de manera afirmativa, merecedora, capaz y abundante, comienza a vibrar con esa fuerza de la vida. El Universo, en su divina sabiduría dice: te es concedido lo que quieres porque eres abundante, capaz y merecedor. Porque eres parte de todo y lo haces para expandir la consciencia de lo que somos.

¿Qué pasó? ¿Quién cambió el orden?

En algún momento ese orden divino fue alterado. Digamos por el hombre. De manera inconsciente y consciente. Inconsciente porque fue parte del proceso mismo que el Universo le dio al hombre para aprender a superarse a si mismo. 

De manera consciente, porque el hombre no acaba de aprender que hay suficiente para todos. El Universo es tan vasto, tan grande, tan ilimitado, tan infinito, que el hombre nunca podría agotar todo lo que tiene. 

Algunos hombres, aquellos que lograron amasar bienes, lujos o comodidades y que fueron parte de los que le dieron un giro al diseño o el propósito de la vida, crearon las estructuras para que la masa adoptara el juego de la lucha.

Esto fue algo que tomó tiempo, pero fue bien deliberado y estratégico. Estos hombres crearon el sistema de educación. Las leyes. Los gobiernos. Las iglesias. Las empresas. El diseño social. En fin, crearon el campo de juego en el que la masa llevaría a cabo el juego por sobrevivir.

De estos diseños nacieron las cosas que han sostenido este modelo en su lugar durante siglos. Los modelos económicos, los modelos de comunicación, los modelos de publicidad y mercadeo, los modelos de pagos de impuestos. En fin, todo.

Tan bueno fue el diseño, que la masa lo ha hecho suyo. Tan suyo que cree y jura que es lo que debe hacerse en la vida. Eso es a lo que llaman vivir. Lo discuten, lo pelean, lo defienden y hasta se han vuelto incrédulos ante cualquier otra sugerencia que otros propongan. Se ha convertido en Ley de Vida: el sobrevivir. Si no lo crees, mira a tu alrededor.

Lo que el hombre no puede evitar

Pero hay algo que el hombre no pudo, y nunca podrá, evitar: que el hombre vuelva a su origen. Pero no al origen donde los hombres diseñaban el juego, sino al hombre que antecedió el juego. El hombre en toda su esencia. Un hombre libre para elegir el juego de la vida que quiere jugar y para el que vino a este mundo a jugar. Tu, yo yo, somos uno de ellos. Mañana vamos a romper con la lucha de ser quien eres y ver cómo darle vida a esa semilla de la identidad.

girl playing sand during daytime
En tu mente viven dos semillas: una grita por salir.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.