fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
La Que Causa Estragos En Tu Vida

La que causa estragos en tu vida

La ansiedad. Uno de los temas de este siglo, de esta década y, sin temor a mentir, de los más importantes cuándo tiene que ver con la salud mental, emocional y el bienestar general del mundo. No sólo de mucha gente sino de lo que se vive diariamente.

Personalmente, durante la pandemia tuve que trabajar con ella a nivel profesional, no por haber tenido una crisis o un colapso, sino por la manera en que estaba observando en que esta estaba permeando en mi vida diaria de maneras perceptibles e imperceptibles. Y lo estaba viendo en mi cuerpo, en mi estado anímico, mi cantidad y calidad del sueño.

Podría decirse que la ansiedad siempre ha existido. El problema es que nunca se había hecho tan evidente a nivel social. Durante mucho tiempo estaba ligada con síndromes de estrés post traumáticos, pero siempre ha estado ahí. Ahora que vivimos en una sociedad tan acelerada, y adicta, a los dispositivos y las redes sociales, se ha hecho ALTA Y PELIGROSAMENTE EVIDENTE el efecto que está teniendo en la gente. A muchos niveles.

Este pasado fin de semana fui a ver la película de «Intensamente 2» (Inside Out 2). Había visto la primera (la volví a ver el día antes) para estar conectado con la historia y los detalles. Sin revelar mucho de la trama, la historia o el desenlace, lo que más me llamó la atención es la manera en que opera la ansiedad. En tantos sentidos, aunque lo más curioso es la manera en que puede apropiarse de tu personalidad sin darte cuenta y lo conviertes en algo normal y hasta cotidiano.

Todo con el fin de «supuestamente» protegerte. Es vivir con una especie de temor «a lo que puede suceder», creando una serie de máscaras o capas que usas para ocultar tus inseguridades, todo con el fin «de agradar, sentir que perteneces o eres aceptado». Ahora, lo más revelador: la manera en que sigues siendo rehén de este sentimiento que utiliza una enorme cantidad de energía, estás creando una serie de creencias fundamentales sobre ti, la vida y el mundo, «que son más producto de una fantasía que la realidad».

¿Qué quiere decir esto? En un mundo que está tan sobre estimulado por cosas como «la azúcar, los carbohidratos, los colorantes y estimulantes artificiales, las redes sociales, el querer el placer inmediato sin pasar por el proceso del esfuerzo y el crecimiento orgánico», el resultado es una cantidad exorbitante de gente que vive en un estado de ansiedad constante.

Es como si quisieras el futuro con tantas ansias, que no puedes reconocer dónde estás en este momento de la vida. Eso se convierte en una bola de nieve al no querer tocar aspectos como la vulnerabilidad, la honestidad, la aceptación, la autenticidad y el reconocer que la vida es un proceso y nadie está exento de él.

En «Intensamente 2» nos muestran la manera en que la mente de una joven, por un evento en particular y la manera en que lo interpreta (así como sus padres por más que quieran darle apoyo), al llegar a la pubertad (otra serie de hormonas y emociones hacen acto de aparición) se deja llevar por «las presiones sociales de encajar». Y eso comienza una serie de efectos en cadena que no parecen parar hasta que la ansiedad se apodera de todo. Hasta que crea un caos.

Si trabajar con la mente es algo que todo el mundo merece hacer, aunque son pocas las que están dispuestas a hacerlo, imagínate lo que es informarte sobre tu salud mental y el manejo de emociones. Todavía para mucha gente el aceptar o reconocer que no tiene un manejo efectivo o productivo con su mente o sus emociones es un símbolo de debilidad, inferioridad, «no poder o no ser suficiente», cuando eso es lo que termina pasando cuando no lo aceptas, reconoces y lo trabajas.

Recuerda, la mente está diseñada para protegerte y si más estímulos tiene, y menos conoce de ellos, terminará sobre estimulada, reactiva (muy) y a la defensiva o con una respuesta para todo. Pero todo basado en una realidad que se ha inventado tu mente y la ansiedad. Y lo que termina pasando es que resultas desgastado, quemado, con un sentido de impotencia, resignación, miedo, inseguridad y mirando fuera en vez de adentro.

El cortisol es la hormona ligada directamente al estrés (uno de los resultados que provoca la ansiedad). Mientras más alto el nivel de cortisol en tu sangre, más alto los niveles de glucosa en sangre y eso te dará por comer cosas como dulces, carbohidratos, etc. Ese nivel de cortisol reduce los niveles de la hormona de la felicidad, que es la dopamina. Al tener los niveles bajo de esta hormona, vas a sentir muchos altibajos emocionales. Y si unes a esto que mucha gente no le gusta mucho la actividad física o el ejercicio o tener una dieta saludable, puedes ver cómo eleva la cantidad de gente que vive aislada, desconectada, indiferente, irritable, con bajos niveles de sociabilidad o no desarrolla sus habilidades blandas o de relaciones.

Mira la manera en que la ansiedad (la evidente como la sigilosa o silente) puede estar afectando tu calidad de vida es un regalo que mereces darte. Tu mente, tus emociones, tu salud, tus relaciones y tu calidad de vida pueden estar pagando el precio de esa emoción sin supervisión y manejo ahora mismo. La vida que te mereces no tiene precio y hacer algo al respecto ahora es mejor que vivir en resignación, impotencia o rebelándote ante la vida.

¿Qué vas a hacer al respecto?

Intensamente 2 nos muestra la manera en que un sentimiento puede causar caos en tu vida.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba