fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
La Pregunta Que Mereces Hacer

La pregunta que mereces hacer

Anoche un gran amigo y entrenador, Eddie Pérez, nos hizo a un grupo de personas una pregunta que me parece que no se hace con la frecuencia que se merece. «¿Cuál es la pregunta que no te atreves a hacer?» En ese momento el cuarto de zoom en el que estábamos las cinco personas que éramos parte de la reunión entró en silencio. Se podía escuchar un alfiler caer en el piso.

«Enmudeció el palenque», como digo yo en mis talleres.

Antes de entrar a mirar y darle un poco de profundidad a la pregunta, me parece que es importante darle un poco de perspectiva al tema. Ayer platicaba con varias personas sobre lo triste que es ver que mucha gente por su miedo a «crear intimidad», opta por quedarse en el plano superficial en sus relaciones. Por eso no hace las preguntas que sus relaciones merecen y se quedan en la superficialidad.

Es por ello que a mucha gente le parece mucho más conveniente y fácil enviar un mensaje Por WhatsApp, Telegrama o de texto que levantar el teléfono y hablar con la persona. Todo por evitar los conflictos, las diferencias, las conversaciones incómodas y el tener que poner en práctica el uso de las llamadas «habilidades blandas» en sus conversaciones y al momento de relacionarse.

¿Cuál es la pregunta que no te atreves a hacer?

Mucha gente se hace de pretextos, cuentos, excusas y de historias para no hacer la pregunta incómoda. Sobretodo, porque es bien tentador irse al pasado o al futuro. «Es que ya he tenido pláticas con esa persona en el pasado. Ya sé lo que me va a decir. Es volver a tocar temas en los que vamos a terminar en el mismo sitio: peleando, discutiendo o hasta ofendiéndonos. O se inventan un futuro predecible: «la paz dura un día y luego volvemos a lo mismo», «¿para qué si el otro no va a cambiar?», «ya sé lo que me va a decir o lo que va a pasar».

En pocas palabras, se vuelven el Walter Mercado (síquico que pronosticaba el futuro) de sus relaciones, del futuro y de la gente. Ya saben lo que va a pasar o pasará. Tal vez por ello es que sus relaciones piden algo diferente y siguen haciendo lo mismo. Evitar. Callar. Tolerar. Permitir. Reprimir. Aparentemente no sentir y caer en la indiferencia. Se convierte en algo peor.

La conspiración del silencio.

Yo te compro tu mierda y tus cuentos si tu me compras los míos. Y el mejor de todos es el silencio. Ese que te habla, que se siente, que te dice algo, pero donde el miedo del «no saber qué va a pasar» ya lo normalizas a tal grado que no buscas hacer nada diferente. Te paraliza. Lo justificas. Y luego te excusas.

Sí, ¿cuál es la pregunta que te no atreves a hacer? es la que podría movilizar todo en tu vida. Es un pregunta que siempre cambia, ya que los momentos, los tiempos, la gente, las circunstancias y la posibilidad que cada momento encierra está presente.

Pero va a requerir de ti conectarte. Escucha. Aceptar. Ser empatía. Perdonar. Ser humilde. Bajarte del caballo de la prepotencia, la arrogancia, la soberbia, el resentimiento, la ira o la simple condicionalidad en la que vives. Es la pregunta que puede abrir la puerta a desarrollar tu incondicionalidad, tu apertura, tu vulnerabilidad y sacar la humedad de ti y a todos a los que te atreves a hacer la pregunta que la vida esté pidiendo que hagas.

¿Qué vas a hacer al respecto?

¿Cuál es la pregunta que no te atreves a hacer en tus relaciones interpersonales?

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba