Todos tenemos problemas. Todos decimos que queremos resolverlos. Esa es la mentira piadosa con la que nos engañamos. Hora de exponerla.
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
La Mentira Piadosa De Tus Problemas

La mentira piadosa de tus problemas

¿Cómo encaras los problemas en tu vida? ¿Cuál es tu mejor manera o estrategia para solucionarlos? ¿Qué tipo de problema suele repetirse cada cierto tiempo y reta tu manera de solucionarlo o resolverlo? ¿Qué problemas dirías tú que son recurrentes? ¿Cuáles son ocasionales? ¿Cuáles llevan años presente en tu vida y no acabas de solucionarlo? ¿Qué tal si realmente no quieres solucionarlos? «No, yo sí quiero resolverlos». Esa es la mentira piadosa que la gente se sigue diciendo.

Mucha gente con la que trabajo dicen que su problema es el manejo del dinero. Otros el ganar lo que quieren o merecen. Algunos dicen que el tiempo. Mientras unos alegan que su problema es poner límites, decir que no, ser su palabra, ser consistentes o no darse por vencidos. ¿Son realmente problemas estos ejemplos o actitudes que muestran las creencias que viven ocultas detrás de los comportamientos?

¿Qué es un problema?

Si buscas la definición de la palabra, verás que es «cuestión discutible que hay que resolver o a la que se busca una explicación» o «cuestión que se plantea para hallar un dato desconocido a partir de otros datos conocidos, o para determinar el método que hay que seguir para obtener el resultado dado». En ambas respuestas hay una bendición y una trampa. Para una persona que se encara con algo que le representa un obstáculo, es un problema ya que es discutible y esta buscando una manera (o forma) de encararlo.

Como dice mi gran amigo y mentor Randy Gage: si haces la pregunta incorrecta, la respuesta es irrelevante o hasta peligrosa. Tal vez la pregunta no es: ¿cuáles son tus problemas? Sino, ¿estás dispuestos resolverlos de una vez y por todas? Mucha gente dice que si, pero en realidad lo que hacen es algo temporal y luego siguen viendo como aparecen, desaparecen y vuelven a reaparecer cada cierto tiempo.

¿Resolver o solucionar?

Tal vez la respuesta vive en esta pregunta, ¿realmente quieres solucionar de una vez y para siempre en tu vida? Mucha gente dice que si, pero sus creencias, sus actitudes y sus comportamientos dicen otra cosa. Dicen que tus acciones dicen y valen más que lo mil palabras. Las acciones no mienten: la gente gente quiere resolver (una carita temporera), pero no quiere realmente solucionar el problema. Prefieren decirse una mentira piadosa que realmente desarrollar la mentalidad y las habilidades que todos poseemos para hacerlo.

Solucionar el problema implica cambiar tu mente, tu manera de ver las cosas, indagar y aprender otras maneras de enfrentar la situación, cambiar tus actitudes, alterar comportamientos y rodearte de otro tipo de personas. Mucha gente no está dispuesta a hacerlo. Prefieren seguir quejándose (aunque sea a solas con ellos mismos), señalando el problema, buscar resolver a corto plazo, pero no realmente hacer los cambios que sabe que se requieren tomar para SOLUCIONAR el problema.

Cambia «resolver» por «progresar»

La palabra clave de la que quieres hacerte amigo es «progreso». Cuidado con confundirla con mejoría. De la misma manera en que muchos prefieren usar la palabra «resolver» que «solucionar», muchos creen que «mejorar» es igual que progresar. tu puedes estar toda una vida diciendo que estás «mejorando», pero si mides el verdadero «progreso» es poco o nulo.

«Mejora o avance que experimenta una persona o una cosa hacia un estado mejor, más avanzado o más desarrollado. Desarrollo continuo, gradual y generalizado de una sociedad en los aspectos económicos, sociales, morales, científicos, culturales, etc.». Esta es la definición de la palabra progreso. Y sí, me doy cuenta que la palabra mejora aparece en ella, pero el final de la oración es crítica: «…hacia un estado mejor, más avanzado o más desarrollado». Ahí es donde mucha gente prefiere «sentirse bien resolviendo» que realmente «incomodarse y hacer lo que se requiere para cambiar y solucionarlo. Ahí vive el progreso. ¿Qué vas a hacer al respecto?

El dilema no es tener problemas, sino la mentalidad con la que queremos «resolverlos» o realmente «solucionarlos».

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: