fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
La Lucha De Dejar De Luchar Contigo Mismo

La lucha de dejar de luchar contigo mismo

El volver a mi tierra después de 3 años ha sido, primero que nada, un regalo y una bendición. El volver a ver a mi padre, mi hijo, mis hermanas, mis amigos y familiares ha sido una manera muy natural de recargar energías y el amor que tan necesario es para seguir el camino por la vida.

Lo que ha sido muy revelador es conocer la manera en que mucha gente ha tenido que “aprender a dejar de luchar y la lucha que eso representa”. Parece un juego de palabras pero si escuchas detenidamente no lo es. Aquí el porqué.

Hace más de diez años escribí mi primer libro. Era sobre el “desaprender y el camino al verdadero aprendizaje”. Un proceso en el que comparto lo que es el dejar viejos hábitos, creencias limitantes o que no funcionan y/o actitudes o formas de vivir que no te acercan a ser persona que quieres ser y vivir de esa manera.

Conlleva una gran cantidad de esfuerzo darse cuenta que la vida no conlleva ningún esfuerzo.

Esa frase la escuché por primera vez hará cerca de treinta años y todavía me perturba. Me mueve. Me inspira y me cuestiona qué estoy haciendo o cuestionarme la manera en que estoy invirtiendo mi energía.

Si miro lo que ha sucedido en mi vida desde que escribí ese libro, puedo ver que muchas cosas he aprendido a “desaprenderlas”, a soltarlas. He podido crear nuevas formas de ver las cosas porque el apego que me sujetaba a cerrarme a ellas lo he soltado.

Pero todavía hay mucho trabajo por hacer…

En otro aspectos el proceso de desaprender apenas comienza. Cuando comenzaba a entrenarme como facilitador de talleres de transformación personal, mi mentor principal me decía siempre: “aprende a elegir tus batallas durante el taller. No vayas a querer ganar la batalla y pierdas la guerra”.

En pocas palabras, aprender a ser inteligente al momento de entrar al combate y la manera en que usas tu energía cuando estés en el campo. Eso es bien fácil decir y muy desafiante aprender.

Por eso el tema de “aprender a dejar de luchar”. Eso no quiere decir resignarse, tirar la toalla, renunciar o darse por vencido. Lo que realmente significa es “cómo estás luchando y desde que espacio interno inicias la lucha”.

Si partes de una creencia de carencia, de escasez o el que se origine en el medio, es muy probable que la lucha sea agotadora y dramática. Hay un desgaste de energía, de recursos y hasta de voluntad porque no hay una claridad, dirección u hasta objetivo claro. Es ganar a como de lugar pero no ver realmente el valor o el impacto que tiene la lucha en ti.

He tenido muchas de esas. Son las llamadas “luchas huecas”. Se invierte mucho pero al final del día sólo el EGO es el beneficiado o perjudicado. Ese tipo de lucha, como quien tiene la razón, el control, lucir bien, evitar el dolor o tener una excusa, son tan insidiosas que podemos replicarlas toda la vida y nunca darnos cuenta.

Si algo he observado durante este viaje es que mucha gente ha comenzado a cuestionarse algo muy importante. ¿En que he estado invirtiendo mi energía? ¿De que me ha servido luchar por lo que he luchado si no he tomado en cuenta lo que provoca en mi la lucha? ¿Cuál era el objetivo y porqué le metí tanta energía?

Si hacerse la pregunta es valioso y responderla un acto de valentía, el practicarlo es sabio. Nadie dijo que sería fácil. No lo es.

Dejar de luchar es una lucha. Tal vez la más importante de todas las luchas que quieres aprender. O desaprender.

Mucha gente quiere quietud, silencio o paz en su vida pero si están quietos o sin hacer nada, lo primero que su mente le dice es “estás perdiendo el tiempo, haz algo productivo”. La mente requiere esfuerzo y trabajo.

¿Qué me dicen de la clásica? “La Vida es una lucha”. Esa puede quedarse en tu disco duro (tu mente subconsciente) toda la vida creando virus, sabotajes y Autoboicots sin darte cuenta y el precio más grande que pagas es que no aprendes a recibir o no crees que mereces recibir “sin luchar”.

Si quieres aprender a fluir y a soltar las cosas. A dejar que el Universo haga su trabajo, requieres aprender a no malgastar energía. No querer controlarlo todo o hacer que las cosas sucedan. Es aprender a trabajar en equipo y ver cómo suceden.

Es como hablar de fe y no aprender a soltar la ansiedad o el temor ante lo incierto. Trabajar la espiritualidad de fondo va a tener un efecto directo en los niveles de ansiedad o de miedo. De lo contrario no has “desaprendido o dejar de luchar con la mente, las emociones o los pensamientos “.

Tal vez es favor más grande que puedes darte o hacerte es “aprender a dejar de luchar contigo mismo y lo que vive encerrado en ti”. Hasta que no se mire dentro del rancho y se comience a ordenar lo que está en el, nada cambiará. Eso depende de ti. ¿Qué vas hacer al respecto?

Hora de revisar tus luchas y ver cual requieres soltar o dejar ir.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: