fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
La Importancia De La Mentalidad

La importancia de la mentalidad

¡Qué importante es tener la mentalidad correcta para el momento en que vives! Especialmente, si estas pasando por tiempos de reto, desafío, caídas o una desilusión. Tanto a nivel profesional como personal.

Demanda. Volumen. Clientes. Ventas. Servicio. Recompras. Todas son palabras dulces y mágicas para los oídos de todo emprendedor, empresario, profesional independiente o cualquier persona que está vendiendo o colocando algo en el mercado. ¿Porqué? Simple. Representa que este haciendo bien una de tres cosas (o las tres): la atención que está generando en el mercado hacia su producto o servicio; el producto o servicio está siendo muy atractivo que la gente está comprando y el servicio o atención «post venta» es de alta satisfacción.

Cada semana me encuentro con personas, ya sea en sesiones de coaching como en talleres, que no tienen bien calibrado el nivel de expectativas que tienen de su negocio o emprendimiento, con el tiempo que han invertido en ello, con lo que entienden que deben estar vendiendo o produciendo.

Una cosa es hacer cambios, otra cosa es ser ajustes. Cuando tu comienzas un emprendimiento o venta de algún tipo de producto o servicio, puedes hacerlo con una de dos mentalidades: la que crees que debe funcionar o la que vas a terminar descubriendo que funciona para el propósito, el emprendimiento o el sueño que tienes en el mundo de hoy.

La primera es la antigua, la que proviene de la vieja escuela de ofrecer algo y creer que la gente va a llegar a ti por osmosis, atracción, por arte de magia o porque tienes un título, una certificación o hiciste una gran inversión. De la misma forma en que hay buenos cantantes que nunca serán conocidos, hay muchos cantantes que no son tan buenos y todo el mundo los conoce. Algunos dirán «eso no es justo», lo que puede ser cierto, pero ¿quien dijo que el mercado iba serlo?

La segunda mentalidad es la que te va a definir. Va a requerir esfuerzo, creatividad, ingenio, compromiso, ver más allá de lo que siempre ves, crear alianzas, tener un mentor, pedir apoyo, no hacer las cosas solo, aprender nuevas habilidades, destrezas o competencias. Vas a tener que aprender que el mundo ya no se mueve de la misma manera.

¿Qué tal si tu producto o servicio es bueno, pero el problema es la mentalidad con la que quieres presentarlo o ubicarlo en el mundo? Te doy un claro ejemplo. Yo escribí un libro hace casi diez años. Lo hice con la mentalidad de «voy hacer lo que yo creo que va a funcionar». Mejor dicho, hacer yo todo lo más posible. Puedo decir que mi libro me produjo buenos ingresos y logré vender más de 7 mil ejemplares.

Ahora mismo estoy escribiendo un nuevo libro, pero he optado por empezar a desarrollar la segunda mentalidad «descubrir la que realmente funciona para el objetivo que tengo». Yo busco agregar valor con la mayor cantidad de personas a través de mis escritos y los libros son un vehículo para ello. Eso no lo puedo hacer con mi vieja mentalidad.

Lo primero que tuve que estar dispuesto a hacer fue cambiar mi mentalidad de hacer ajustes a hacer cambios. Mi mentalidad hacia escribir hace diez años es muy diferente a lo que tengo ahora. Mi mentalidad ahora es ponerme en manos de personas que sepan más que yo. Estar rodeado de personas que hayan caminado el camino que deseo caminar es importante. INVERTIR en mi, en mi sueño ahora, no cuando creo que lo necesite o me esté ahogando.

Los cambios requieren paciencia, saber esperar, esfuerzo y ponerlos en práctica durante mucho tiempo para que se conviertan en hábitos y destrezas. Los ajustes no son cambios, sino adecuaciones, alteraciones, impulsos y/o retroalimentación bien fundamentada e implementada. Los buenos ajustes se hacen pensando en el cliente, no en el que ofrece.

Hoy tu vida, tu sue
ño, tu emprendimiento, tu producto o servicio
puede estar pidiéndote un cambio de mentalidad y definir los cambios que requieres hacer. Si estás empezando, tal vez no es el momento de hacer ajustes, sino practicar la calma, la paciencia y el no hacer nada, ya que a veces el estar quieto no quiere decir que no estés haciendo nada. ¿Qué vas hacer al respecto?

¡Gracias por sacar de tu tiempo y leer este blog!

#crecimientopersonal #mentalidad #cambios #ajustes #hábitos #emprender #servicio #blogger #anquiro #abundancia

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.