fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
La Habilidad Que Transforma Todo

La habilidad que transforma todo

«Jorge, ¿puedes ver la oportunidad que tienes en este momento? ¿Cuál es la lección que tienes disponible en este momento? ¿Qué provocó tu comportamiento en esa situación?». Mientras más preguntas me hacía mi mentor, menos podía hablar o responder. Estaba atorando en el lodo de la mente, de la confusión, de sentirme perdido. Era como todo se hubiese detenido y el mundo esperaba por mi respuesta, pero no podía atraparlo para responder de manera atinada.

No podía hablar. Mucho menos responder. Estaba sumido en una especie de neblina mental. Me sentía avergonzado. Era como si todo el mundo podía ver algo que yo no alcanzaba a ver. Para hacerlo peor, mi mentor le pidió a todo el mundo que escribiera en una tarjeta o ficha técnica en una palabra lo que era la lección disponible para mí en ese instante. Jamás voy a olvidar lo que sentí cuando todo el mundo giró sus tarjetas y TODAS DECIAN LO MISMO.

Responsabilidad.

En ese instante sentí como si algo se despertara dentro de mí. Algo que no alcanzaba a ver por mí mismo, ahora se hacía disponible. Gracias a la manera en que un grupo de entrenadores, líderes y/o coaches, me estaban aportando en un momento crucial de mi preparación como facilitador. Todos habían escrito la misma palabra. Era como si todos se hubiesen puesto de acuerdo para hacerlo mismo. Pero no, fue una observación individual, compartida de manera grupal.

Esa escena la he vuelto a visitar muchas veces durante los pasados dos años. Pero por razones diferentes. En los momentos en que he sentido miedo a lo desconocido. Cuando tuve que enfrentar etapas donde mis ingresos se vieron reducidos a nada. En los momentos más difíciles de tener que mirar relaciones importantes en mi vida como mi matrimonio, mi relación con mi hijo y con ciertas personas vitales en mi vida y tomar decisiones.

Responsabilidad.

¿Cómo observas al mundo? ¿Quién observa tu manera de observar? ¿Cómo sabes si lo que observas lo haces con un grado de objetividad o de subjetividad? ¿Cómo podrías aprender a convertirte en el observador de tus observaciones? ¿Qué diferencia existe entre observar al mundo como un agente responsable o verlo y reaccionar como víctima de lo que te pasa?

Es bien fácil seguir viviendo tu vida y ni siquiera darte cuenta que vives atrapado en el modo «reacción automática» y buscas argumentos, excusas, pretextos o maneras de defenderte. Tu puedes defenderte, tener la razón, tener el control aparente de ciertas cosas, no exponerte y ser víctima de lo que vives. «No tener dinero», «no tener tiempo», «no contar con el apoyo, el respaldo o los contactos para poder colocarte al frente de la fila», «no saber qué va a pasar por la situación política, económica o social en tu país» o cualquiera otra.

Responsabilidad.

En ese momento cuando mi mentor me preguntaba lo que veía, lo menos que pasaba por mi mente era mirar el impacto que estaba causando en otros y cómo podía verme de manera responsable. Estaba tan aferrado a ver las cosas desde la razón, desde la excusa, desde el pretexto que mostrara las cosas a mi manera, que nunca me había detenido a mirar mi forma de observar las cosas.

Si observo las cosas meramente por el lente de «quién tiene la culpa o a quién puedo señalar», nunca voy a ver la lección que realmente puedo aprender de lo que estoy viviendo. Las cosas se viven no para sólo determinar quién tiene la culpa, quién lo hizo bien o mal o caer en los señalamientos, acusaciones, comparaciones o las polaridades de la manera de pensar. Requiere haber algo más.

Responsabilidad.

¿Qué pasa cuando todo lo miras desde el lente de quién lo hizo bien o mal? ¿De quien es la culpa? ¿Desde buscar o encontrar razones para justificar lo que haces o dejas de hacer? ¿Se aprende o se juzga? ¿Se abre o se cierra el lente de tu observador? ¿Cómo podría observar esa misma escena o situación una persona que toma en cuenta cosas que tú no ves (o no quieres ver)?

Hay un dicho que dice. «Si alguien te dice caballo, tu puedes responder: eso es tu opinión. Si dos te dicen caballo, puedes decir no les creo. Pero si cien te dicen caballo, quieres comprarte un sillín y empezar a galopar. Uno, dos o tres se pueden equivocar, pero cien no». ¿Qué pueden estar viendo aquellos cerca de ti de tu manera de ver las cosas que tú no ves (|o no quieres ver)?

Responsabilidad.

Ser responsable no requiere que cambien las cosas. Ni las buenas, ni las malas. Cómo bien dicen y aprendimos de nuestras abuelitas: «todo depende del cristal con qué se mire». Mirar la vida, tu vida, tus actos, lo que vives, lo que te pasa y, lo más importante, cómo lo comunicas, es la habilidad más importante que puedes aprender a desarrollar y ampliar. Cuando tu alteras tu manera de observar las cosas, especialmente a ti, todo cambia.

Por eso se llama responsabilidad. Habilidad para responder. No tuviste la culpa, pero eres responsable. No hiciste nada malo, pero eres responsable. Dijiste y repetiste las cosas mil veces, pero eres responsable. Lo diste todo y no fuiste la persona que traicionó a otra, pero eres responsable. Hiciste todo bien y no quisiste dañar a nadie, pero eres responsable. ¿Qué tienen en común todos los eventos que has vivido? Tú estás presente en todos ellos. Puedes exonerarte de todos, pero hay algo que puedes aprender de todos: ser responsable.

No esperes a que el mundo tenga que levantarte una tarjeta escrita. Tampoco esperes a estar atrapado en el lodo mental, como yo, para empezar a despertar. Ahora mismo las cosas que te retan, las que te duelen, las que no perdonas, las que todavía resientes o no te dejan dormir en la noche, las que te desafían, las que no sabes como resolver, son lecciones de responsabilidad esperando a ser aprendidas. Es la habilidad que transforma todo. ¿Qué vas a hacer al respecto?

La responsabilidad puede ser la habilidad más importante a desarrollar en tu vida y en tu manera de ver las cosas.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: