fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
La Dualidad Humana En Estos Tiempos

La dualidad humana en estos tiempos

Ying/Yang. Luz/Sombra. Lado oscuro/Lado de la fuerza. Los nombres siempre han existido y, con toda probabilidad, seguirán existiendo más allá de nuestros tiempos. Una cosa es verlo en una película, leerlo en un libro y hasta saber que existe. Otra cosa es tenerlo que enfrentar o manejarlo todos los días y de muchas maneras diferentes.

Una de las cosas que más lees, escuchas o ves por todas partes es eso: ¿cómo manejar la lucha con las emociones, con la mente, con la compulsión, con la ansiedad y con muchas otras cosas? Bienvenido al club. Somos muchos los que estamos enfrentando esta lucha o batalla de alguna manera. Algunos, a diario. Otros por momentos. Y los que van y vienen, días buenos y días no tan buenos.

No soy un profesional de la salud mental, como bien lo son los sicólogos y los siquiatras, pero como coach he trabajado mucho con la inteligencia emocional. He podido observar a muchas personas a lo largo de 25 años trabajando en este campo, pero sobretodo, me observo a mi mismo. Especialmente en estos tiempos.

1) ¿De qué manera puedes ver que se refleja esta dualidad?

En las emociones – cambios emocionales bruscos o altibajos.

En los pensamientos – perder enfoque, concentración y la lucha entre saltar entre el pasado y el futuro

En las acciones – no terminar cosas, dejarlas a medias

En lo espiritual – lucha entre dos fuerzas (negativas y positivas)

2) ¿Qué solemos hacer cuando aparece este lado de nuestra dualidad?

Reprimir las emociones, pensando que si las sentimos nos vamos a caer o no salir de ellas.

Resistir las emociones ya que pensamos que «Debo ser fuerte; ser el ejemplo; si las siento seré débil o flojo».

Quedarte enganchado y caer en comportamientos compulsivos (ver noticias sin parar, comer a cada rato, estar irritables o con ansiedad constante).

Imagínate que tienes algo agarrado en tu mano y no lo sueltas. Eso mismo pasa cuando no te permites sentir al reprimir, cuando niegas lo que sientes y lo resistes.

Esto lo único que hace es crear un círculo vicioso del cual no sabes como salir o te sientes atrapado.

3) ¿Qué podría estar diciéndote la aparición de este lado de tu dualidad?

Qué tienes algo que aprender de tus emociones, de tu mente, de tu mente subconsciente, de tu fe, de ti mismo. Eres tan grande y vasto que la vida te está permitiendo conocerla ahora, si eliges hacerlo. Míralo como un paso de crecimiento.

Cuando comencé mi cuarentena, hace 16 días, durante la primera semana observé que comí más que lo usual. Mi cocina está a tres metros de mi oficina y parece que pasaba más tiempo en ella que en mi propia oficina. Ahí me di cuenta que tenía que trabajar con dos cosas: la ansiedad y mis temores (conscientes como inconscientes). Ahora estoy comiendo mis tres comidas y mis dos colaciones diarias. Eso conllevó trabajo y esfuerzo.

4) ¿Qué puedes hacer para trabajar con la dualidad?

Primero, aceptar que estás sintiendo lo que sientes o pensando lo que pienses. No le pongas etiqueta de bueno o malo. Es parte de tu naturaleza pensar y sentir. Hasta lo que te parece ilógico o sin razón.

Esta vez, imagínate que en vez de agarrar algo en tu mano y no soltarlo, vas a dejar que esta emoción o pensamiento va a fluir a través de ti. Vas a desapegarte de ella y permitirte ser un conducto, un canal y no cerrar la represa, lo que solemos hacer con ciertos pensamientos o emociones.

Segundo, no negarlo, no evitarlo. DARTE permiso a sentirlo. Si eso requiero llorarlo, escribirlo, llamar a alguien, tomar una clase de pilates o ejercicio hasta que te quedes sin aire, si tienes un bate de plástico golpea algo, libera la emoción. Si es un pensamiento, date permiso de ver hasta dónde te lleva. ¿Qué podría ser lo peor que pase? ¿Morir? Pues, vamos en esa dirección. Eso es inevitable. Tal vez requieres enfrentar tu miedo a la muerte y cuando enfrentas ese miedo, vas a descubrir algo grande de ti. No digo qué, dejaré que lo examines.

Tercero, darte el tiempo para poder vaciar esa emoción o pensamiento, que sientas que lo que hayas hecho en el paso anterior descargue el peso que tenías. Escribir, hacer el ejercicio, llorar, provocarte una catarsis, pero que cambie tu nivel de energía, de vibración. Requieres fluir y conectar con algo dentro de ti que quiere salir, que quiere libertad y tu eres el conducto, el canal de salida.

Recuerda, las emociones son energía en acción. Si no las movemos, no las liberamos o no permitimos que fluyan ATRAVES de nosotros, se van a quedar estancadas en nuestro interior. Ahí nos hacen daño. Impactan nuestro sistema inmunológico, que bien lo necesitamos en estos momentos. Limitan nuestra nuestra productividad, nuestra claridad mental, impactan y reducen nuestra fe y limitan la manera en que nos relacionamos con los que tenemos cerca. Y en poco ESPACIO, puede ser detrimental. LIBERA.

Cuarto, ahora es el momento en que puedes hacer tres cosas para apoyarte:

– Tener alguien que pueda escucharte, sin juzgarte o decirte que estás bien o mal, ni qué deberías estar sintiendo o no. Alguien que sea sólo un oído, un hombro y un espacio para que seas humano. Sea hombre o mujer. Seas el mayor, el del medio o el menor. Seas quien seas.

– Ser parte de un grupo que puedas trabajar esto o enfocarte en cosas que te sirvan para elevar tus emociones, cambiar tus patrones de pensamiento, fortalecer tu fe y/o espiritualidad, aprender algo nuevo o compartir temas de interés.

– Hacerte objetivos pequeños, no grandes. Aveces somos tan exigentes, perfeccionistas o demandantes con nuestras acciones o resultados, que matamos nuestras intenciones sin haber dado el primer paso. Un elefante se come un bocado a la vez. Pues haz cosas en pequeñas porciones. Reconócete por ello y valórate por ello.

Lo más importante es que estás aprendiendo algo de ti, de esta situación y de aquellos que te rodean. Si vamos a ser compasivos, empáticos, amorosos, generosos y agradecidos, empecemos por nosotros mismos. No olvides, estamos buscando maneras de conocer y aprender de nuestra dualidad. No busquemos vencerla, negarla, resistirla o querer ocultarla en un ropero. Está ahí por algo. Hoy puedes crecer un mundo gracias a ella. ¿Qué vas a hacer al respecto?

¡Gracias por sacar de tu tiempo y leer este blog!

#crecimientopersonal #dualidad #blogger #anquiro #hábitos #mentalidad #luzysombra #fe #libertad #cuarentena

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.