fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Hora De Recuperar Nuestra Esencia

Hora de recuperar nuestra esencia

Vivimos en tiempos donde vemos mucho, pero se comunica poco. Es más, en ciertas podemos ver mucho, pero no sabemos lo que en realidad nos quiere decir el que lo muestra. En ocasiones podemos ver mucho, pero lo que se dice es muy poco. En otras, es todo lo contrario: muestran poco, pero lo que quieren decir es extenso.

De cierta forma, es como si estuviéramos aquí pero parte de nosotros no lo está. No hablar es muy tentador. Es una manera de no incriminarte. De no exponerte. De no mostrar tu autenticidad. De no romper con tu imagen pública. Como bien hemos aprendido: «tu eres amo de lo que callas y esclavo de lo que dices». Es jugar al misterio.

Durante mucho tiempo yo callé. Callé por conveniencia. Callé porque si hablaba tendría que mostrar mi dolor. Mostrar mis emociones. Mostrar lo que realmente pasaba. Tendría que ser parte de la solución y no seguir señalando o quejándome del problema. Tendría que estar dispuesto a tomar responsabilidad por lo que pasaba.

Opté por jugar el juego cómodo. El juego del silencio. El juego donde «todo luce estar aparentemente bien, pero no lo está». El juego de tener dos caras. Hasta que un día el juego me explotó en la cara.

Jugar ese juego me costó un divorcio. Me costó un par de negocios. Me costó relaciones. Me costó dinero. Me costó tiempo. Me costó energía. Me costó mi libertad. Me costó mi autenticidad. Hasta que dije basta. ¿Cuando tu vas a decir basta?

El pasado sábado tuve la oportunidad de ofrecer una charla para una fundación cuya misión es crear atención y alerta sobre la «trata de personas». Este es un problema de carácter mundial. México es un punto de origen, destino y tránsito en este aspecto tan cruel, devastador y desolador que sufren millones de personas en el mundo cada año.

El tema de la charla era: «Momento de aparecer: 5 maneras de recuperar la esencia». El objetivo de la charla era primero mirarme a mi mismo y ver el precio que se paga por no hablar. El daño que nos hacemos a nosotros mismos y a otros cuando no lo hacemos. Si deseas ver la charla puedes hacerlo aquí https://www.youtube.com/watch?v=GyUbWwor5YQ&t=339s.

Una de las razones por las que muchos no hablan, y una vez me pasó a mi, es porque eso implica ser vulnerable. Ser vulnerable es mostrar lo que realmente pasa con nosotros. Qué nos duele, que nos expone, que tenemos que exponer de nuestra humanidad que tal vez no es valorada o apreciada por el otro.

Otra de las razones por las que no nos permitimos ser vulnerables con el mundo es por que creemos que nadie esta viviendo lo que nosotros estamos viviendo. Es creencia de que «mi historia es única y no seria comprendida». Eso mata una gran oportunidad de que el mundo sea empático contigo y viceversa. El dolor humano comienza a ser comprendido en la medida en que practicamos empatía con nosotros mismos y los demás.

Me perdí de tantas veces poder recibir la empatía (no la pena, la lástima o la conmiseración), de los demás. Empatía es una manera en que el mundo te dice «eres importante, tu vales, tu cuentas y tu dolor es genuino y mereces ser escuchado». Empatía es una forma de darle significado a lo que te rodea.

Esa empatía te permite traer al presente uno de los poderes más grandes que poseemos los seres humanos: estar conectados. Como dice Yoda: «la vida la crea y la hace crecer. Es energía, nos rodea y nos vincula. Somos seres luminosos». Cuando operamos desde la conexión, el vínculo se hace inquebrantable.

Cuando operamos desde nuestra conexión, entra en juego la aceptación y la colaboración. En el momento en que decidí comunicar, entré a otro espacio conmigo y con los demás. El mundo no cambió pero todo cambió en mi, lo que hizo que todo el mundo cambiara. Y cuando nos aceptamos como somos y aceptamos a los demás, comienza el juego que realmente hace la diferencia: ser contribución en el mundo.

Cuando contribuimos damos lo que somos. Damos lo mejor de nosotros. Damos sin medida. Damos porque eso nos hace sentir vivos. Es ser amor, es ser energía, es ser aceptación, es ser conexión, es ser empatía y ahí la vulnerabilidad no es una debilidad, sino donde radica nuestro poder como seres humanos. Si, es momento de aparecer y dar lo que somos en vez de seguir ocultos detrás de un celular, de una imagen, de un puesto, de un estatus social y de cualquier cosa que oculte quienes somos en realidad. ¿Cuándo vas a aparecer?

¡Gracias por sacar de tu tiempo y leer este blog!

#crecimientopersonal #mentalidad #esencia #abundancia #amor #contribución #vulnerabilidad #conexión #blogger #anquiro

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.