fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
¿Fluyes Con Las Cosas O Buscas Forzarlas?

¿Fluyes con las cosas o buscas forzarlas?

Yo tendría unos 18 años. Joven, atrevido, ignorante en muchas cosas, pero muy capaz de demostrar a la menor provocación que yo era capaz de hacer lo que fuera por ganarme la admiración o la aprobación, en este caso, de mis amigos. Eramos un grupo de cinco amigos que nos fuimos para la playa de Los Tubos entre Vega Baja (el pueblo donde vivía en Puerto Rico) y Manatí.

Esta playa era muy reconocida por ser un espacio ideal para los «surfistas». El mar era profundo y se daban buenas olas para practicar esta especialidad. Ese día que fui con mi grupo de amigos, el mar estaba algo picado o bravo. Las olas no estaban grandes, pero no eran las condiciones ideales como para irte a disfrutar del mar. Además, yo no sabía nadar y no era muy fan de la profundidad. (Estos dos puntos mis amigos no lo sabían, ya que de saberlo, sería un símbolo de debilidad o de ser menos ante un grupo de testosterona juvenil).

Cuando sucede lo inesperado

Pues todos nos metimos al agua. Yo estaba muy precavido y jugando más en la orilla que en el mar. Mis amigos, que eran buenos nadadores, entraban y salían del agua con suma facilidad. Entre olas, juegos y risas, la estábamos pasando bien. Hasta que algo inesperado sucedió. Esta playa también era conocida por tener espacios de «contra corrientes» (en inglés «undertow o resaca»). En un abrir y cerrar de ojos, de estar en un lugar donde el agua me llegaba a la cintura, pasé a uno donde el agua me rebasaba por lo menos por dos metros (unos 6 pies).

En ese momento, mi primera reacción fue entrar en pánico y desesperación. Al verme en aguas profundas, el miedo se apoderó de mi. Mis amigos que estaban relativamente cerca de mi, no podían llegar a donde estaba por una serie de olas que comenzaron a llegar a la orilla. Puedo recordar claramente a mi amigo Froydán decirme «flota, intenta flotar, no pelees el mar».

Todo lo que no debes hacer

El miedo me llevó a hacer todo lo que no debes hacer en ese momento: querer forzar las cosas. Usar más fuerza, cuando debes fluir más. Mientras más resistía y no escuchaba lo que me decían, más energía desgastaba, más me cansaba y más difícil hacía las cosas. Por alguna extraña razón, en a los pocos instantes, que parecían horas, el mar como que se calmó.

Hubo un espacio donde no se sentían olas y no se cómo, pude flotar por unos instantes en el agua. Nunca lo había hecho y las veces que lo habían intentado, siempre me hundía, pero esta vez pude flotar por unos segundos y recobrar algo del aliento. Justo como pensaba que todo estaba calmado, llegó una ola y me sumergí en el agua. Sentí, por unos instantes, un poco de miedo y de resignación. Hubo un momento donde me dije «no creo que pueda hacerlo, aunque casi al acto seguido dije voy a salir de aquí».

Con las fuerzas casi acabadas, recuerdo que pude llegar a la superficie y tomar aire. En ese momento Froydán y Elliud «Conde» Flores me gritaron, mira a tu derecha que hay una tubo de llanta que te acaban de lanzar para que te agarres y sostengas». Alcancé a ver el tubo y agarrarlo. Ahí pude estar unos segundos en lo que llegaron por mi y me impulsaron a la orilla. Todo duró minutos, aunque pareció horas. Fue muy atemorizante.

Te comparto esta historia, ya que me ha servido de mucho. Aunque no lo crean, todavía le temo al agua, no soy un gran nadador, pero eso no me ha detenido a tener grandes experiencias en el agua. El punto no es hablar del agua o si sabes nadar, sino cómo usas tus recursos, especialmente en momentos de crisis o peligro.

Estoy aprendiendo a aplicar el punto de fluir en mi vida. Para hacerlo tengo que estar dispuesto a hacer al menos cuatro cosas:

Aprender a ver las cosas de otra manera.

Practicar en hacerlo de otra manera. (Entrenar la mente)

Pedir retroalimentación o que alguien me observe hacerlo de otra manera.

Ser paciente, no mal gastar mis fuerzas y fluir.

¿Fluyes con las cosas o fuerzas las cosas?

Esto es muy importante, ya que cabe preguntarte ¿en qué aspectos de tu vida vives forzando a que las cosas sucedan? Cómo te desgastas haciendo, diciendo, de actividad en actividad, pero no te mueves mucho de lugar. Al querer hacer las cosas a tu manera, sin escuchar o tomar en cuenta lo que otros vean (ni siquiera preguntas o lo tomas en cuenta), vives en tu burbuja. Cómo no ves que sucede lo que quieres, te resignas, te frustras, te desanimas o hasta te quitas de seguir, todo por esa la fuerza como te da la gana y no aprender a fluir con las cosas.

Esta mañana leía mi lección del Tao Te Ching y decía: «ni los vientos que soplan toda la mañana o la lluvia que cae del cielo dura todo el día. Son efectos forzados. Si el cielo o la tierra no pueden sostener efectos forzados, ¿cómo cree que el hombre podría sostenerlos?». Eso fue como darme con el martillo de Thor en la cabeza.

¿De qué cosas me siento cansado? ¿Dónde estoy como el joven en la playa de los Tubos no escuchando lo que me dicen mis amigos y queriendo salir del mar sin saber nadar y no escuchar a los que sí saben como hacerlo? ¿Dónde, o en qué aspectos de mi vida, creo que «la fuerza puede más que el fluir y la sabiduría de la vida?

En el dinero, ¿fluyes o fuerzas? Relaciones de pareja, ¿fluyes o fuerzas. El amor, ¿fluyes o fuerzas? Los negocios, ¿flores o fuerzas? La espiritualidad, ¿fluyes of fuerzas? En tu crecimiento personal, ¿flores o fuerzas? Hoy tu vida, especialmente tu estado anímico, tus emociones, tu mentalidad, tus acciones y tus resultados dicen qué estás haciendo (¿fluyes o fuerzas?) o, peor aún has dejado de hacer (¿resignación o resistencia?). Esto es un proceso. ¿Cómo vas y qué vas a hacer al respecto?

Recordatorio: Tu puedes ser el amo de tu mente y no vivir siendo el rehén de ella. Para eso requieres entrenarla y alterar la programación que vive en ella. Por eso quieres estar en mi programa «Mental Combat». 32 dosis diarias que vas a recibir a tu teléfono de manera personalizada y con seguimiento. Oferta tempranera hasta el 25 de marzo. Toda la información aquí https://jorgemelendez.com.mx/mental-combat/ .

¿Fluyes o fuerzas las cosas? Importante observarlo. Foto: Erik Johansson.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: