Eres el candidato ideal. El dilema es no caer en la tentación de querer ser del grupo de los que buscan ser elegidos.
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
¡Eres El Candidato Ideal!

¡Eres el candidato ideal!

Si tienes al menos un sueño sin cumplir, eres candidato.

Si tienes ideas que te cuesta darles vida, eres candidato.

Si crees en el crecimiento personal, profesional o de cualquier tipo, eres candidato.

Si eres de los que has trabajado duro y no has visto la recompensa, eres candidato.

Si eres de los que quieres transformar y/o transferir tus habilidades, eres candidato.

Si eres de los que quiere conectar con el mundo de otra manera, eres un candidato.

Si eres de los que se siente en ocasiones como uno de los raros, de los diferentes, eres un candidato.

Si te cuesta darle vida a tu creatividad, eres un candidato.

Si quieres rodearte de la gente correcta, eres un candidato.

Si quieres darle un giro a tu vida, eres un candidato.

¿Candidato a qué?

Si has leído hasta aquí es porque seguramente alguna de las diez cosas que acabo de mencionar se aplican a ti o describan alguna parte de ti. Por eso eres un candidato.

Eres el candidato ideal de los que desean triunfar de una manera diferente.

Eres el candidato ideal de los que quieren algo diferente, pero no saben como conectar los puntos entre la mente, la cabeza y las acciones para manifestarlo.

Eres el candidato ideal de los que ya no quieren el mismo sistema, pero no saben cómo crear su propio sistema o están buscando definir la ruta para hacerlo.

Eres el candidato ideal de los que tienen buenas ideas, pero no se define por una o por echar la carne al asador con la que tiene.

Eres el candidato ideal de los saben que no puede hacer las cosas sólo, pero lo sigue intento demostrar. Ya no más.

Eres el candidato ideal de los que aprendió una serie de habilidades para un mundo que cambió y resiste de alguna manera usarlos en otro que nace.

Eres el candidato ideal que quiere algo nuevo usando formas de ayer.

Eres el candidato ideal que ya esta cansado de trabajar para otros y ahora quiere trabajar para si mismo.

Eres el candidato ideal que quiere creer en su visión y en la huella que puede dejar en el mundo.

Eres el candidato ideal que sabe que la vida, y su vida, puede ser mucho más de lo que ha sido hasta el momento.

¿Ahora qué?

Bienvenido. Somos parte del mismo grupo. Si, tú que me lees y yo. Tenemos mucho en común. Tal vez más de lo que tú y yo nos imaginemos. Por eso escribí estas líneas. Para poder levantar la mano y saber quien dentro del mar de la humanidad se siente movido por cosas similares que yo.

Te pido que nos acompañemos. Si, pero un tipo de acompañamiento diferente. No uno donde estamos platicando u observándonos todo el tiempo. Un acompañamiento donde nos busquemos cada cierto tiempo. Que nos escuchemos, que nos compartamos las buenas y malas experiencias de ser un candidato.

Te adelanto algo, no estoy en las de competir con el mundo. Comprendí que bastante tengo compitiendo conmigo mismo. Estoy en las de buscar colaborar, cooperar, aportar, agregar valor, escuchar y empoderar a los que me rodean. Ahí hay bastante trabajo para ocuparme, distraerme y aprender. ¿Qué dices?

Seamos compañeros de viaje, de la jornada que implica soñar, vivir, emprender, mejorar cada día. Importante: soy humano, tengo miedos, temores, dudas, inseguridades y muchas lecciones por aprender. No me las sé todas, ni pretendo aparentarlo. ¿Tenemos algo en común?

Eso sí, tengo bagaje. Eso puede ser bueno y malo. Mi mente esta puesta en usarlo de la mejor manera. Comprendo que aveces mi EGO se mete en el medio, pero no soy rehén de él y no me cuesta pedir disculpas o perdón. Yo sé que tu posees una serie de habilidades, experiencias y una mente que puede aportar mucho al mundo y al mío. Yo haré lo mismo. ¿Tú?

Mi compromiso es uno sólo. Recordarme, y recordarte, que somos un candidato. Si, un candidato. Para darle vida a sus sueños, a creer en si mismos, en elevar nuestras habilidades, en desarrollar la mente, en ser mejor, en enfrentar lo que sea para alcanzar una meta u objetivo. Ahora, el secreto de nuestra candidatura radica en una poderosa elección que tenemos que hacer todos los días: elegirnos a nosotros mismos.

Si no nos elegimos a nosotros mismos, entramos al mar de la competencia. El juego de ser distinto y diferente se convierte en el océano rojo de los que se devoran. Ahí dejas de ser un candidato y pasas a ver si eres de los elegidos. Si hay suficiente para todo el mundo, buscarás la manera de definir ese océano azul. En el rojo viven los elegidos por otros, en el azul viven los candidatos que buscan definición y diferenciarse. ¿Cuál prefieres: el rojo o el azul? Bienvenido al mundo de los candidatos y de los que se eligen a si mismo todos los días.

person wearing distressed blue denim jeans inside room
Tu eres un candidato ideal, el dilema es no caer en las mismas tentaciones.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 2 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.