La impaciencia vive en todos. En ella vive lo que más quieres y anhelas, si aprendes a manejarla. Aquí un opción.
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
En Tu Impaciencia Vive Tu Grandeza

En tu impaciencia vive tu grandeza

Nada como recibir un recordatorio cuando estás en un proceso de cambio en tu vida. Esta mañana, una de las primeras cosas que leí fue una frase que resumió muy bien muchas cosas. «Para alcanzar grandes logros en tu vida requieres tener impaciencia con tus acciones, pero paciencia con tus resultados», decía una frase que publicó Randy Gage en sus redes. ¡Boom! Fue como recibir un mazazo en la cabeza, como diría mi hermano José López. La impaciencia tiene dos caras. Y en ella puede estar tu grandeza.

Mucha gente, entre los que me incluyo en ocasiones, hacemos lo contrario. Queremos ser paciente con las acciones y muy muy muy impacientes con los resultados. Queremos que se den las cosas YA, pero no estamos dispuesto a inquietarnos, a impacientarnos con nuestras acciones. ¿Cuál es tu frase preferida? «Poco a poco», «es un proceso», «ahí vamos», «haciendo lo mejor que se pueda», «lo que Dios quiera», etc.

Las dos caras de la impaciencia

¿Qué quiere decir esta frase de «impaciencia con tus acciones»? Yo entiendo que es tener un deseo ferviente de practicar, de repetir, de enfrentar las emociones que vienen ligadas con elevar tu nivel de juego. Si quiero algo grande, extraordinario o diferente, requiero ser impaciente con lo que YA he venido haciendo. Eso requiere un grado de decirte: «basta de seguir haciendo la misma mierda. Yo puedo ser mucho más que esto».

Ahora, decir eso no es suficiente. Ahí es cuando requieres ser impaciente con dos partes de tu campo de acciones: «Primero, mirar e interrumpir lo que has venido haciendo que no puedes permitirte ni un minuto de seguir en el mismo ciclo. Eso requiere impaciencia. Decir basta, no más, no darte el permiso de seguir en esa zona de inconsciencia, de comodidad o de hábito. Segundo, estar dispuesto a mirar tus nuevas acciones con un grado de pasión y de impaciencia.

Es como cuando vas a un gym, comienzas una dieta, empiezas a leer todos los días, a hacer ejercicio, estás aprendiendo o desarrollando una nueva habilidad o te están capacitando para algo nuevo. Hay una mezcla de pensamientos y emociones. Por un lado lo quieres, «lo necesitas», te entusiasma lo que está por suceder y lo que puedes obtener. No puedes esperar a empezar y hacerlo. Este tipo de impaciencia es requerida y vital para tu proceso.

La impaciencia en tu contra

¿Qué pasa cuando la impaciencia la usas en tu contra? En el momento que el proceso comienza a retar tu manera de pensar, de actuar, de comportarte y de cómo haces las cosas, va aparecer el otro tipo de impaciencia. La que juzga, la que critica, la que compara, la que sabotea y la que «si no se hacen las cosas como tú quieres o cómo debe verse», abortas la misión, lo haces a medias o te vuelves un espectador que hace las cosas sin meterle el corazón completo. Ese tipo de impaciencia sólo mira dos cosas: «no me siento preparado o no me nace» ó «no estoy obteniendo lo que quiero o lo que creo que debo estar obteniendo».

Esa impaciencia sólo mira el sentimiento y los resultados desde el juicio. Ahí detiene lo que puede ser un gran paso de crecimiento, de consciencia o de alcanzar un gran logro. Esa impaciencia se convierte en tu peor enemigo, ya que es parte de tu «resistencia» ante el crecimiento, lo incierto y lo que requieres para superar «tu viejo yo» y que nazca «una nueva y mejor versión de ti».

Para poder llegar a donde nunca has llegado, tienes que atravesar el lugar donde siempre te quedas

No puedo dejarte aquí. Ahora es que debemos mirar la segunda parte de la frase de Randy. «Ser paciente con tus resultados». En pocas palabras, aprender a enamorarte del proceso de entrar, de no saber, de frustrarte, de que te duela, de que molestes, de no tener certeza, pero de lanzarte total y completamente a crecer DEL PROCESO. Aprender a desapegarte del resultado, de la expectativa, del qué dirán, de la comparación, del juicio. Ser auto-empático. No confundir el no juzgarte, con el no retarte.

Alcanzar grandes cosas requiere crear un nuevo mapa. Descubrir tu propio cómo hacerlo. Enfrentar lo que todos enfrentan y que sólo tu vas a enfrentar. Es tu jornada. Hay lecciones compartidas, pero hay lecciones asignadas. Este reto tiene lecciones asignadas sólo para ti y nadie puede hablarte de ellas. Sólo tu puedes tenerlas y comprenderlas cuando las enfrentes, las superes y llegues al otro lado. Ahí las acciones se vuelven tu maestro y el resultado es sólo un indicador de tu crecimiento. Como dijo una vez el gran Jim Rohn: «declara ser millonario, no por el millón de dólares, sino por la persona en la que te vas a convertir».

Hoy tu impaciencia, especialmente en la manera en que la usas y la enfocas, es donde vive tu grandeza. Tu gran lección, oportunidad o el salto que esperas vive en ella. La gran pregunta es: ¿cómo la estás usando y de qué manera vas a ENFOCARLA hacia lo que te mereces? Basta de que sea uno de tus más grandes agentes de saboteo y limitación. ¿Qué vas a hacer al respecto?

DE LA IMPACIENCIA A TU GRANDEZA: ¿Qué aspectos de tu vida piden a gritos que desarrolles esta habilidad? ¿Qué impacto tendría en tu vida el que puedas canalizar tu energía hacia enamorarte del proceso y no vivir apegado a los resultados? Eso es una de las grandes habilidades y distinciones que vamos a trabajar en «Básico 2.0». Es proceso de crecimiento transformacional donde vas a elevar tu poder y el uso de distinciones valiosas en tu vida para alcanzar los resultados que quieres. Tenemos una oferta tempranera hasta el 15 de mayo y las primeras 25 personas que se matriculen van a recibir un super regalo. Toma acción YA. Mas información aquí: https://jorgemelendez.com.mx/basico-2-0/.

La impaciencia tiene dos caras. En una de ellas vive tu grandeza. Foto: Erik Johansson.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: