fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
El Universo No Desperdicia Nada

El Universo no desperdicia nada

Nota: Feliz Día de las Madres, ya que en mi país se celebra el domingo y en México se celebra hoy.

«Lo barato sale caro», era una frase que mi madre solía decir con frecuencia cuando era un niño y adolescente. Es más, frases como «lo que no te cuesta no se valora», «la mentalidad del descuento es una manera de seguir en la escasez» o «si esperas a que lo necesites, nunca lo vas hacer porque siempre va a ver algo que vas a necesitar más», las he seguido escuchando a lo largo de mi vida. Algunas, hasta fueron parte de mi cultura personal por algún tiempo.

¿Qué creencias colorean tu manera de ver la vida, el mundo, tus oportunidades y tu relación con el dinero?

Este fin de semana recibí una sorpresa tan y tan grande e inesperada que todavía no me repongo. Algo que me hizo realmente detenerme, re-calibrar las creencias que viven en mi mente que inician las acciones que tomo en en cuanto a moverme en la vida desde un espacio de abundancia y no de escasez.

Jamás olvido hace muchos años, leí una historia de Melody Beattie, quien escribió los extraordinarios libros sobre el tema de la Codependencia Emocional, cuando dijo: «estaba pasando por un momento donde no tenía ingresos, dos hijos pequeños y no tenía para comer. Estaba asustada, frustrada y muy molesta con Dios y la vida. Esa noche lloraba y gritaba que no me parecía justo que la vida fuera como era. Había un grupo de sobres sobre mi mesa, los cuales no había querido abrir porque pensaba que eran cuentas o cartas de cobros».

«Luego de haber llorado y pataleado por un rato, algo me dijo que abriera los sobres. Algunas eran cuentas, pero cuando abrí una, no lo podía creer. Comencé a llorar de la sorpresa. Era un cheque. No lo esperaba. Ni el cheque, ni el monto. Pero era de una persona que me dijo que había escuchado una charla que dicté y había tocado su vida y quería darme este donativo como una manera de agradecerme por lo que le había dado».

«En ese momento algo pasó en mí. Todo lo que había pensado, dicho, llorado y hasta cuestionado, desapareció. Sentí una calma, una paz, una luz, una claridad. Cuando menos lo esperas, si realmente haces el trabajo, la vida te da respuestas. Estaba recibiendo una que no podía cuestionar. El cheque no iba a cambiar mi vida, pero el momento en que recibí el cheque cambió mi vida. En ese momento confirmé que cuando decides hacer el trabajo de crecimiento y desarrollo personal, las respuestas llegan. En ocasiones, no cuando las quieres, las esperas o de la manera en que las quieres, pero llegan».

La semana pasada escribí un blog sobre el temor que siento de comenzar a poner nuevos límites en mi vida, tanto personal como profesional. Es expulsarme de ciertos espacios. Esto tendría una implicación en muchos aspectos de mi vida, tanto en relaciones como ingresos. Estaba asustado.

Este fin de semana, mientras facilitaba un taller, cuando salgo en un descanso, miro a mi celular y no podía creer lo que mis ojos veían. Una notificación de una aplicación de pagos me decía que había recibido un pago. Por un monto alto e inesperado. No podía creer lo que veía y no sabía si era una equivocación.

Justo después, miro a mi WhatsApp y me encuentro con un audio de una persona que me había dejado un mensaje. Mientras lo escuchaba, no podía contener mi emoción, ya que esta persona sólo me decía que «era una manera de darme las gracias por lo que había aportado a su vida y al mundo. Esperaba que no me ofendiera por el gesto que estaba haciendo». Me tomó unos minutos reponerme y responderle.

Fueron varias las lecciones que recibí y confirmé en ese momento. Primero, fue abrirme a recibir, que nada de lo que haces, cuando lo haces de corazón, se pierde en el Universo.

El Universo no desperdicia nada.

Segundo, fue una confirmación de que lo que haces de corazón, siempre impacta o deja huella aunque no sepas dónde, cómo o a quién. Tercero, sigue caminando y confía en lo que estás haciendo ya que lo que haces no pasa inadvertido. Pero hay que seguir trabajando, afirmando tu valor, tu abundancia y tu capacidad de manifestar tu prosperidad.

¿Qué vas a hacer al respecto?

Cuando haces las cosas de corazón, siempre vas a recibir algo a cambio. Tal vez no cuando o cómo quieres, pero el Universo no desperdicia nada.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: