fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
El Universo Espera Por Tu Pedido…

El Universo espera por tu pedido…

Tenía dos horas para tomar la decisión. Las opciones eran simples: quedarme y completar el proceso o irme y hacerlo mes y medio más tarde. O mentir. Esa no era una opción para mí. Irme o quedarme. ¿Qué hacer?

Irme era la más fácil. No tenía que hacer nada diferente. Dejar que mis circunstancias fueran mas grandes que yo y usarlas de excusa para no poder hacer nada diferente y retirarme del entrenamiento y regresar mes y medio más tarde.

Quedarme no era la complicado, sino tomar la decisión y todo lo que ello implicaba. Para empezar era asumir la responsabilidad de la decisión. Ya no podía esconderme detrás de otra persona. Yo tomé la decisión a consciencia y todo lo que eso conllevaba.

Otro punto era que tendría que creer en mi capacidad de poder hacer algo diferente y confiar en mi capacidad de conseguir las personas adecuadas para hacer el trabajo de «delegar un evento completo» (algo que nunca había hecho) y hacerlo mientras estaba en este entrenamiento de cinco días y mi evento estaba a MENOS de una semana de llevarse a cabo.

Sería algo irrazonable, que conllevaría de mí, pensar de otra manera, actuar de otra manera y creer que este evento, donde yo era el productor, organizador y maestro de ceremonia, podía conseguir las personas que lo hicieran igual o mejor que yo. Algo que era posible, pero por mis inseguridades y el querer «ser el que lo hacía todo para llevarme la popularidad» me llevaba a pensar que «no lo era».

Tomé la decisión. La incómoda. De quedarme. Eso desencadenó una serie de respuestas en cadena que me llevaron a aprender muchas cosas. La mas importante: que confiar en la gente siempre empieza conmigo. Si no confío en mi, nunca voy a ver una posibilidad, una alternativa.

Muchas veces queremos ver, creer o pensar de que confiar se trata de la persona de afuera. Las personas de afuera son un reflejo de lo que vive dentro. Si dentro de mí vive la duda, la inseguridad, la desconfianza y hasta el «no es posible», así voy a ver el mundo, ese es el tipo de persona que voy a tener cerca de mí y eso voy a manifestar. Aunque haya gente cerca de mí, que esté deseosa de aportar y hacer la cosas con amor y entrega, no las voy a ver por mi manera de pensar.

Jamás lo olvido, en un descanso durante el taller, a menos de una hora de tener que decidirme, llamé a tres personas con tres pedidos específicos. Primero, sí estarían dispuestos a apoyarme. Segundo, si podrían hacerlo con un rol específico. Tercero, que eran más que bienvenidos a exponer ideas nuevas y diferentes de hacerlo. Las tres dijeron que sí a los tres pedidos.

A la semana después, mientras estaba en una segunda parte de mi entrenamiento, estas tres personas me escribían lo felices que se sintieron de poder apoyar, de hacerlo con libertad y aportando valor e ideas nuevas en su forma de hacerlo. O sea, no era seguir al pie de la letra lo que yo les podía haber pedido. Estaban dichosas y me dijeron que podía contar con ellas las veces que fuera necesario.

¿En qué aspectos de tu vida ahora mismo vives saturado, estresado, rebasado o hasta cargado por no pedir apoyo, confiar o simplemente no querer delegar? ¿A qué o a quiénes te cuesta poner límites y luego vives limitado por ello? ¿Cuándo vas a aceptar que el problema es que no confías o crees en ti lo suficiente y prefieres mirar afuera que dentro para darle un nuevo rumbo a tu vida? ¿Hasta cuándo vas a seguir siendo víctima de tus propias elecciones?

¿Qué vas a hacer al respecto?

Confiar tiene que ver contigo y tu manera de elegir, no con lo que está fuera.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba