fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
El Secreto Que Vive Oculto En Lo Que Haces

El secreto que vive oculto en lo que haces

Me sentía satisfecho. Estaba haciendo lo que deseaba hacer y, más importante, lo que me llenaba hacer. Estaba trabajando con gente, dando coaching, facilitando talleres y liderando una empresa que estaba sirviendo e impactando la vida de mucha gente. Pero estaba trabajando mucho. Y duro.

Ese no era el problema. Trabajar siempre es parte de la ecuación para lograr metas, resultados u obtener éxito en lo que quieras alcanzar. El problema es que una cosa es trabajar duro, otro es hacerlo de manera inteligente. Eso no tiene que ver con el negocio, ni siquiera tu profesión, sino con tu mentalidad y tus creencias. Como dice el refrán: «tiene que ver conmigo».

A medida que pasaban los meses, comencé a darme cuenta de un patrón que ya conocía de experiencias anteriores. Tanto a nivel laboral como empresarial. Trabajar es inevitable; como hacerlo de manera efectiva es opcional. Eso requiere hacer un alto, un detente y hacerme una sola pregunta: ¿quieres seguir haciendo lo que haces (aunque lo hagas de manera excepcional), mientras observas que el trabajo cada vez se hace más voluminoso y menos sostenible?

Ahí es donde está el detalle. La oportunidad. La brecha. Y, muy probablemente, la ventana que puede ser la respuesta entre «trabajar duro» por los próximos veinticinco años de tu vida o «trabajar de manera inteligente» y llevar tu vida, tus talentos y tu negocio al siguiente nivel.

¿Qué significa trabajar duro?

Lo que haces, lo haces mejor que mucha gente. Quién sabe si eres de los mejores en tu campo.

Trabajas largas horas y estás en constante demanda.

Tu producto o servicio tiene la calidad y la credibilidad para atraer gente.

Tu negocio es «tu céntrico» (que lo has convertido en dependiente de ti), ya sea por que no quieres pagarle a alguien, no delegas (confías), no contratas el personal que requiere el negocio, quieres ofrecer algo a un precio que no te permite crecer por miedo a perder clientela o simplemente no quieres alterar o cambiar tu manera de pensar con respecto a «cómo eres o cómo podrías manejar tu negocio».

El volumen de trabajo es tan alto, que ya no sabes como detenerte, detenerlo o salir del automático que ya presenta la manera en que haces o administras tu negocio. Ahí comienzas a caminar, consciente o inconscientemente, por un camino que puede llevarte a ser una víctima de tu propia creación. Lo he vivido varias veces, por eso comparto este blog.

Es como cuando entras a un autopista o carretera que no conoces y se te pasa la salida que buscabas. Crees que habrá otra salida próximamente, pero no la hay. Cuando finalmente te detienes o haces un alto, te das cuenta que te alejaste mucho de tu destino o de la ruta que realmente querías tomar. Perdiste tiempo, esfuerzo, energía, no confiaste en tu intuición, gasolina (en todos los sentidos) y, el más importante, la inversión emocional que le diste.

¿Qué es trabajar de manera inteligente?

Trabajar con tu mentalidad (desarrollar una mentalidad de crecimiento y salir de una mentalidad fija).

Crear un negocio inter independiente (donde tienes un rol, pero no eres indispensable).

Definir y decidir cuán rápido puedes lograr quedarte sin empleo en tu negocio y vivir de tu negocio.

Identificar las necesidades que tiene el negocio y no limitarlas por tus miedos, inseguridades o, lo más tóxico, tus apegos.

Identificar cómo puedes lograr más, siendo más (no haciendo más) y trabajar menos al hacerlo de manera inteligente.

Romper con la creencia de que «hay que trabajar duro y mucho para lograr algo». Repito, el trabajo es inevitable, la mera en que lo puedes hacer es opcional.

¿Qué vas a hacer al respecto?

Tienes dos opciones: trabajar duro o trabajar inteligente. ¿Cuál prefieres? Hora de hacer algo.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba