fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
El Salto Al Profesionalismo

El salto al profesionalismo

Nada como ser dueño de tu tiempo. Nada como poseer un talento y nadie te dice qué hacer con él o cómo usarlo. Nada como ser dueño de tu agenda y determinar qué añades y con quién trabajas. Nada como tener espacio para crear lo que quieres y cómo lo imaginas. Nada como no tener una lista de pendientes diarios. Suena como el escenario ideal, salvo que para algunos se convierte en la peor pesadilla que se pueden imaginar.

Muchos quieren ser su propio jefe, ser dueños de su tiempo y de poder usar su tiempo a su mejor conveniencia. El detalle es que cuando somos empleados tal vez no nos gusta que nos digan qué hacer, cómo hacerlo o cuando hacerlo, pero ya es un hábito adquirido y no es fácil desprenderse de él.

Recuerdo cuando dejé de trabajar como empleado en 1992 y pasé a ser un profesional independiente. Los primeros días fue como una especie de vacación con mucho tiempo para pensar cómo hacer las cosas. Con el paso de las semanas y luego de acomodar mi oficina en casa, no sabía qué hacer con mi tiempo. Muchas veces me encontré frente a la computadora mirando el cursor y viendo el reloj mil veces cómo pasaba el tiempo para terminar el día. Ya había ordenado los archivos mil veces, había puesto los teléfonos de mis contactos en el tarjetero y no había nada más que hacer, sino producir.

Para colmo de males, yo veía como mi pareja en ese momento, una profesional muy independiente y exitosa, entraba a su oficina en casa a las siete de la mañana y no terminaba hasta las ocho de la noche agotada. Era una hormiguita laboriosa que no paraba. Entre llamadas, escribiendo, dando seguimiento, resolviendo pendientes, hablando con personas importantes y creando citas era su día. Eso me provocaba muchos sentimientos encontrados; admiración y respeto por un lado, pero angustia, temor y preocupación por el otro. Ella me decía: «no te compares, sino mantente enfocado en tu objetivo». Palabras sabias en ese momento.

Desde mi infancia había aprendido muy bien lo que era la disciplina aplicada por terceros (padres y jefes), pero en la auto-disciplina era un niño que no sabían gatear. Yo sabía lo que quería hacer en ese momento: producir eventos de jazz de manera independiente en hoteles y coordinar planes en los medios de comunicación para artistas. El problema era, supuestamente, que lo que «más me disgustaba de mi trabajo anterior» (que me dijeran que hacer, cómo hacer y para cuándo hacerlo) era lo que no ejecutaba de manera independiente. Había que salir a CREAR resultados todos los días, ya que sólo tenía dos meses de ahorros para poner en marcha esta etapa de mi carrera como independiente, pero una cosa decía mi mente y otra cosa hacía mi cuerpo.

Ahí fue que comenzó mi proceso de «convertirme en un profesional». Ser un profesional no es tener un título, un puesto o ser dueño de una empresa. Ser profesional no es una certificación que te otorga la sociedad como reconocimiento a tu labor o esfuerzo. Es el desarrollo de una serie de actos o comportamientos que se convierten en un estilo de vida.

Muchos autores y emprendedores reconocidos han escrito excelentes libros sobre el tema, un par muy buenos, se llaman «Turning Pro» de Steven Pressfield y «The Creative Habit» de Twyla Tharp. ¿Cómo sabes si te has convertido en un profesional? Para mi, te ofrezco 6 que son parte indispensable de mi vida hoy.

1) Todos los días haces lo que dices que eres bueno haciendo o en lo que quieres ser mejor. Si dices que eres un escritor, todos los días escribes. Si eres corredor, todos los días corres o entrenas, etc. No hay excusas. Todos los días.

2) Identificas los modelos o personas que deseas emular o seguir para tener un norte o parámetro. Somos únicos, pero de alguien requerimos ver su camino para labrar el nuestro.

3) Busca un mentor o coach para que pueda retroalimentarte y darte una percepción externa de tus avances. Es fácil ser bueno en nuestras mentes, pero es vital que alguien te diga la realidad, bueno o mala.

4) Invierte en crecer en ese aspecto de manera específica cada año. ¿Qué libros vas a leer? ¿Qué talleres vas a asistir? ¿Qué audios vas a escuchar? ¿A qué grupo de desarrollo te vas a unir para elevar tu estándar?

5) Cuida los detalles, especialmente los que no ves o pasas por alto. ¿Cómo sabes si has crecido? Cuando te pones en los zapatos del que sirves y cuidas los detalle que para él son importantes.

6) Trabaja en tus fortalezas, pero no ignores cómo te afectan tus áreas de oportunidad o debilidades. Yo invierto 75% de mi tiempo en darle alas, vida y expansión a lo que muestra mis capacidades y 25% en lo que me incapacita y le resta a mi grandeza.

Ser profesional es más un proceso de crecimiento personal, que uno social. Es uno que identificarás porque habrá un momento, un día, cuando algo en ti te diga: «no me importa la aprobación pública. Lo que hago no lo hago por la aceptación, sino por el amor que tengo por lo que hago y lo que saca de mi cada vez que lo hago». Puede tardar días, semanas, meses o años, pero cuando ocurra, tu vida no será la misma y el mundo seria mejor porque otro profesional comienza a dejar su huella.

¿Te gustó lo que leíste? Déjame tu comentario abajo. Si alguien podría beneficiarse de leer este blog, compártelo. Te gustan los audios, todos los lunes en anchor.fm/jorgemelendez tenemos un nuevo Anquiro Podcast. Si prefieres lo visual, cada jueves tenemos un nuevo episodio de Anquiro TV por YouTube. nos encuentra como Jorge Meléndez y puedes suscribirte. ¿Quieres estar al tanto de los productos, servicios y el contenido de Anquiro?

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: