Todos hemos fracasado alguna vez. Lo que separa a unos de otros es la manera en que extraen INFORMACION del proceso. Mira cómo.
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
El Poder Que Vive En El Fracaso

El poder que vive en el fracaso

Hablemos de un tema que nadie quiere vivir o enfrentar, pero el que todos de alguna manera hemos experimentado. Un tema atractivo, sugestivo y uno que atrae mucho. Es más, muchas de las grandes historias o razones por la que las personas que hoy tienen éxito son admiradas. Hablemos de fracaso. De las caídas, de las desilusiones, de lo inesperado, de lo que se convierte en la historia para el éxito.

¿Porqué la gente admira tanto a personas como Steve Jobs, Oprah Winfrey, Wayne Dyer, Madre Teresa de Calcutta, Bill Gates y a tantas otras de las figuras que hoy reconocemos? Por la manera en que han enfrentado, y superado, el fracaso. Algunos le llaman resiliencia, otros le llaman determinación, pero lo que es innegable es que algo poseen estas personas para enfrentar el fracaso y convertirlo en una lección.

Las caras del fracaso

Yo no sé tú, pero yo he enfrentado el fracaso en muchas formas y en muchos aspectos. He vivido fracasos en el amor (divorcios), en los negocios (varios), a nivel económico (casi una quiebra), en relaciones y en muchas otras cosas. Algunos han sido muy dolorosos, otros muy costosos y algunos me han tirado al piso. Hubo momentos cuando no sabía que hacer y si debía continuar. He tenido muchos momentos donde me he cuestionado si vale la pena creer, continuar y seguir.

Hace un par de días escuché una frase que no sólo me impactó, sino que me inspiró a escribir este blog. La escuché en una entrevista que le hizo Jimmy Kimmell (amenizador de programas nocturnos) al gran comediante Dave Chappelle. Hablaban de la ausencia de más de doce años que tuvo Chappelle de la industria. Durante un intercambio en su plática Kimmell le dijo a Chappelle lo siguiente.

«El fracaso es informativo»

En el momento en que escuché la frase tuve que detener el video. Literal. Detuve la entrevista que estaba viendo en mi computadora. Fue como si hubiese tenido que detener el momento para poder internalizar lo que acababan de decir. No era un bocado, sino la pieza completa. Había que procesar y digerir esto.

La palabra información hoy día es una muy preciada, pero poco valorada. Vivimos constantemente en reacción por una simple razón: la calidad de la información que elegimos usar para crear nuestras percepciones mentales y la manera en que vemos el mundo. Estas son las que, eventualmente, se convierten en nuestras acciones y la manera en que actuamos (o reaccionamos). Si no cuidamos, protegemos y aprendemos a definir nuestras fuentes de información (no me refiero a noticias solamente, sino a las cosas que nos ayuden a crecer personal, mental y/o espiritualmente), vamos a seguir repitiendo los mismos ciclos y patrones.

Cómo convertir información en formación

Una cosa es la información que recibes externamente (de la manera que sea) y otra es la que vive dentro de ti hace mucho tiempo. Esa es la primera información que es importante saber reconocer y ver la manera en que impacta tu manera de tomar decisiones. Personalmente, mis creencias de «no merecer» y el «no ser suficiente» han estado presentes de alguna manera en muchas de los fracasos que he vivido. Es más, por no darle la importancia que merecían en su momento, no miré la manera en que estaban informando mi manera de pensar y de tomar decisiones.

Si realmente quiero lograr algo, lo primero que debo considerar es mirar qué información (si interna) ya cargo. Dicen que de nada sirve leer noticias viejas, pero no nos damos cuenta la manera en que cargamos creencias viejas y las seguimos replicando para tomar nuevas decisiones. Eso es el primer paso para formarnos adecuadamente. Mirar la información que ya tengo y la manera en que la uso.

Cambiar la forma es cambiar de fórmula

Uno de los retos más desafiantes que estoy viviendo en estos tiempos es la manera en que aprendo a pensar, a procesar información, a comunicar y a ser más efectivo con mis acciones. Es empezar de cero. Aprender a caminar otra vez. A dar pasitos y no frustrarme por caerme. Es un ejercicio donde muchas veces quiero mirar lo que pasa fuera (información externa) y no mirar lo que pasa dentro (mi formación interna). Si quiero cambiar de forma (transformar), tengo que estar dispuesto a cambiar la fórmula (la manera). Durante mucho tiempo me fijaba más en lo que hacían otros. Ahora invierto más tiempo en lo que hago yo. Especialmente de ser disciplinado, consistente y aprender de mi proceso.

Si algo he aprendido de mis fracasos y caídas es que siempre hay dos cosas presentes: la fragmentación y la fricción. Cuando comienzo a dejar que mi EGO (llámese la razón, el control, los juicios, comparaciones, dudas o inseguridad y dejar de escuchar) lidere, empiezo a distanciarse, separarme y a, eventualmente, fragmentarme. Eso me separa de verme el cuadro completo. En pocas palabras, la INFORMACION que ya vive dentro de mi, comienza a apoderarse del momento y no cambio mi FORMACION (acción en la forma de hacer las cosas) . Ahí nace el fracaso.

Lo que hacen los grandes

¿Qué es lo que hace la historia que cuentan los grandes o las personas admiradas por mucha gente sea tan atractiva y poderosa? La manera en que vieron sus acciones (FORMA) y la manera en que su INFORMACION (creencias) previa, se metió en el medio de sus acciones (FRAGMENTADA) y causó FRICCION. Aceptaron la responsabilidad y se miraron a si mismos. Ahí comenzó el proceso de usar la INFORMACION del fracaso en una nueva FORMACION de vida.

Le quitaron la etiqueta al evento de FRACASO y lo convirtieron en un proceso EDUCATIVO (en la manera en que extraen la INFORMACION del mismo). En todo el sentido de la palabra. ¿Qué información ya vivía dentro de ellos en forma de creencias y la manera de ver las cosas? ¿De qué manera la información externa no la identificaron adecuadamente y se limitaron en sus FORMAS de hacer las cosas? ¿Qué tendrían que estar dispuestos a aprender (FORMARSE) para poder convertirse en un mejor procesador de INFORMACION (tanto interna como externa)?

Hoy te pregunto a ti, ¿cómo estás usando los fracasos vividos en tu vida? ¿Cómo un proceso INFORMATIVO o uno de juicio? ¿Qué podrías aprender hoy mismo si optaras por mirar la información de valor que tienen (las lecciones u oportunidades) y la manera en que puedes convertirlo en un proceso de FORMACION para alcanzar lo que te mereces? ¿Qué vas a hacer al respecto?

DEPURA TU INFORMACION INTERNA: Se acerca «Básico 2.0». Un espacio donde vas a ver qué creencias estrena limitando tu manera de ver y procesar información. Cómo tu formación actual puede tener brechas o áreas de oportunidad si tienes las herramientas y el acompañamiento adecuado. Vas a trabajar con distinciones de TRANSFORMACION PERSONAL de manera interactiva, grupal y individual. Junto a un Coach Internacional con más de 25 años de experiencia y quien ha impactado la vida de más de 200 mil personas en 25 países. Hay una oferta tempranera hasta el 25 de mayo. Más información aquí: https://jorgemelendez.com.mx/basico-2-0/.

El fracaso refleja dos cosas: la manera en que procesas información y la forma que le das.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: