fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
El Poder De La Integración

El poder de la integración

Hay cosas que nunca podrán ser reemplazadas. Así como habrán cosas que nunca podrán ser sustituidas. De la misma forma en que una ausencia jamás podría ser reemplazadas por algo, una pérdida no podrá ser cubierta por algo o por alguien.

Ayer hablábamos del aspecto de integración. Para poder integrarte a lo que sea, requieres reconocer la razón por la que te distanciaste, o nunca te uniste desde un principio. De la misma forma en que hay razones para dejar de dar de ti a personas o situaciones, hay razones para tal vez nunca dar desde un inicio.

Recuerdo cuando entré la Universidad de Puerto Rico en 1981. En ese momento yo me consideraba una persona bastante extrovertida, alegre, amigable y dispuesto a darme a conocer. Ahora, yo venía de un pueblo pequeño, de una Escuela Superior (Preparatoria) donde todo el mundo se conocía.

Jamás olvido el primer día de clases. Una institución donde había más de 2,000 estudiantes de todas partes de la Isla y del mundo. Era una cornucopia inmensa, variada, diversa y muy diferente a la que yo estaba impuesta a ver o ser parte. Además, tener la libertad de moverte como te diera la gana en un pueblo y sector que no conocías y todo el mundo quería ser parte. Ese primer día recuerdo sentirme invisible, distante y fuera de sitio.

Veía como grupos de personas que habían estudiado en escuelas o colegios privados similares se buscaban, ya que muchos provenían del Area Metropolitana. Era común encontrar grupos en diversos lugares hablar de personas, sitios y eventos que no sabías ni lo que era o lo que significaban. Integrarte, o sentirte integrado, era un proceso.

En algunos casos ocurría rápido. En otros, nunca ocurría. No por elección propia, sino porque tal vez para algunas personas no cumplías con los criterios «adecuados» (apariencia, estrato social, color de piel, estrato económico, ideología política o social). Esto hacía el proceso de integrarte mucho más difícil o confuso, ya que podía existir la disposición, pero no la aceptación. O viceversa.

Por otro lado, es común escuchar a mucha gente en talleres o sesiones de coaching decir: «yo no tuve un padre o una madre». «Si no lo tuve cuando más lo necesité, ahora menos lo necesito». «Mi madre fue madre y padre para mi». «Eso jamás lo perdonaré», etc.

Estos son comentarios que infieren un grado de falta de integración interna y emocional. Tu puedes acostumbrarte a vivir toda una vida sin algo (una ausencia o una pérdida), pero jamás podrás reemplazar esa ausencia o pérdida con otra cosa. Tarde o temprano, tendrías que hacer el trabajo de sanar, perdonar y/o integrar a tu vida, esa parte que careció de algo en algún momento de su vida.

¿Porqué hay gente que vive una viudez y nunca se casan, mientras otros lo vuelven hacer? Sanación, reintegrarse consigo mismos. ¿Porqué hay gente que vive un acto de agresión o abuso y nunca se integran a la sociedad, mientras otros lo hacen? Sanar, perdonar, reintegrarse consigo mismos.

Un niño cuando es pequeño, no busca integrarse, lo hace. El no sabe lo que es estar separado. ¿Porqué? no tiene los filtros, las trabas, los miedos o la historia que tenemos los adultos sobre dar, abrirse, ser libre, espontáneo, creativo, perdonar, valorarse, creer en si mismos o darse permiso a ser auténtico y honestos. El niño simplemente es.

Integrarte es una forma de volver a tu esencia. Es volver a conectar con las partes que siempre han estado ahí y esperan que le des vida, cuando una vez lo hiciste. Al principio puede sentirse raro, extraño o fuera de lugar. Luego de un tiempo, notarás que es parte de quien eres. Es desaprender lo que una huella o ausencia te dejó y aprender a lo que es tu vida antes de la huella y lo que puede ser hoy después de aprender a vivir a pesar de ella.

Hoy tu vida merece que consideres dos cosas: sanar y reintegrar las partes de ti que has guardado, olvidado o cerrado contigo mismo. Segundo, darle una oportunidad a la vida a sorprenderte de que no todo tiempo es el mismo, sino que hoy puedes ser otra persona y lograr otro resultado. ¡Te lo mereces!

¡Gracias por sacar de tu tiempo y leer este blog!

#crecimientopersonal #integrarte #sanar #perdón #mentalidad #blogger #naquiro #hábitos #consciencia #apertura

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.