Todos queremos cambiar de alguna manera. El problema es que nos queremos saltar un paso importante para lograrlo. Aquí cuál es.
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
El Paso Indispensable

El paso indispensable

Dicen que para cambiar algo lo primero que tienes que estar dispuesto a hacer es aceptarlo. Y para muchos, este primer paso (de aceptarlo) no sólo es desafiante, sino que se lo quieren saltar. Yo he caído en esa mentalidad en ocasiones en mi vida. Pero si de algo me he dado cuenta es que hasta que no lo aceptas total y honestamente, no habrá un cambio profundo. Mucho menos sostenido.

Me parece que la palabra «aceptar» es una que la gente, en realidad nuestro EGO, tiene problemas con ella. Un problema de comunicación, entendimiento y del peligro que implica para la sobrevivencia del EGO. Aceptar no quiere decir rendirte, darte por vencido, ser débil, no poder o resignación. Aceptar sólo quiere decir una de estas cosas. «Reconozco que en este momento no soy mi palabra con respecto a esto que quiero». «Hay una fuerza más grande que yo en este momento que no tengo la voluntad, el compromiso o la determinación para poder sostener lo que quiero en esa área de mi vida (sean finanzas, salud, peso, espiritualidad, relaciones, familia, crecimiento, disciplina, etc.)». «No soy lo suficientemente congruente entre mis pensamientos, mis palabras y mis acciones para lograr eso que merezco». ¿Cómo podría sonar la tuya?

Las excusas y justificaciones

Mucha gente prefiere decir: «ya estoy en esas. Lo he hecho antes. Soy un trabajo en proceso. Voy a empezar pronto. Si, pero hoy estoy mucho mejor de lo que estaba antes». Todo eso puede ser cierto, pero no cambia la realidad que vives hoy. Tu EGO quiere que tu defiendas el pasado, para justificar la forma en que controla o hace las cosas ahora en el PRESENTE. Eso no te sirve. Es una forma de dejar las cosas a media, de conformarte con «casi llegar». Mucha gente prefiere defender esto, que realmente aceptar y lanzarse por lo que realmente quiere y cerrar sus puertas de excusa (por no decir de escape).

Ojo: no estoy diciendo que no te reconozcas por tu crecimiento. Una cosa estar en un proceso consistente y otra cosa es estar en uno intermitente. Si estoy en uno consistente claro que no voy a perder todo el peso de una, sino un kilo a la vez. Si es uno inconsistente o intermitente, voy a defender lo que hice hace meses y no lo que hago ahora. Cada persona es la primera que tiene que reconocer si está siendo disciplinado, consistente y consciente o no.

Atraparte es vital

Recuerdo cuando mi amiga y nutricionista Jud Romero me dijo hace unos 4 años algo más o menos así. «Cuando tu pierdes peso y vuelves a tu peso ideal, requieres sostener ese peso al menos unos 6 meses. Mucha gente llega a su peso ideal y ahí se desata y por eso viene el rebote. En esos seis meses es que tu nueva mentalidad de comer consciente y decirle a tu cuerpo que no requiere ese peso (o hábitos) es vital para empezar a estabilizarse y aprender a mantenerse en un peso saludable y una forma de vida consciente».

Eso lo recordé mucho en estos pasados días, ya que entre agosto del año pasado y febrero de este año perdí unos 20 kilos. Ahora, entre marzo y abril observé que estaba cayendo en ciertas tendencias poco saludables y volviendo a patrones que quería justificar «porque ahora estoy haciendo ejercicio». Ahí mismo me dije: «no, estoy muy cerca de mi peso ideal y ahora es cuando más requiero doblar mi esfuerzo y empezar a combinar otro tipo de ejercicio».

Lo más fácil era justificarme por lo que estoy haciendo y poder excusarme para justificar mis acciones inconsistentes. Es una manera de volver a conformarme y no sostenerme. Estoy claro que para llegar a sostenerte primero requieres llegar a tu meta. Pero para poder llegar, requieres aceptar dónde estás (sin excusas) y adherirte a un proceso para poder llegar a donde quieres llegar (sin justificarte).

Sentirte bien y hacer algo al respecto no es lo mismo

Esta semana comencé el programa de «Mental Combat» con un grupo de 35 personas de 7 países. Es interesante lo rápido que queremos solucionar las cosas, sin antes primero conocer en la condición en la que se encuentran con el rival que se enfrentan. Me recuerda mucha la escena de la película «El Ultimo Samurai» (protagonizada por Tom Cruise) donde quiere pelear con los Samurai usando su fuerza bruta y no conocer la manera en que un Samurai usa su mente, sus acciones y su preparación para imponerse a su rival. No lo logra. Lo mismo pasa con la mente. Si no lo conoces, te entrará a golpes y te deja tirado en el suelo.

Uno de los participantes en el programa me compartió sobre sus disciplinas diarias y la importancia que tienen en su vida. Me compartió algo muy interesante: «leo mucho, escucho audios y veo videos, pero me cuesta tomar acción». Esa línea la escucho mucho, tanto en talleres y sesiones de coaching. Para mucha gente el tener una disciplina de desarrollo o crecimiento personal diaria es más una manera de «sentirse bien y acumular información» que TOMAR acción con ella. Crecimiento tiene tres partes: primero, adquirir la información o el conocimiento; segundo, estar dispuesto a dar el paso o tomar el riesgo; tercero, seguir practicando y mejorando. Pero si sólo te quedas en el primer paso, de recopilar datos, en algún momento el vaso se llena de información, pero no tienes el resultado.

Hoy te invito a que mires honestamente en tu vida. ¿En qué áreas no tienes lo que realmente quieres? ¿Cómo sería ACEPTAR que no has tenido la fuerza de voluntad de cumplir? ¿Cómo te has comprado tus excusas o justificaciones? ¿Dónde no has sido tu palabra (congruente) para realmente sacar lo mejor de ti y lograr lo que tanto quieres y mereces? Ese paso podría desatar algo grande en tu mente, en tus creencias, en tus acciones y, sobretodo, en tus resultados. Piénsalo. No, mejor dicho, haz algo al respecto.

Todos queremos cambiar; el problema es que nos queremos saltar el primer paso para hacerlo. Foto: Erik Johansson.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: