fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
El Movimiento Del Silencio

El movimiento del silencio

Reconozco, le huí por mucho tiempo. Todavía hay momentos cuanto lo evito. Es más, salgo corriendo. Pero he comprendido que es inevitable.

Siempre te encuentra. Me. Encuentra. Es como la vida. Cómo la muerte. Esta en todo. Y así se mueve. De manera sigilosa, elegante, abrupta, permanente, avasalladora, a veces imponente, pero siempre con espacio de sobra.

El silencio.

Si, todavía recuerdo cuando lo conocí formalmente por primera vez. Fue durante una clase de solfeo, para aprender a tocar guitarra. Tendría unos siete/ocho años. Un señor grande, moreno, de voz gruesa, oriundo de las Islas Vírgenes, apareció a dar clases de música en la Urbanización donde me crié en Vega Baja.

Después de enseñarnos las siete notas musicales, las tres escalas, nos habló de los silencios. Como en la música los silencios permitían la expresión, la fluidez y la sinergia de ritmos, compases y la manera en que estos “espacios” brindaban puertas para que la música fuera música.

En ese momento mi pequeño intelecto no alcanzaba para darle la profundidad o la perspectiva adecuada al tema, pero lo que sí aprendí era que los silencios varíaban en tiempo de acuerdo a la nota. Podía ser un silencio de 4, de 2, de 1, de 1/2 y así sucesivamente.

Pero lo importante era aprender a leer las escalas, a identificar los silencios y reconocer su importancia en la melodía y el arreglo final. Mi amor por el solfeo y las escalas duro unos 5 años, pero la lección todavía me sirve.

¿Qué papel juega el silencio en la vida? ¿Cómo se mueve el silencio? Si, se mueve. Se mueve contigo y se mueve por cuenta propia. Es tan simple como cerrar los ojos, buscar un espacio donde no hay ruido y comienza la experiencia.

Pero ahí solo comienza la relación.

El silencio se mueve. Es más, crece y madura en la medida en que tu maduras contigo y la vida. No es lo mismo un silencio en el medio de la naturaleza, en una pausa en medio de la despedida de un ser querido, en el funeral del ser que más amabas, cuando cerraste los ojos para dar un beso o al escuchar la respiración de un bebé en el medio de la noche.

Claro que la meditación, la yoga, los silencios matutinos o vespertinos y los bolsillos que abres en tu día van contigo y los accesas el momento que deseas. Esos tienen otro tipo de movimiento. Son esas pausas programadas, buscadas o partes de tu día que forman parte de tu melodía diaria.

Esos silencios hacen que tu armonía con la vida sea única y plena.

En estos días he descubierto otra. No importa donde estés, el momento que sea, con quien estés ni lo que estés haciendo. Es conectarte con tu respiración. El simple acto de inhalar y exhalar. Ese movimiento carga poder, carga la vida.

Ese es el movimiento del silencio.

En ese momento cuando logras conectar con ese ritmo, con ese patrón, con esa melodía tuya, que te recuerda que estás vivo y eres vida. Ahí está el movimiento del silencio.

Cuando logras conectar con ese fluir entre el aire que llena tus pulmones y cuando exhalas lo que ya culmina el ciclo de la oxigenación, ahí vive un silencio. Ese se mueve.

Contigo, con todo. Tiene un poder único. No importa lo que está pasando a tu alrededor o dentro de ti, en ese instante ese silencio te lleva a un lugar de paz, de tranquilo, de serenidad. Te conectas con una fuente, te desconectas de todo lo mundano o de lo que te saca de tu centro.

Si, el silencio se mueve. Y te puede transportar a un lugar único y sin igual. Espera por ti. No tienes que saber técnicas o métodos. Mucho menos formas. Solo observar y conectarte con tu respiración.

El viaje vale la pena. Deja que te lleve el movimiento del silencio. ¿Qué vas a hacer al respecto?

El silencio tiene un movimiento. ¿Lo conoces?

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba