fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
El Mito De La Creatividad

El mito de la creatividad

A la creatividad le han dado muchos sobrenombres o adjudicativos a lo largo del tiempo. Que si es para los que tienen talento. Que si es un mito. Que si es un talento. Que si es una habilidad. Que si no todos la poseen.

Llegó la hora de matar el mito

La creatividad es una habilidad. Así de simple. Ahora, como toda habilidad requiere atención, desarrollo, crecimiento, expansión, repetición y nutrición. La mejor manera de hacerlo es teniendo hábitos que nutran esta importante habilidad.

He leído muchos libros acerca de este tema. Al tener la fortuna de trabajar en los medios periodísticos, particularmente en el plano de música, pude ver la manera en que muchas figuras del medio artístico cultivaban su habilidad creativa.

Durante esta semana sigo compartiendo extractos de libros que han sido importantes en mi vida, particularmente en aspectos que me parece que puede servirte a ti, que sacas de tu tiempo para leer este blog. hoy quiero compartirte de un libro acerca de la creatividad que realmente ha sido fundamental en mi vida.

Tal vez nunca has escuchado el nombre de Twyla Tharp. Ella es una mujer que le ha dedicado más de 60 años al baile, la coreografía, a Broadway y a muchos musicales que han sido reconocidos como los más importantes del teatro. Ella es una institución, una leyenda y su creaciones han trascendido en este campo.

En el 2006, luego de 35 años en la industria, Tharp decidió escribir un libro sobre su «hábitos creativos». Hoy ya supera los 50 años en Broadway, pero algo sigue siendo consistente: sus hábitos. Mira este relato con el que abre el segundo capítulo del libro que hoy les comparto: «El Hábito Creativo».

El verdadero ritual

«Comienzo cada día de mi vida con un ritual: la levanto a las 5:30 am, me pongo mi ropa de entrenar, mi sudadera y un sombrero. Salgo de mi casa en Manhattan, detengo un taxi en la calle oscura, que me lleve hasta el gym que esta en la calle 91 con primera Avenida, donde entreno por dos horas. El ritual no es estirarme o levantar pesas cada mañana por dos horas; el ritual es tomar el taxi. En el momento en que le digo al taxista hacia dónde me dirijo, ahí completo el ritual». (Luego de entrenar dos horas diarias ella se va a su salón de baile a trabajar todo el día).

«Es un acto simple, pero al hacerlo de la misma manera cada mañana lo convierte en un hábito, algo repetible, fácil de hacer. Esto reduce la oportunidad de querer saltarlo o hacerlo de otra manera. Es un objetivo más en mi arsenal de rutinas, algo menos en lo que tengo que pensar. Algunas personas pensarán que el simple hecho de forzarte a salir de la cama y subir a un taxi no representa o glorifica lo que podría considerarse como un ritual. Lo que hace es glorificar un acto mundano que cualquiera pudiera hacer».

«No estoy de acuerdo con ese pensamiento. Los primeros pasos son duros. No es una idea divertida levantarte todos los días a las 5:30 am y llevar tu cuerpo cansado al gimnasio. Al igual que todo el mundo, tengo días que me levanto, miro al techo, y me pregunto: ¿realmente quiero entrenar hoy? Pero el poder cuasi religioso el que le he dado a este ritual no me permite voltearme y volver a dormirme».

Lo integral, no sólo lo particular

¿Qué tiene que ver un ritual tan simple como este con la habilidad de ser creativo? Todo. Lo he escuchado de mucha gente: la habilidad de la creatividad es la suma de muchas pequeñas, pero muy importantes, rutinas. En el caso de Twyla Tharp, su cuerpo es su fuente de expresión. Entrenarlo es una manera de primero conectarse con él, a solas, de saber qué siente, qué dice y qué desea expresar. (Lo mismo sería si fueras un escritor, un estilista, un lustrador de zapatos, un cocinero, un músico).

En el libro Tharp habla de la importancia de eliminar distracciones de sus rutinas diarias. «De hacer esto varias veces al año, pasar una semana sin hacer alguna de estas cosas. Por ejemplo: nada de ver películas en una semana. Ella dice que pueden ser adictivas y, por ende, distractoras. No hacer multitasking por una semana, ya que aumenta el enfoque del estar presente».

«No tener números presentes por una semana. Nada que tenga que ver con relojes, metros, cronómetros, romanas (o básculas de peso), cuentas, contratos, estados de cuentas, nada. Es importante, ya que le doy al hemisferio izquierdo de mi cerebro (el que saca cuentas) un descanso y permito que mi hemisferio derecho (el de la intuición) se muestre y tenga presencia. No tener música de fondo mientras trabajo. Yo escucho música para escucharla, sentirla y crear la manera en que puedo usarla en una pieza de coreografía».

¿Qué destaca este libro de muchos otros que he leído sobre este tema? Los ejercicios que ella te invita a hacer. Hay un capítulo en el libro que se llama «Tu DNA creativo» donde luego de leerlo, te presenta un ejercicio de 33 preguntas que es simplemente revelador y muy poderoso. Es un ejercicio que toma un tiempo hacer, si lo tomas con seriedad y profundidad. De ahí va a nacer tu «autobiografía creativa».

Una de las partes del libro que te cautivará se llama «A por fracasar», donde ella te muestra el valor que tiene equivocarte, fracasar y probar cosas nuevas. Ahí vive la creatividad; no en la perfección, sino en la innovación y el atreverte a equivocarte y no lucir de manera convencional.

El largo camino

«Tenía 58 años cuando me sentí por primera vez como una coreógrafa master. La ocasión fue cuando presenté mi ballet número 128. Por primera vez en mi carrera sentí que tenía el control de todos los componentes que hacen un baile: la música, los pasos, los patrones, el uso y despliegue de recursos humanos y la claridad de un propósito. Finalmente, poseía las habilidades para poder cerrar la brecha entre lo que podía ver en mi mente y lo que se podía hacer en la tarima».

En fin, «El Hábito Creativo» es una jornada en la vida de una mujer que todavía hoy (a sus 79 años) sigue con los mismos hábitos, sigue activa en el baile y sigue escribiendo libros: «Keep It Moving» fue su más reciente.

Twyla Tharp: su libro «El Habito Creativo» esta repleto de ejercicios poderosos y reveladores.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene un comentario

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.