fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
¿El Miedo O La Verdad?

¿El miedo o la verdad?

Estás pasando por una situación difícil o una crisis. Pides un consejo a un amigo o a un profesional. Te dicen lo que ven y te sugieren lo que debes considerar hacer. Sabes que es cierto. Pero no lo haces. El miedo a tomar la decisión, a actuar, a enfrentar las consecuencias (buenas o mejores) te detiene a tomar acción. ¿Te ha pasado alguna vez?

Pasa el tiempo. Sigues viendo (y viviendo) la realidad. Lo que te dijeron hace tiempo no sólo era verdad, sino que lo sigues confirmando cada día. Ahora el miedo que antes te detenía a tomar la decisión se ha convertido en una olla de presión. Una mezcla de sentimientos: desde impotencia, rabia, tristeza, dolor e ira se han unido al miedo. ¿Qué hacer?

Ayer les dije que hoy iba a escribir sobre el miedo. Al mirar el tema de las expectativas que nos ponemos a la hora de hacer procesos de crecimiento personal, hay un aspecto que no tomamos en cuenta: el miedo. Puedes leer el blog de ayer aquí (www.jorgemelendez.com.mx/las-expectativas-del-crecimiento-personal/).

Jamás olvido cuando estaba pasando por una crisis de pareja hace muchos años y fui a una cita con una terapeuta que trabajaba con relaciones de pareja. En ese momento recuerdo que yo me decía «acepto cualquier cosa menos que termine mi relación». Al momento de sentarme con la terapeuta, lo primero que me dijo: «¿estás dispuesto a aceptar que la relación ya terminó, aunque sigas con la persona?»

Entre la negación, mi resistencia a escuchar eso y, sobretodo, mi miedo a pensar en eso, me hicieron no volver a ver a la terapeuta. Yo quería escuchar «lo que yo quería», no lo que realmente me serviría. Ese es parte del problema, mucha gente quiere resultados, pero no quiere aceptar la verdad primero.

El primer paso

Para cambiar cualquier cosa, requieres aceptarlo primero.

Y cuando digo aceptarlo, me refiero a lo único que importa: tu verdad.

Si, esa verdad que duele.

Si, esa que queremos, pero le tememos.

Si, esa verdad que te hará libre. (Si la aceptas y haces algo con ella).

Si, esa verdad tiene muchas caras, pero hay una que importa: la tuya.

Esa que es ineludible.

Esa que es inevitable.

Esa que es tu lección. (No tu castigo).

Esa que puede llevarte a dos lugares: a la luz o quedarte en la oscuridad.

Recuerda una cosa: el fracaso es un huérfano.

Ese huérfano es la verdad reducida a su denominador más simple: y lo que haces con la verdad.

Lo que nos trae a la razón de este blog.

¿Cuál es tu relación con el miedo?

Si, con el miedo.

Si quieres libertad, requieres mirar la relación que tienes con el miedo.

Tu relación con el miedo es directamente proporcional con la manera en que te relacionas con la libertad.

Cuando no tienes libertad, ¿qué tienes?

Cuando no vives tu libertad, ¿qué sientes?

Cuando no cuidas tu libertad, ¿qué pierdes?

Cuando no expresas tu libertad, ¿qué dices?

Cuando no afirmas tu libertad, ¿qué reflejas?

Todas las respuestas miran de algún modo al mismo lugar: al miedo.

La pregunta importante

Tal vez la pregunta más importante que quieres hacerte cuando hagas cualquier tipo de proceso de crecimiento o desarrollo de consciencia sea: ¿qué miedos tendrás que estar dispuesto a enfrentar para lograr lo que realmente quieres? ¿Estás dispuesto a pagar el precio de atravesar ese miedo y pagar las consecuencias que eso conlleva?

Si miramos ahora mismo la sociedad, vemos cómo el miedo importa más que la verdad en muchos aspectos. ¿Cómo los medios, la política, la economía, los dogmas, la cultura y hasta nuestras propias familias se mueven más por el miedo que por la verdad? ¿De qué maneras te mueve más el miedo a quedarte en lo mismo, que la libertad que puedes reclamar si lo enfrentas?

Seamos honestos: muchas veces queremos el beneficio y no pagar el precio. Somos atrevidos para gritar el resultado que queremos, pero nos quedamos cortos en el acto de valentía que requiere sostener el grito del pedido. Eso tal vez es lo que realmente significa cualquier proceso de crecimiento personal: saber o descubrir lo que quieres y desarrollar la relación con el miedo a través de la valentía para hacer lo que se necesario para lograrlo.

Ahí vive la oportunidad.

Ahí vive el crecimiento.

Ahí vive el descubrimiento.

Ahí vive quién puedes ser.

Ahí vive tu libertad.

Ahora solo falta que vayas a tu vida y la reclames. ¿Qué esperas?

Todo proceso de crecimiento personal se reduce a una cosa: tu relación con el miedo.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: