fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
El Juego Entre La Libertad Y El Libertinaje

El juego entre la libertad y el libertinaje

Dos años han pasado desde que llegó a este hemisferio el virus del COVID. 24 meses. 730 días. Y contando… ¿Qué hemos aprendido? ¿Qué he aprendido? ¿Qué estoy aplicando? ¿Qué resisto por ignorancia, desconocimiento, rebelde o simple miedo? ¿En qué aspectos he tenido que ser flexible, abierto, un aprendiz o simplemente aprender a vivir una nueva realidad?

Soy el primero en admitir que he tenido que transitar del valle del miedo y la ignorancia hacia uno de claridad y disposición paso a paso. No ha sido fácil. Tener esa balanza interna de cuidarte, informarte, asesorarte y ponerlo en práctica en un lado, mientras por el otro estar consciente del impacto que tus decisiones, tus elecciones y cómo tus comportamientos pueden impactar o hasta quitarle la vida a alguien. Es un constante debate y un acto de estar presente. Ni decir el seguir trabajando con tu mente, tus emociones, tu bienestar y tu espiritualidad.

Estamos llegando a un punto muy interesante en toda esta Pandemia. No se trata si eres vacunado o no vacunado. Tampoco si usas la máscara o no. Si tienes el antígeno o no. Hay muchas otras cosas más allá de ser parte de uno de los dos bandos.

Seamos honestos. Todos estamos hartos de algo de todo este proceso. Ya sea de estar en casa. De no poder salir con la libertad, la frecuencia o a los lugares que solías visitar antes de todo esto. Y no sólo hacer cosas, sino la manera en que deseas hacerlo. Eso incluye desde el trabajo hasta el viajar.

Libertad y libertinaje no es lo mismo.

Hacer lo que te da la gana no es libertad. Como todos hemos aprendido, cuando éramos jóvenes queríamos poder salir y hacer sin tomar en cuenta la responsabilidad, el impacto o el grado de peligro que eso puede presentar en el proceso. Es más, muchos se hicieron rebeldes de por vida por eso. El no querer responder, ni responsabilizarse o hacerse consciente, por ello.

La inconsciencia no sostiene lo que realmente es la libertad.

¿Qué he aprendido de todo esto?

Que el informarme muchas veces no me da permiso a creerme dueño de la verdad.

Estar desinformado no me da permiso a simplemente rebelarme o querer que se haga lo que yo quiero.

La verdad no vive en el blanco o el negro. Tal vez vive en un tono gris entre los dos.

Hoy la convivencia no se trata es si eres o no eres (de lo que sea), sino en la medida en que te haces consciente de tus elecciones y cómo estos impactan al mundo. Algunos de manera inmediata y con consecuencias irreversibles.

De la misma manera en que el mundo no tiene que estar de acuerdo con mis elecciones, no puedo pretender que mis elecciones sean adoptadas, mucho menos aceptadas por el mundo en el que vivo.

Lo que resistes persistes, lo que aceptas desaparece.

Como dicen en México «si algo te choca, es porque te checa» de alguna manera. Quiere decir que si algo te molesta, es porque una lección encierra para ti. Y ahí es dónde puede estar la verdadera libertad. En la lección que SIEMPRE LA VIDA nos presenta en cada oportunidad. No me refiero a la clichosa frase de «de todo se aprende algo en vida». Me refiero al acto de estar presente y consciente de lo que realmente requiero aprender.

Si algo se repite, es porque no se ha aprendido. Si te sigue molestando tal vez la respuesta sea «que el otro cambie o se comporte como tu quieras», sino cómo TU COMIENZAS A CAMBIAR TU MANERA DE VER LAS COSAS Y CAMBIAS TU FORMA DE COMPORTARTE.

Aceptar algo no quiere decir «darte por vencido», «resignarte», «ser sumiso», «poner la otra mejilla». Al contrario, implica aprender a ver cómo nuestras diferencias no sólo nos hacen más fuertes, sino que pueden unirnos. Libertad, unión, estar conectados y aceptarnos no es seguir creando bandos, partidos, lados o estar con «Dios o con el diablo».

Al final del día todos seguimos conectados. Eso es innegable e ineludible. La energía que no une y nos vincula, no puede ser separada por la incredulidad, el escepticismo, la desconfianza, la condicionalidad o la negación en la que puedes vivir. Ahora más nunca, que vemos cómo la Pandemia nos ha hecho ver nuestra humanidad, y la humanidad como colectivo, de otra manera, podemos hacer una de dos cosas: incluir o excluir.

No dejes que sea el miedo, la ignorancia, la desinformación o el buscar la aprobación siga marcando tu rumbo.

Podrías perder lo que más quieres en el proceso: tu libertad.

¿Qué vas a hacer al respecto?

Libertad y libertinaje no es lo mismo, especialmente en lo tiempos que vivimos.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: