fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
El Drama Continúa…(Will Smith 2)

El drama continúa…(Will Smith 2)

No tardó en ocurrir. Las opiniones, las encuestas, las perspectivas, las críticas, las investigaciones y, por supuesto, las disculpas. Toda la situación de la agresión que tuvo Will Smith con Chris Rock en los Oscars el pasado domingo, fue, y sigue siendo, comentario preferido de mucha gente.

Ayer escribí sobre este tema. Fueron muchas las personas que opinaron, comunicaron su perspectiva y hasta criticaron todo lo sucedido, tanto en redes sociales, como privadamente. Hoy decidí escribir sobre el tema, pero desde otra perspectiva.

Todo el mundo habla u opina de lo que haría, no haría y hasta lo que está dispuesto a hacer en ciertos momentos o circunstancias. Una cosa es decir lo que harías, lo que no tengo porqué dudar de la palabra de la persona. Otra cosa es lo que haces cuando estás en el momento y en la situación. Pararte en pleno evento, televisado a billones de personas, y darle una bofetada al presentador, es un acto de mucha valentía o cobardía (ignorancia), como elijas verlo.

Aquí es donde voy a mirar algo diferente y no seguir en el debate.

Hace muchos años, un jugador de basquet llamado Charles Barkley, dijo unas palabras que fueron objeto de mucha controversia. «Yo no soy un modelo social». Mucha gente cree que porque eres «famoso», «popular», «ganas millones de dólares», «tienes la admiración de millones de personas», «has logrado algo que poca gente hace», ya te hace una figura que debe ser perfecta o tienes una responsabilidad de ser un ciudadano modelo. ¿Quién dijo?

Ahora, cuidado con llevar la pregunta al otro extremo. Mucha gente suele hacerlo. Ser famoso o exitoso tampoco te da permiso de convertirte en una amenaza social o perder tus valores por el simple hecho de tener ciertos privilegios o haber alcanzado que poca gente logra. Aunque es lo que suele suceder en algunos casos. El que nuestro modelo económico-social no recompense los valores, sino el talento, hace que mucha gente tenga muy confundido lo que es más importante: tener valores o tener tus 5 minutos de fama. Ahora las redes sociales aportan más a la confusión.

Mucha gente cree que «el dinero cambia a la gente». No, para nada. El dinero saca de la gente lo que ya lleva dentro. ¿Porqué mucha gente que no ha tenido nada, logra u obtiene mucho, lo pierden todo? Hay miles de historias de personas que se apegan al poder, a la fama, a la popularidad y ser figura pública, que no saben cómo detenerse a si mismos y terminan auto saboteándose. Eso pasa. Le pasó a Will Smith antier.

Otro tema que aplica muy bien a esta situación en este momento, se puede resumir en una frase. «Es mejor pedir perdón que pedir permiso». Nuevamente, no tengo porqué dudar que la disculpa publicada por Will Smith en su página de Instagram ayer, no fue sincera. Ahí le pide disculpas directamente a Chris Rock por lo sucedido. Para mucha gente, eso es suficiente. ¿Lo es? Aquí es dónde es importante saber que al final del día, el perdonarnos a nosotros mismo es donde radica el verdadero trabajo. Ahora comienza el que tiene que hacer Will Smith. (Y del que tal vez no se hable mucho).

De la misma manera en que esperamos que ciertas personas muestren un nivel de «perfección o de no equivocarse», como lo es el caso de Will Smith, quien ha sido a lo largo de sus 50 años en gran medida un «ciudadano modelo». Claro que ha tenido sus momentos y sus altibajos, pero mucha gente lo admira por la manera en que se ha levantado, ha crecido y ha asumido muchos retos. Para llegar a dónde ha llegado. Yo admiro aspectos de quien es y la manera en que ha convertido sus talentos en oportunidades de crecimiento. Este acto no. Will, quien publicó su autobiografía recientemente, tal vez debe considerar agregar un capítulo completo en una nueva edición cuando cumpla un año, porque este evento dice mucho de quien es y quién quiere ser.

Habiendo dicho eso, una cosa es «lo que puedo usar o aprender de esa persona para crecer en mi propio camino» y otra cosa es defender la persona «no importa lo que haga». De cierta manera, nos hemos convertido en una sociedad de culto, de extremos, de negación y de conveniencia. ¿Qué tal si por la cabeza de Will Smith pasó el pensamiento de «si otras personas pueden hacer cosas peores y no pagan por la consecuencias, porqué yo no puedo hacer lo mismo? Aquí es donde el trabajo personal de Will, y de cada uno de nosotros, empieza. Cuando creemos que estamos por encima de las consecuencias de nuestros actos.

Podemos decir que «es ignorancia», «soberbia», «ilusión de poder» y muchas otras cosas más. Repito, no lo dudo. ¿Dónde queda nuestra versión más grande? ¿Cuándo la saco, la dejo salir, muestro realmente lo que quiero ser y no ser un reflejo de lo que ya no me representa? Y sí, somos lo mejor y lo peor en todo momento. Podemos dejar salir nuestra oscuridad o nuestra luz. Ahí es donde elegimos. En el momento. Esa lucha, o esa oportunidad, siempre está presente.

Nadie puede quitártela o dártela. Ahí es donde puedes ser más grande que el momento o dejar que el momento te reduzca a lo que no quieres ser. Todos los días, todos somos puestos a prueba. ¿Qué vas a hacer al respecto con la tuya?

Más lecciones del evento de Will Smith.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 2 comentarios
  1. Muy interesante!!! Lo sucedido es solo el reflejo de lo que somos como seres humanos, la polaridad con la que vivimos y las elecciones que tomamos.

  2. Gracias por la reflexión. Me apunto por pensar que fue un burdo y vulgar teatro entre «actores de Hollywood» que, gracias a la superficial y manipulable sociedad en la que vivimos, trajo enormes réditos monetarios a los actores y de raiting a la ceremonia de los Oscars que hace mucho tiempo no veo por aburrida.

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: