fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
El Chantaje De Las Expectativas

El chantaje de las expectativas

Ayer empezamos hablando sobre el control y la manera en que impacta nuestras relaciones, nuestra vida y nuestros resultados. Te dejé con dos preguntas para reflexionar ayer: ¿Eres de los que te sientes frustrado, impotente, molesto o no valorado porque ciertas personas, situaciones o eventos tienden a repetirse en tu vida, por más que te cuidas de que no pasen? ¿Eres de los que prefieres ya evitar ciertas personas, situaciones o eventos porque no quieres hacer la inversión emocional, energética o física porque crees que se va a repetir la situación o el desenlace provocará un sentimiento similar en ti?

Hay dos razones por las que muchos hemos caído en este tipo de comportamiento. La primera, hasta que no estés dispuesto a cambiar tu manera de ver las cosas, las cosas seguirán teniendo el mismo efecto en ti. El problema no es lo que pasa, sino la forma en que tu eliges interpretar lo que pasa. Somos seres interpretativos, vemos las cosas como nos da la gana, cuando nos da la gana y si nos da la gana. Y, lo peor del caso, podemos morir teniendo la razón y perder las cosas más preciadas (sueños, pareja, familia y oportunidades) por no estar dispuesto a soltar nuestra forma de ver las cosas.

Recuerdo cuando hice una inversión de cerca de 100 mil dólares en un negocio hace muchos años. Cuando hice la inversión me sentía seguro y pensaba que era una gran oportunidad, pero al no querer cambiar mi manera de ver las cosas, especialmente en mi forma de manejar, operar y prepararme para estar al frente del negocio, el mismo fracasó en tres años. Desde el momento en que el negocio comenzó a dar problemas mi primera reacción fue culpar a la que me lo vendió. Estuve varios años resentido porque pensaba que ella sabía hacia dónde se dirigía el negocio.

La lección para mí era que no estaba dispuesto a tomar responsabilidad y hacerme cargo de mi renuencia a cambiar mi manera de pensar. Lo más fácil es culpar, señalar y querer tener la razón que mirarme a mi mismo y saber que nadie me obligó a comprar el negocio. El único que no hizo nada diferente, especialmente con las cosas que podía controlar, fui yo. Una de las razones principales por las que la gente no quiere cambiar su forma de ver las cosas es porque conlleva aceptar la responsabilidad que viene con ello, ya sea a tu favor o en tu contra.

El control produce ansiedad, irritabilidad, intolerancia, juicios, una búsqueda incansable de la perfección, exigencias e insatisfacciones. hay que reconocer que las personas que tienen una tendencia a controlar producen resultados, pero el precio que pagan es enorme. Estoy seguro que muchos se preguntarán: ¿entonces me vuelvo sumiso? No, eso es la antítesis. La realidad es que nunca vas a poder controlar lo que no puedes controlar, especialmente a la gente. Si quieres, observa cuenta energía mental, emocional, física y espiritual gastas y te consumes por querer controlar. ¿Ves porqué no quieres lanzarte a ciertos proyectos?

La segunda razón, y una de las más perversas que tenemos en nuestra mente, es el manejo de nuestras expectativas. Por alguna razón hemos cargado un chip en la cabeza de que la gente debe cumplir o satisfacer nuestras expectativas. Asumimos que si hacemos A + B = C. Asumimos que la vida debe ser lineal. Asumimos que si invertimos tanto tiempo en un trabajo, una profesión, una relación o en un familiar, deben responder o corresponder de una manera. Asumir es un hábito que genera mucho dolor, porque queremos seguir reafirmando una creencia (el primer punto), unido a una carga emocional que le ponemos a la persona, situación o evento. Asumir en inglés quiere decir ass-u-me (haces un culo de ti y de mi cada vez que asumes). ¿Sabes cuántos padres esperan que sus hijos cumplan sus expectativas?

Nadie te debe nada. La vida no te debe nada. El tiempo no te debe nada. Creemos que por cumplir por un periodo de tiempo tenemos un grado de autoridad moral para esperar, exigir o demandar por un cumplimiento igual, superior o vitalicio. ¿Quién dijo eso o dónde está escrito? Duele saber esto, duele aceptarlo y es todo un periodo de ajuste de vida aprender a vivir sin esto. Tu pareja no te debe nada. Tus hijos no te deben nada. Tu familia no te debe nada. Tu trabajo no te debe nada. El tiempo no te debe nada. Nada. Nadie.

Tener expectativas es una manera de creer que tus emociones no son tuyas, sino que están a la merced de todo lo externo. Cuenta cuentas veces al día dices: «esta persona me hace sentir esto», «mis hijos me tratan», «mi pareja me trata»,»por culpa de», «yo soy así por mi padre, madre, pareja, etc.». No, tu elegiste ser de esa manera y seguir practicándolo hasta el día de hoy. Cómo sería decir: «yo permito que mi pareja me trate así», «yo he criado mis hijos de esta manera», «yo no pongo límites en mis relaciones», etc. No sólo cambia tu lenguaje y tu manera de ver las cosas, sino que comprendes que solo tu puedes cumplir y satisfacer tus expectativas y nadie más.

¿Qué vas hacer para cambiar tu manera de ver las cosas, especialmente en las cosas que te llevan a perder tu centro emocional? ¿Qué vas a hacer para dejar de esperar que el mundo satisfaga tus expectativas y comiences tu a trabajar por ellas? Mañana vamos a cerrar este tema con la importancia de trabajar tu inteligencia emocional.

Gracias por sacar de tu tiempo para leer este blog. Te invito a que lo compartas con alguien y déjame tus comentarios abajo. Gracias a todos los que son lectores de este blog por decir presente en el webinar «El Laboratorio de tus Sueños» en nuestra página www.facebook.com/jorgemelendezdreamconnector. Estará disponible sólo hasta el día de hoy y desaparecerá. Tenemos un podcast en anchor.fm/jorgemelendez y un canal de YouTube, nos encuentras como Jorge Meléndez. Regístrate en la página para mantenerte informado de lo que viene en Anquiro.

#responsabilidad #anquiro #blogger #crecimientopersonal #inteligenciaemocional #sueltaelcontrol #sinexpectativas #libertad #noasumas

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: