Existe un camino esencial que todos podemos elegir y vivir. Neale Donald Walsch en su libro "El Camino Esencial" nos dice cómo elegirlo.
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
El Camino Esencial De Todos

El camino esencial de todos

Muchas personas oran, meditan, afirman y piden. Ya sea a Dios, a un Ser Supremo o Superior, al Universo, a Buda, a la Vida, al Gaia y a muchas otras cosas. Ahora, ¿cuantos creen que los están escuchando o les responden lo que piden?

Leer libros de contenido espiritual es una manera de retarte. Primero, retan tus creencias sobre lo vivo y lo que trasciende la vida. Segundo, son una manera de re orientar tu forma de ver la vida desde una perspectiva energética y de lo que no se ve (lo invisible). Tercero, no hay una forma de corroborar su veracidad, por eso tienden a ser cuestionados constantemente.

De la misma manera en que muchos puristas de la literatura dicen que «Paulo Coelho no es literatura», muchos conservadores o tradicionalistas de la religión van a decir que libros de «la nueva era o de la espiritualidad no son reflejo de la palabra de Dios o de lo sagrado».

¿Qué tal si la espiritualidad es un canal de conexión y comunicación?

Jamás olvidaré cuando tomé en mis manos hace poco más de 25 años un libro de un escritor que jamás había conocido. Su nombre Neal Donald Walsch. El título del libro «Conversaciones con Dios». Si atrevido era el título, más atrevido era el nombre de la persona que lo escribió.

Este libro llega a mi porque una persona que admiraba mucho en ese momento, un entrenador llamado Herb Tanzer, me dijo que tenía que leer ese libro. Me contó que el libro nació «porque el hombre le pidió a Dios y este le respondió en forma de una conversación y el hombre lo convirtió en un libro».

No vengo a hablarte de la historia de los libros de «Conversaciones con Dios». Dicha serie va por cuatro volúmenes y ha vendido millones de copias y ha sido traducido a más de 30 idiomas. Es un libro que todo el mundo merece leer. Especialmente, el primero.

Hoy quiero hablarte de un libro de Walsch que fue escrito hace casi dos años. Este libro ha sido de mucho valor para mi, ya que te muestra con claridad de pasos y de comunicación, «cómo comenzar tu proceso de caminar por el camino esencial». Walsch ha escrito ya más de quince libros acerca de las diferentes maneras en que el ser humano puede conectarse con su espiritualidad y vivir una vida mucho más amplia y centrada.

«El Camino Esencial» es el título del libro que hoy te comparto. El enfoque principal del libro es «atreverte a tomar la decisión de ser quien en realidad eres». Eso suena muy simple y conocido, pero como persona que ha trabajado en el campo del crecimiento y desarrollo personal por cerca de treinta años, no es tan simple. Mira al mundo y a tu alrededor y sabrás lo cierto que es. Es más, mírate a ti mismo y pregúntate: ¿en qué aspectos te cuesta ser tú mismo?

La propuesta y las preguntas

Vivimos tiempos donde los retos que enfrentamos en el mundo, todos, no serán respondidos por una persona, un gobierno o un apóstol, sino por alguien que tal vez no has tomado en cuenta. Si, tú. Para comenzar este camino esencial, es vital mirar la posibilidad de que tu participación total es crítica. No para salvar al mundo, sino para ser parte de un movimiento colectivo que lo haga granito a granito. Eso conllevará hacerte una serie de preguntas. Estas preguntas retan lo más difícil: tus miedos. ¿Qué tal si todo lo que siempre has querido y pensado puedes hacerse realidad?

El efecto y la situación

El problema más grande que tiene la humanidad es que no vemos cuál es el problema. Podemos ver el efecto del problema, pero no queremos mirar, afrontar o trabajar con la causa. El ver el efecto por tanto tiempo en el mundo, ya hemos comenzado a creer que es una condición. Eso es peligroso, ya que podemos creer que es permanente. Es un sentimiento de separación (basado en miedo y odio) que no tiene nada que ver con el presente, sino con lo que cargamos. Esto ha generado una situación donde vivimos atrapados en la reacción y hemos dejado de ver el bosque completo.

La razón y los intentos

Este es el momento de comenzar a trabajar en nuestro desarrollo de consciencia, no quién tiene la razón y más fuerza. Estamos pasando de una etapa de niñez como masa colectivo a una de adolescencia. No podemos seguir viviendo como si no fuéramos parte del problema. Eso sería seguir en la negación o la hipocresía. Es el momento de cambiar pensamientos arcaicos, ignorar el bien común, dejar de perpetuar los comportamientos que nos separan y seguir pensando que «no puedes hacer nada al respecto». Los intentos de usar la fuerza sólo prologan la tensión y el resentimiento. Es el momento de usar nuestras fuerzas espirituales ya que el problema es uno espiritual, no meramente terrenal.

Las creencias y la renuencia

Hay tres tipos de seres humanos. Los creen en Dios, pero en un Dios con cierto tipos de creencias que no cambian y que excluye a unos. Segundo, los que no creen en nada, ya que nada existe antes o después de la vida y la muerte. Tercero, los que creen en un Dios o Ser Supremo y creen que hay algo más allá de la vida y la muerte. El problema no es la creencia que tienen, sino el no estar dispuesto a ampliarla o abrirla al punto que quepan otras personas. Lo interesante es que cada una de las personas de cualquiera de los tres grupos, si le preguntas si han cambiado de forma de creer o pensar a lo largo de su vida te dirían «que si». Esa renuencia a nivel general es lo que causa parte de lo que vemos en el mundo entero.

Las premisas y la historia

La premisa que más le cuesta a la gente retar, aceptar o hasta manejar es la «ilusión de la separación». La ciencia ha comprobado que estamos conectados por la energía y esa energía tiene un efecto en todo y en todos de la manera en que vibra, se mueve y se usa. Como hemos sido endoctrinados (no sólo por la iglesia, sino por la cultura y mucho más) a creer en una sociología de separación, eso ha desembocado en una patología (comportamientos) de separación. Eso nos lleva a la destrucción, el sabotaje, el conflicto, la violencia y hasta la muerte. El hombre en sus orígenes vivía más conectado al Universo, por desconocimiento y respeto, que hora. Esa historia es la que requiere trabajarse.

La tradición y lo incomprendido

Como nos han dicho, tanto la Religión como la educación y muchos otros foros, que estamos separados de una fuerza o Ser Supremo, hemos tenido que vivir con la creencia de que «la vida en la tierra es la batalla». Eso ha generado un nivel de frustración, ignorancia, rabia resentimiento y odio que la gente lo ha convertido en una tradición. Eso que una vez era parte de lo incomprendido o el mal entendido, ya no puede seguirse usando como razón, excusa o justificación para seguir un rumbo sin consecuencias.

El instinto y el reto

Todavía la mayoría de la gente piensa que nuestro instinto principal debe ser sobrevivir. Al convertir esa mentalidad en nuestra prioridad principal es lo que convierte nuestra existencia en una amenaza continua. ¿Cuál es nuestra verdadera naturaleza de nuestra especie como seres humanos? Todo ser humano en momentos de vida o muerte o reto, da lo mejor por otros y para ayudar. Es el momento de cambiar la mentalidad de «si voy a sobrevivir, sino cómo voy a vivir». Esto nos llevará a preguntarnos lo siguiente. ¿Vamos a seguir viendo todo desde lo mundano y lo temporal o desde lo espiritual y lo eterno?

La elección y la decisión

Esa última pregunta viene de dos opciones. Primera, si ves todo como un ser humano con una condición meramente biológica. Segunda, si ves todo desde el lente de un ser espiritual teniendo una experiencia humana que puede co-crear y manifestar todo. Eso nos llevará a tomar una decisión: ¿somos seres separados o somos una esencia completa que se manifiesta de manera individual? Si te ves separado, así verás a todo el mundo y todo es una amenaza a tu sobrevivencia. Si te ves como parte de un todo, ves como eres parte del problema, de la solución y de como podemos impactar ese todo.

La mayoría y la combinación

Es el momento de cuestionar y mirar detenidamente las creencias que hemos adoptado de manera «automática» y no hemos revisado dos cosas. Primero, cómo impacta nuestros comportamientos y la forma en que nos relacionamos con el mundo. Segundo, qué relevancia tiene hoy con nuestra vida y la realidad colectiva en la que vivimos. Hasta que no estemos dispuesto a hacerlo, diremos que creemos en algo pero como un robot sin rumbo claro o definido. Aquí es donde podemos crear un nuevo pensamiento colectivo: somos seres espirituales viviendo una experiencia humana, sino que podemos aplicar estos principios en todos los aspectos de la vida. Eso podría alterar el rumbo de cada persona y del mundo.

Las curiosidades y el atrevimiento

Aquí es donde la espiritualidad puede ser una fuente de curiosidad para aprender a ver lo que «aparentemente nos separa». Como vemos las cosas desde la perspectiva física y humana, nos olvidamos de lo espiritual. Nos enfocamos en la separación, las diferencias, los prejuicios, las culpas y todo lo demás, no vemos qué nos une. Somos una sola entidad, una sola energía y todos vamos hacia el mismo lugar. Ahora es el momento de atrevernos a ver qué nos une de los tres grupos (los que creen de una manera, los que no creen y los que creen en algo más allá).

La guía y las ideas

Todos estos grupos buscan lo mismo: amar y ser amados. Vivir en paz y armonía. Hasta que no veamos que todos queremos y buscamos lo mismo, pensaremos que nuestra forma o nuestra razón es mejor que la tuya. La mía requiere ser otra. Aquí es donde podemos ser un grupo de ideas colectivas enfocadas en cómo buscar la unidad, no la separación. Aquí es donde conocer nuestras ideas, no defender nuestras creencias podría ser útil.

Los cambios y la llave

¿Qué tal si no hay un camino, sino muchos caminos? ¿No hay sólo a tu manera, sino que hay muchas maneras? ¿Qué tal si no se trata de tú verdad, sino de una verdad que puede aprenderse y aplicarse de muchas maneras? Tal vez el cambio más importante es alterar la manera en que vemos la vida y la muerte. Y, algo muy importante, el camino entre ambos puntos y la manera en que podemos ser agentes de apoyo durante el mismo. ¿Qué tal si la llave más importante es la empatía y la compasión genuina que podamos tener por todos los seres humanos? Todo acto es un acto de amor.

La piedra a pisar y las diferentes formas

Todos los grandes maestros espirituales lo han dicho y en canciones lo hemos escuchado: todo lo que existe es amor. Ahora, ¿qué pasa cuando el amor deja de verse, sentirse, compartirse o de unirnos? Ahí es cuando volvemos a caer en la trampa de la ilusión de la separación y los comportamientos de la patología de separación. Que tal si la pregunta que puedes hacerte y hacer en los momentos cuando nos olvidamos del amor es: ¿qué has amado tanto en tu vida que ahora sientes la necesidad de lastimar a otros para poder protegerlo, poseerlo o experimentarlo? Esta pregunta nos llevará a ver lo que vive en el fondo. Amor. Distorcionado, pero una forma de amor. Aquí es donde tomar la decisión de trabajar tu espiritualidad y compartirla con el mundo puede ser el detonante.

La experiencia y el gran final

Esto puede parecer una labor titánica o agotadora. La realidad es que si lo haces una elección de vida, solo conllevará mirar todo a través de un lente: el espiritual. Esto no quiere decir que no faltaran los retos, los desafíos, los momentos de confusión, de dolor o de cansancio. Pero lo que puede servirte para resetearte es hacerte una pregunta: ¿Qué tiene que ver esto con la agenda de mi alma? Esa pregunta revigoriza, renergiza, restaura, revive, resucita, rejuvenece y restablece. Esto nos llevará a conocer un final que trasciende nuestra humanidad. Abre algo misterioso, pero es parte de nuestra divinidad, nuestra espiritualidad hecha práctica, acción y manifestación por el bien de todos.

Neale Donald Walsch: «El camino esencial»nos muestra un camino que todos podemos elegir.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene un comentario
  1. Son más los objetivos en común que las diferencias, sin embargo, nos hemos pasado dando vueltas y vueltas pensando que tenemos la verdad absoluta. Tal y como he escuchado en distintos momentos, sorpresas nos llevaremos; al mismo tiempo darnos la oportunidad para profundizar, explorar amplia en mi caso mi fe, amplia mi espiritualidad.

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.