Eres invitado a una galería con una exposición muy particular. Son tus autorretratos y revelan una gran oportunidad para ti.
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
El Autorretrato Más Revelador De Tu Vida

El autorretrato más revelador de tu vida

Imagínate que acabas de entrar a una especie de galería/estudio. El lugar luce impecable. El vestíbulo esta hermosamente decorado. Plantas, colores bien armonizados, espacio y mucha luz. Da gusto estar en ese lugar. No hay nadie en ese momento, ya que entraste por curiosidad al ver la fachada del edificio ser tan atractiva, que no pudiste detener la curiosidad de entrar y chismear.

Al final del vestíbulo ves que hay una puerta hermosa, con unas palmeras a cada lado. La puerta tiene unos detalles dorados (el marco), un diseño entallado en la madera parece algo muy sutil y muy elaborado. Algo dentro de ti te dice que entres. Miras a ver si hay alguien en el lugar que pueda darte información, preguntarte o guiarte. Como nadie aparece, decides seguir tu curiosidad y un deseo de saber qué es y qué hay en este lugar.

Una galería de arte diferente

Cuando abres la puerta, ves que es un gran estudio. Está prácticamente vacío. Miras toda la dimensión del lugar y es enorme. Ahora, te fijas que hay dos luces encendidas al final del estudio y debajo de cada luz, hay algo que parece estar colocado en un atril. Parecen cuadros y están cubiertos por una manta o sábana que parece de seda.

Lentamente comienzas a acercarte. La temperatura en el estudio esta perfecta. Ni frío, ni calor, pero lo suficientemente agradable como para estar a gusto en el espacio. Comienzas a caminar lentamente hacia los atriles. Cada vez que das un paso, notas como todo comienza a entrar en foco, a verse de manera más nítida o definida. Hasta que te colocas a un metro de los dos atriles. Ciertamente, hay dos cuadros cubiertos.

Dos cuadros muy particulares

Primero comienzas a desvelar el cuadro que aparece a la izquierda. Está hermosamente pintado. Detalles cuidados, colores a tono con lo que busca mostrar o decir en la obra. Es un cuadro de ti, pero tiene una particularidad. Es una obra de la versión de ti, siendo una persona que no cuidó el poder ni valor de su palabra. Si, es una pintura llamada «Un ser que no valoró el poder ni valor de su palabra».

Lo primero que te llama la atención son los detalles que se reflejan en el rostro de tu propia imagen. Facciones duras, ojos sin brillo o color. Parece alguien que estaba, pero la vida no se podía ver en sus ojos. Era una imagen de una persona que tenía una relación casual com su palabra. Decía que iba a hacer cosas, pero sólo hacía cuando lo sentía, si le daba la gana o si las circunstancias eran favorables. Una persona llena de excusas, de cuentos, de justificaciones, de defensas. Una persona que prometía, luego no cumplía, cumplía a medias, desaparecía y se quejaba de no tener, no lograr o no alcanzar su potencial. Lo más interesante, sabía que tenía todo para lograr eso y mucho más.

En ese momento una voz te dice «imagínate los próximos 30 años de la vida de esa persona teniendo una relación casual, sin un verdadero compromiso o propósito con su palabra». En ese momento cierras tus ojos y comienzas a ver lo que serían las próximas tres décadas de tu vida si nada cambiara. Los dramas, las luchas, los altibajos, la ira, el enojo, la frustración, los apegos, los placeres intermitentes. «¿Cómo fueron los últimos días y el funeral de esta persona?», dice esa voz.

Te viene a la mente todo lo que perdiste por no valorar el poder que tiene tu palabra. Qué relaciones perdiste, cuántas oportunidades perdiste, cuánto tiempo perdido y, más importante, todo lo que no creíste o valoraste de ti mismo por no creer en el poder de tu palabra. Muy revelador. La imagen de esta pintura toca lo más profundo de tu ser y te envía un fuerte mensaje. Vuelves a cubrir el cuadro con la fina y elegante manta que tenías en tus manos.

La pintura de tu SER

Lentamente comienzas a develar el cuadro de la derecha. Este cuadro es muy parecido al de la derecha, pero tiene un tono, un aire y un mensaje muy diferente. Es una pintura que muestra algo muy significativo. Se llama «Un ser que valoró su palabra y el poder que vive en ella». De sólo mirarlo algo en ti se conmueve y se despierta.

Lo primero que observas es el brillo en los ojos de tu reflejo. Esa luz, esa energía que dice «hay alguien en casa y la luz está encendida». De sólo mirar esos ojos, una lágrima comienza a descender por tu rostro. Es una especie de tristeza encantada. Una mezcla de dolor por lo que no ha sido y alegría por lo que puede ser. Hay dudas, hay miedo, pero hay un velo de fe, de esperanza, de voluntad que te dice «es por aquí, es ahora».

Las facciones del rostro en la pintura se ven mucho más relajadas, suaves. Es como una especie de conexión y reverencia por la vida, por el amor, por el misterio de estar vivo que muestra una suavidad, una ternura y un cariño que sabes que viven dentro de ti. En ese instante una voz te dice: «¿imagínate los próximos 30 años de la vida de esta persona».

Un ser que valoró su palabra. Que vio que su palabra posee un poder de crear, de manifestar, de rediseñar y de abrir caminos. En ese momento cierras tus ojos y comienzas a ver cosas increíbles, pero muy posibles. Nuevas oportunidades, crecimiento, logros, éxitos, armonía, relaciones de valor y observas como eres un centro de inspiración, influencia e impacto. Contribuyes y haces una diferencia.

«¿Cómo fueron los últimos días de esta persona», dice esa voz. Ves que esta persona siempre tuvo gente cerca y la admiraban por lo que aportaba. Era una persona que vivía en un estado de generosidad, de gratitud, de dar. Eres un ejemplo de circular la prosperidad que nunca dejaba de emanar de su ser. Sus últimos días fueron una celebración y la gente lo que decía era todo lo que habías aportado a su vida y al mundo.

Está en tus manos

Vuelves a cubrir el cuadro. Te paras nuevamente ante ellos y sabes una gran verdad. La vida te permitió ver el futuro. Tal vez no sabes muchas cosas de lo que pasará en los próximos treinta años, pero si tienes algo que te permite saber cómo será el camino: si valoras y honras tu palabra o si no lo haces. Tu eliges.

Lentamente das media vuelta, comienzas a caminar hacia la puerta. En ese momento te das cuenta que hay un portero, elegante e impecablemente vestido al lado de la puerta. El sólo te dice: «gracias por haber venido. Te estábamos esperando. No hay nada que decir. El mensaje ya fue dado. No debes nada. Al contrario, te debemos a ti por haber venido. Esta exposición fue hecha sólo para ti. Que bueno que aceptaste la invitación de tu intuición a entrar y observar. Esperamos que recibas y hagas algo con el mensaje.

Llegas al vestíbulo, sales a la calle y algo diferente notas en todo lo que ves. Las oportunidad está ante ti. Ahora es el momento de hacer algo con ella. Y, lo más importante, lo que será tu nueva relación con el poder de tu palabra y lo que puedes crear con ella. ¿Qué vas a hacer al respecto?

Nota adicional importante: ¿Cuán importante es para ti tu integridad y el poder de tu palabra? Si lo es, quieres ser parte de la comunidad «Básico 2.0». Un lugar donde vas a trabajar tus distinciones de poder, de transformar y de reclamar tu libertad y tu poder. ¿Cansado de sentir «que tienes que hacer todo el tiempo»? ¿Viendo cómo las circunstancias de tu vida no cambian con la velocidad que quieres? ¿Ves cómo algunas emociones o situaciones te siguen enganchando en los mismos dramas y no avanzas? Pues tu quieres ser parte de esta comunidad. Hay un regalo muy especial para las primeras 25 personas que tomen acción. Más información en https://jorgemelendez.com.mx/basico-2-0/.

Has sido invitado a una galería con una exposición muy particular: los autorretratos de una parte vital de ti.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: