fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
¿Dónde Estás América?

¿Dónde estás América?

Yo estuve ahí. Ese día. Literalmente mi vuelo de Nueva York rumbo a Los Angeles despegó a las 8:10 am el 11 de septiembre del 2001. No llevábamos ni unos minutos en el aire, cuando el primer avión se adentró en las entrañas de la primera de las Torres Gemelas. Eso obligó a que tuviéramos que aterrizar de emergencia, casi una hora más tarde, en Indianápolis.

Llevo un par de días sintiendo una turbulencia de emociones. En vez de evitarlas o distraerme de ellas, me di el permiso no sólo de sentirlas, sino de observarlas. Ese acto de observar me permite no ser atrapado por ellas y caer en ciertos comportamientos (comida, irritable, aislarme o distanciarme) a raíz de ellas.

Esta vez, al simplemente estar quieto y no dejar que mi mente enloqueciera por la turbulencia emocional, pude darme cuenta de donde provenían algunas de ellas. Ayer fue el cumpleaños de mi fenecido suegro, hoy se cumplen 19 años del ataque del 9/11 en NY.

No vengo a hablar de lo sucedido ese día, ya que he escrito sobre ello varias veces a lo largo de los años. Hoy lo que quiero compartir contigo es ¿qué ha sucedido desde entonces?

Estoy claro que hablar de Estados Unidos no es un tópico atractivo para muchos. Ni hoy, ni tal vez en mucho tiempo. Especialmente en ciertos lugares de Latinoamérica o del mundo. Lo entiendo, lo respeto, lo acepto y empatizo con él.

Si algo me ha enseñado el viajar el mundo ha sido no tomar el «kool-aid» o caer en el sectarismo de que los Estados Unidos es la panacea de los Dioses o son perfectos. No, para nada. Muchas imperfecciones dentro y fuera de lo que se vende como la «Gran Nación» del mundo desarrollado. Ser puertorriqueño me hace latino, el tener un pasaporte norteamericano me hace un bastardo sin identidad propia en muchos círculos.

Si miramos lo que sucede ahora mismo en Estados Unidos, bien puede ser un reflejo de lo que pasa en muchas partes del planeta. Si bien podemos señalar los males de los que tienen (o tienen mucho), lamentablemente tenemos que reconocer que los que menos tienen (o no tienen) los imitan.

No tenemos que ir muy lejos para ver la desconfianza general social que vive la gente con el gobierno, la iglesia y la ciencia y todo lo que busca de alguna manera crear un grado de cordura.

No suelo escribir mucho en inglés para consumir público, pero hoy escribí un blog titulado ¿Dónde estás America? En el mismo enfoco que recuerdo claramente como días, semanas y hasta meses después el sentimiento de compasión, empatía, amor, conexión y ser uno que permeaba en todas partes.

Nunca debemos olvidar los caídos. Aquellos que salieron de su casa ese día y jamás imaginaron que sería el último día que caminaron sobre la fas de la tierra. Si, hubo millares de personas en esas torres. Si, hubo cientos de personas que acudieron a la escena para proteger, salvar y servir. Y si, hubo millones que vieron en horror cómo su burbuja ilusoria y colectiva explotaba en incredulidad, dolor, ira y encaraba una nueva realidad.

Hoy una generación completa ha nacido, y ha sido criada, desde ese fatídico momento. Ellos han sido, y son, testigos para ver si realmente no nos hemos olvidado de los que cayeron ese día o simplemente hemos seguido con nuestras vidas como si nada hubiese pasado. Están viendo si realmente vivimos como una sola nación o como un conjunto de grupos peleando poseer algo que piensan que les pertenece, cuando siempre ha sido DE TODOS.

Hoy, que vivimos una Pandemia mundial. Hoy, que vivimos tiempos que parecen sacados del pasado por la ignorancia, el miedo, la polaridad, la desinformación, el caos y el desconocimiento, no podemos darnos el lujo de olvidar. Ni del 9/11. Ni de los feminicidios. Ni de la desigualdad de clases sociales. Ni del papel toalla por Donald Trump en Puerto Rico. Ni de tantas heridas que han marcado al mundo y cada país.

Como dijo una vez Rubén Blades, en sus canciones de «Prohibido olvidar», «Plástico», «Siembra» y «Buscando América», y muchas otras, no podemos olvidar quiénes somos. Recordar nuestro propósito. Recordar nuestra misión. Recordar lo que todos y cada unos debemos tener presente a la hora de tener una postura por el bien colectivo.

¿Se trata de sobreponernos o de convertirnos? Sobreponernos nos sigue separando y distanciando. Convertirnos nos une, nos conecta. Para convertirnos tenemos que estar dispuestos a dejar todo lo que nos separa atrás. Eso se llama prejuicios, indiferencia, racismo, separación de clases, injusticias, impunidad y todo lo que perpetúa la escasez y el miedo.

No se trata de Estados Unidos. Se trata de Puerto Rico. Se trata de México. Se trata de Colombia. Se trata de Ecuador. Se trata de Perú. Se trata de Inglaterra. Se trata de Brasil. Se trata de Hong Kong. Se trata de Rusia. Se trata de China. Se trata de Corea. Se trata del mundo. Tu mundo. Mi mundo. Nuestro mundo.

Nunca olvidaré ese día. El 9/11. Estuve ahí. Estoy aquí ahora. Seré una fuerza del bien para cerrar las brechas que mantienen al mundo distante y separado. Espero que te unas a mi en hacer lo mismo.

silhouette of buildings under dark sky
Yo estuve ahí el 9/11. ¿Dónde estamos ahora?

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.