Hora de terminar el juego de la auto estima. Hay algo mucho más grande que espera por ti. ¿Qué esperas para lanzarte por ello?
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Define Tu Identidad, Después Tu Auto Estima

Define tu identidad, después tu auto estima

Me resulta sumamente interesante preguntar y observar en la gente (y en mi) un tema muy particular. El amor propio, el narcisismo o los niveles de auto estima que realmente practica y/o sostiene la persona en su diario vivir. Especialmente en sus relaciones interpersonales más importantes. Yo digo que si no definimos quienes somos, nuestra identidad, vamos a estar buscando como perrito perdido nuestra auto estima o el llamado balance.

Cuando vives una crisis existencial, una separación y otra serie de desafíos, como los he estado viviendo yo durante este último año y medio, te das cuenta de muchas cosas. Primero, ¿en qué aspectos de mi vida he estado viviendo desde el concepto, pero no desde la realidad? Como por ejemplo, «yo creo en Dios, pero no tengo una espiritualidad práctica en mis hábitos diarios». ¿En qué aspectos de tu vida te dices, «creo en esto, pero tus actos no son congruentes con lo que crees»? Y no mires meramente lo espiritual, puede ser tu alimentación, tu descanso, tu salud, tus finanzas y muchas otras cosas más.

Autoestima no es un resultado, sino una causa

Por otro lado, me he dado cuenta de que mi nivel de auto estima no es el producto de mis relaciones, sino la manera en que me encauso hacia ellas. Esto requiere un poco de detalle o profundidad. Empecemos por lo más simple: ¿cuántas veces no miras o tomas en cuenta tu autoestima hasta que no pasa algo en tu vida? Una separación, la pérdida de un empleo, una quiebra económica, una traición, no saber decir no, no poner límites, realmente saber qué es quererte sin caer en el narcisismo, etc.

¿Porqué no miramos ese aspecto de la autoestima hasta que perdemos algo? Es más, ¿hasta cuándo vas a seguir esperando para mirar lo que no estás haciendo al respecto? Es tan y tan común escuchar a la gente decir: «dejé de hacer esto por una persona, por una relación, por mis hijos, por mi familia o por mi trabajo/negocio». Eso es mentira. Tú no dejas de hacer nada por otros. Hora de ser honestos: no te ha importado lo suficiente como para hacerlo una prioridad en tu vida, a pesar de lo que vives.

Estilo de vida = Prioridad

Durante años le he hecho esta pregunta a miles de personas en talleres, seminarios, sesiones de coaching y de consultoría. ¿Qué quieres de una relación? Sea de pareja, trabajo, etc. Algunas personas son buenas siendo bien específicas diciendo lo que quieren. Otras meridianamente claras, y unas no tienen ni puta idea de lo que quieren. Es más, algunas nunca se han hecho la pregunta y no se detienen a hacérsela.

Ahora que estuve de visita en mi país, luego de una ausencia de tres años, pude observar muchas cosas de mí. Primero, como muchos hábitos que aprendí cuando vivía cerca de mi familia (que no aportan valor a mi vida), ya los había eliminado. Por ejemplo, ver noticias y/o programas de televisión tóxicos. Leer periódicos diariamente y tener como tema de conversación los problemas del país o del mundo». Puedo ver cómo personas en mi familia los mantienen, lo que respeto, pero ya no me hago parte de ellos. Por mi salud mental, pero sobre todo para no seguir siendo presa de los memes mentales que son parte de la programación de noticias y los medios de comunicación.

Pude darme cuenta de lo importante que es para mí mantener mis rutinas diarias. Sí, tengo una serie de rutinas que son vitales para mantener un grado de enfoque, cuidado, desarrollo personal, profesional y espiritual que ya no son negociables en mi vida. Es más, estoy claro que voy a seguir agregando más a la lista. ¿Porqué? Sencillo: la responsabilidad vive en mí y no en mis relaciones. Lo que me deja con una pregunta que me dirige.

¿Cómo quieres vivir?

Si me enfoco en lo que quiero obtener de la vida, pero no tengo una forma de vivir definida, es muy probable que cuando llegue una pareja, un trabajo, un hijo o cualquier cosa que consideras importante o que quieras mucho, se conviertan en excusa para dejar de hacerlo cuando lo tienes. ¿Cuánta gente conoces que cuando está soltero hace ejercicio, pero cuando entra a una relación, lo abandona? ¿O viceversa? ¿Cuánta gente hace cosas por complacer a otros y luego cuando están solos lo dejan de hacer? ¿O cuántas cosas no haces sólo esperando a que llegue alguien para hacerlo? (Luego usas de excusa el no tener a alguien para no hacerlo o ya no hacerlo).

Valdría la pena que consideres preguntarte, ¿cómo quieres vivir, tengas pareja o no? ¿Qué requieres comenzar a practicar para sostener tu autoestima no importa las circunstancias? Esto es serio. Es como hablar de prosperidad y pensar que eso implica sólo hablar de dinero y sabes que eres tacaño o vives constantemente desde la escasez o la carencia. Es como hablar de invertir y no tomar riesgos o no querer perder dinero. Por algo se llama riesgo, porque no siempre vas a ganar y tienes que estar dispuesto a perder y no quejarte por la pérdida. (Todos queremos tener dinero, vernos bien, estar saludables y más, pero no estamos dispuestos a incomodarnos para sostenerlo).

Si hoy definieras la manera en que quieres (y vas) a vivir, ¿qué comenzarías a practicar? ¿Qué aspectos de tu vida requieren un cambio total de mentalidad, de creencias, de actitudes, de acciones y de realmente estimarte? ¿Salud, nutrición, finanzas, espiritualidad, crecimiento personal, profesional, relaciones de pareja, familia? ¿Qué requieres darte a ti ya, aquí, ahora y no seguir esperando que el Universo te presente algún día lo que quieres, pero no lo haces contigo mismo ya? Es más, yo digo que auto estima es la manera en que defiendes, valoras y respetas tu identidad y lo que te hace quien eres. Si no defines tu identidad, tal vez nunca tengas claro donde comienza y termina tu auto estima.

Es bien fácil caer en el juego trillado de cubrir las inseguridades con logros que meramente sirven para adular tu EGO, la aprobación social-familiar o meramente distraerte. Aquí es cuando es puesto a prueba tu voluntad para convertir logros momentáneos en un estilo de vida. Si algo he podido aprender (y a observar) de la gente que SOSTIENE el éxito en su vida es simple: sus rutinas son parte integral de su vida, no importa los cambios que se den en ella. Ellos son sus rutinas, porque sus rutinas muestran quiénes son. Tal vez ha llegado el momento de jugar un juego más grande que el de la auto estima, sino el de definir y fortalecer tu identidad. ¿Qué vas a hacer al respecto?

Hay algo más grande que tu auto estima: tu identidad. Hora de definirla y defenderla.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene un comentario

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: