¿Qué pasa cuando estás en una mala racha? Puedes controlarla o puedes resolverla. Cinco preguntas que pueden ayudarte a resolverla.
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
De Crisis A Bendición En 5 Minutos

De crisis a bendición en 5 minutos

¿Has pasado alguna vez en tu vida una racha cuando las cosas no parecen ir a tu favor? Y no parecen detenerse. Uno tras otro. Es como una cadena de sucesos que constantemente retan tu paciencia, tu entendimiento, tu bolsillo (si porque aveces suceden todos cuando menos recursos tienes) y tu capacidad de enfrentar o de superarlos.

Ayer hablaba con una persona que en menos de un mes vivió una cadena de sucesos y eventos inesperada. Personales como profesionales. Estos eventos pusieron a prueba sus habilidades y capacidades de resiliencia. Cuando no tienes otra opción que enfrentar la situación y resolverla lo mejor que puedas, lo haces. Eso fue lo que hizo. En este momento la situación está algo controlada. Ahora puede respirar y tomar el momento de empezar a resolverla. Si, porque no está resuelta. (Controlar y resolver son dos cosas muy diferentes).

«Cuando llueve y no escampa»

Así dice un refrán popular en Estados Unidos sobre lo que pasa en ciertas ocasiones. Cuando empieza a llover, muchas veces no para. Si no estás preparado, la lluvia se convertirá en un problema y, eventualmente, habrá inundaciones. Eso mostrará lo que realmente está pasando si no has tomado las medidas para realmente prepararte para este tipo de situación.

Mientras esta persona me contaba lo que vivió, me recordó algo parecido que me sucedió con un negocio que tuve. Cuando lo compré, mantuve el mismo personal que tenía en las funciones que tenían. Yo tenía unas ideas de cambio y expansión, pero nunca compartí con ellos lo que era mi visión del negocio. Eso fue un error descomunal. Si las personas que iban a estar al frente del negocio, especialmente en el día a día, no tenían claro lo que yo deseaba que fue la nueva dirección del negocio, no tardaría mucho en empezar a llover.

Así fue. Al año de tener el negocio, empezaron los choques entre la nueva administración y el personal que tenía en su mente cómo se hacían las cosas. Primero se fue la recepcionista, luego se cambió el método de circulación, el diseñador del periódico hasta que tuve que dejar ir la persona que más me dolió: la vendedora principal. Ella era el enlace entre lo que era el periódico (su esencia), el público y las empresas que se anunciaban en el mismo. En el momento en que ella ya no estaba, esa importante función caería en manos de la persona más capacitada para hacerlo.

El hombre orquesta

Para completar y/o rematar, en ese momento yo vivía una crisis en mi relación de pareja. Tomamos la decisión de separarnos y ella, quien manejaba la parte de administración y sería la «nueva vendedora», también salía de la operación. De la noche a la mañana yo me convertía en el «hombre orquesta». Sería administración, ventas, edición, circulación y todo lo concerniente a crear un periódico de principio a fin. Lo único que no haría sería el diseño y la impresión. No escampaba.

El punto no es contar mi historia, sino la importancia de tomar en cuenta ciertos elementos para prepararte cuando hay una crisis. Ayer le pregunté a esta persona, ¿qué pasos piensas tomar para llevar a tu negocio a donde quieres llevarlo? Antes de dejar que me respondiera le hice otra pregunta: ¿En este momento quieres que tu negocio vuelva a ser lo que era antes de la crisis o quieres que sea mejor de lo que nunca ha sido? Lo pensó un momento y me dijo: «mejor de lo que nunca ha sido».

¿Qué quieres?

Ahí fue donde volví a repetir la pregunta: ¿Qué pasos piensas tomar para hacerlo? Que sea algo simple: entre 3 a 5 pasos para no llenar tu cabeza de información, le dije. Su primera respuesta fue «contratar el personal». ¿Con qué fin? ¿Tu quieres resolver o quieres que sea mejor que antes? Le repetí la pregunta. Ahí hubo un silencio. «Si tu quieres que sea mejor de lo que nunca ha sido, no te parece empezar por algo más importante que meramente contratar el personal?».

Le conté mi experiencia, lo dolorosa y costosa que fue. Lo que aprendí por no haber tomado en cuenta 5 preguntas. Si, cinco preguntas que nunca me di el espacio para hacerme, responderme y compartir con las personas con las que deseaba fundar una empresa. Le dije que estas preguntas miran al negocio, pero pueden usarse en cualquier aspecto de la vida.

Las 5 preguntas

¿Cuál es tu visión del negocio? Ya que has pasado por una crisis y tienes que prácticamente contratar nuevo personal para todo, qué mejor que definir el «porqué y el para qué abriste este negocio».

¿Cuál es la experiencia que tu quieres que tenga la gente al comprar en tu negocio? Ahora que has definido una visión para tu empresa, qué mejor que diseñar y dirigir todo hacia la experiencia que tu quieres que la gente tenga de tus productos.

¿Cómo lo vas a lograr? ¿Qué requieres invertir, adquirir, cambiar o hasta eliminar para que tu negocio esté alineado con tu visión y con la experiencia que deseas que tengan tus clientes? Aquí quieres mirar en lo que requieres capacitarte, entrenarte, habilidades a desarrollar o qué recursos requieres contratar para hacerlo.

¿Cómo va a ser la operación y la manera en que deseas que se lleve a cabo las cosas en tu negocio? Esto es importante, ya que dice la manera en que quieres que se hagan las cosas. Esto es lo que define la cultura del negocio. Aquí es donde van a sembrarse y, eventualmente, cultivarse los valores de la empresa.

¿Quién son los empleados ideales o el talento que realmente quieres emplear para trabajar en tu negocio? Muchas veces la gente quiere contratar la persona que menos les cueste y que mejor pueda hacer el trabajo. Así no atraes talento, sino economía. Como dice otro refrán: «lo barato sale caro». Si tu tienes claro la visión, la experiencia, lo que deseas lograr y la manera en que quieres que funcione la operación, entonces sabes el tipo de persona que buscas y vas a contratar.

Claridad y buenas bases

Luego que discutimos las cinco preguntas la pregunté: ¿qué ves en este momento que no veías antes que puede servirte para manejar tu negocio de manera diferente? «Primero tengo claridad. eso es importante. Tengo unos pasos a seguir que no los tenía antes y ahora me pueden servir para sentar unas bases diferentes en mi negocio que no hice en el pasado. Esto va a ser mi enfoque, ya que si meramente contrato nuevo personal, pero no hago algo más profundo y definitivo como la visión y la experiencia de los clientes, todo volverá a lo mismo».

Como dicen: las crisis son inevitables, cómo eliges enfrentarlas es opcional. Si toda crisis es una oportunidad dorada de crecimiento, yo digo que puede ser el momento de realmente hacer un «reset» y una limpieza, ya que el Universo te está diciendo que requieres entrar con una mente nueva ante la oportunidad. El propio Einstein lo decía: «no puedes resolver los problemas de hoy con la mente hoy, sino con la del mañana». A lo que añado, tampoco puedes hacerlo con la mente de ayer. ¿Qué vas a hacer al respecto?

NUEVAS PREGUNTAS PARA NUEVAS OPORTUNIDADES: ¿Te sigues haciendo las mismas preguntas? ¿Quieres resolver nuevos problemas con viejas soluciones o mentalidades? Es el momento de enfrentar los retos que tu vida te presenta con nuevas herramientas y distinciones. Eso es «Básico 2.0». Un espacio de aprendizaje vivencial individual, siendo parte de una comunidad. 13 módulos que van a transformar tu forma de pensar, tus creencias y tus acciones. Toma acción ya. Oferta tempranera se extiende 7 días más. Para los primeros 25 un mega regalo. Toma acción ya. Más información en: https://jorgemelendez.com.mx/basico-2-0/.

Todos vivimos crisis; convertirla en una bendición es tu elección y tu oportunidad.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: