fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Dar Y El Privilegio Que Poseemos

Dar y el privilegio que poseemos

Asi se llama uno de los éxitos más reconocidos del cantautor Fito Páez. Una canción que habla de lo importante y significativo que es vivir porque “dar es dar. Dar y amar”. También hay una canción de Ednita Nazario llamada “El Privilegio de Dar” que dice mucho sobre lo que deseo compartir hoy.

En los pasados dos días he escrito sobre el aprender a amar y el rol que elegimos en el proceso de amar, pero hay algo que es innegable en el camino del amor. Lo que das. Eso al final del día es lo que queda como huella, como testigo, como la evidencia del proceso.

Dar. Ese instinto que vive en nuestra esencia que sale porque es su naturaleza. Ese dar que lleva al niño a darse al mundo sin saberlo, hasta que su entorno lo hace consciente del peligro de ser incondicional y comienza a cerrar la puerta del dar.

Dar, dar, darse, entregarse. Cuando pierdes las cuenta de lo que has dado y vives claro que dar es vivir. Sin dar no se puede recibir. Dar es donde vive el sueño, la idea, la vida misma.

¿Dónde dar se ha convertido en una amenaza por el miedo a no recibir o se reduce a un intercambio para sentir que es algo equivalente o equitativo? Tal vez ha llegado el momento de romper con las ambigüedades o las complejidades, como dice Erich Fromm en “El Arte de Amar”.

No se trata de convertir el dar en una especie de acto heroico de “renuncia o resignación” ante la aparente no respuesta de la otra parte. Tampoco es una manera de condicionar tus acciones o las del otro para sostener un nivel de entendimiento y hacer el intercambio “perfecto” entre dos partes.

Ni siquiera es jugar la carta de convertir el dar en un acto de dolor o superación. Como dicen en todos los documentos sagrados: “es dar de un espacio donde vive el júbilo en tu corazón”! Es dar de un espacio donde no vive, ni puede entrar, la carencia.

Das porque vive en tu alegría y en tu capacidad de compartir quién eres y eso nunca termina o perece. Es dar algo que no se cuestiona, ni genera duda porque no es para conmover, sino para dejar algo que sólo tu (y nadie más) puede dar.

Dar porque en ese acto vive la felicidad. Ahí vive la vida y ahí se mueve tu razón de estar aquí. En este momento. Dar porque es lo único que puedes hacer por ti y por el mundo que nada externo puedo controlar o detenerte. Tu eliges dar y punto. Hoy la vida no pide que hagas nada, pero tu puedes alterar todo con solo hacerlo: dar. ¿Que vas a hacer al respecto?

Dar es algo que tu eliges, no permitas que nada te robe ese privilegio.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene un comentario

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: