Hay dos cosas que siempre estás haciendo: canalizando información o siendo canal de una. ¿Qué pasa cuando se atoran las cosas? Aquí lo que puedes hacer.
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Cuando Tu Canal De Decisión Se Encalla

Cuando tu canal de decisión se encalla

No se tú, no la canción de Luis Miguel, pero no hay nada más frustrante que aprender algo, practicarlo mucho, hacerlo con la mejor intención y no lograr lo que quieres. Me ha pasado muchas veces. Tan reciente como la semana pasada. En ese momento, como reacciono automática me salen preguntas o comentarios superficiales como:

«¿Qué estoy haciendo mal? ¿Porqué me pasa esto? No puede ser, ya debo haber aprendido a hacerlo de manera correcta».

Qué tal si la respuesta te está pidiendo que uses tu mente de otra manera, no meramente que hagas las cosas «bien o perfectas». Aveces el problema no es cómo haces las cosas, sino la mente con la que lo haces.

Ayer te dije que hablaríamos hoy sobre la manera en que canalizamos las cosas. Si te diste el permiso de mirar la manera en que tu pozo de oportunidades se puede estar secando, una manera de descubrir una respuesta es observando la manera en que canalizas las cosas. Puedes leer el blog de ayer aquí, https://jorgemelendez.com.mx/cuando-el-pozo-deja-de-darte-agua/.

Hace un par de semanas, hubo un accidente que creó un caos. Un buque de carga se encalló en el Canal de Suez y a los 5 días ya estaba comenzando a generar un impacto en la economía y en la distribución de bienes en el mundo entero. La cantidad de buques esperando era numerosa. (Yo digo que nuestra mente es un canal y cuando no procesamos la información adecuadamente, sucede igual que en el Canal de Suez: todo se atora). Gracias a Dios se logró liberar el buque y todo mejoró.

Canalizar tiene dos aspectos

El punto es mirar dos cosas: ¿cómo canalizas la información para tomar decisiones? ¿cómo tu eres un canal de abundancia o escasez, de manera consciente o inconsciente?

Durante mucho tiempo he sido una persona muy reactiva. Me crié en una familia militar donde la disciplina, el nivel de exigencia y el cumplir con lo que se te pedía era si o si. Eso me llevó a ser muy crítico de mi y de otros. También me llevaba a tomar decisiones de manera acelerada y sin pensar mucho. Pensaba que tenía que hacer las cosas rápido y si no las hacía rápido, eso podía enviar un mensaje de «incompetencia, falta de inteligencia o de no ser capaz».

Mi canal estaba encallado

Pensaba que tenía que tomar decisiones rápidas para ser aceptado, demostrar que era inteligente, que era capaz de hacer las cosas, pero en realidad eso cubría una inseguridad muy grande. Asumí muchos retos como una forma de probarme, pero no me daba el espacio de mirar lo que realmente tenía que aprender para ser mucho más competente en lo que hacía. Y eso aplica a todo: desde ser un mejor periodista, un mejor coach hasta una mejor pareja o padre. No canalizaba la información con el nivel de criterio o pensamiento crítico adecuado para poder ver una panorama completo. Más importante, ver las consecuencias (buenas o malas) que podía tener la decisión que estaba tomando. Por no pensar, sino reaccionar, terminaba atorado en lo mismo eventualmente.

Era como querer que pasaran dos buques de carga a la vez, por donde sólo cabe uno. No pensar que se encallaría uno de los dos en el proceso. Reaccionar no es pensar. ¿En qué aspectos de tu vida no te das el espacio de canalizar la información de manera pensada y no ver el cuadro grande de las cosas? ¿Qué podrías hacer para mejorar o elevar la manera en que procesas la información con la que tomad decisiones en tu vida? Especialmente donde repites ciertos patrones de comportamiento o estás obteniendo los mismo resultados.

¿Qué pasa cuando no lo ves o te rebasa?

Ahora, muchos de los que leen mi blog están buscando crecer o mejorar como persona o en alguna área de su vida. Por ejemplo, aumentar tus ingresos, comenzar un emprendimiento, tener o mejorar tu relación de pareja, elevar la calidad de tu vida espiritual, multiplicar tus habilidades o aprender a desarrollar nuevas. ¿Qué sucede cuando llevas tiempo practicando algo pero no se manifiesta en tu vida lo que quieres?

Vuelvo a ponerme de ejemplo. Estoy en un momento de mi vida donde estoy cambiando o alterando mi manera de proyectarme en el mundo profesional. Eso implica comenzar de cero en muchos aspectos. Es volver aprender a conectar con la gente. Aprender a crear relación, confianza, ganar su atención y poder proveer productos y servicios para un grupo en particular de personas. Sería bien fácil para mi decir: «yo sé lo que tengo que hacer. Ya trabajé mis creencias limitantes. No tengo nada que perdonar o trabajar. Tengo mucha experiencia trabajando con gente». Todo eso puede ser cierto, pero de nada me sirve en este momento.

¿De qué estoy siendo un canal en este momento?

Esa pregunta me obliga a dos cosas. Primero, mirarme desde 30 mil pies de altura y ver algo de mi que no veo. Muchas veces (por no decir casi siempre) no tengo esa capacidad desarrollada para hacerlo objetivamente (sin juicios). Ver lo que este momento puede mostrarme o enseñarme. Para eso requiero tener personas que saben hacerlo que me digan lo que ven y ACEPTAR DICHA RETROALIMENTACION Y HACER ALGO DE VALOR CON ELLA. (No pelearla, resistirla, mandarla a la mierda y seguir haciendo lo mismo).

Si ahora mismo estoy pasando por una crisis económica, puedo hacerme las mismas preguntas o seguir señalando las mismas razones. Eso no produce nada nuevo. Ahora, tengo la opción de preguntarme: ¿de qué estoy siendo un canal en este momento? Si no tengo dinero, puedo preguntarme: ¿qué creencia se está manifestando a través de mi que en este momento no estoy generando el dinero que merezco? Ahí puedo mirar muchas cosas: si estoy parado en mi arrogancia, mi falta de autoestima, el creer que no merezco, mi orgullo, en mi resentimiento, en mi inflexibilidad, en mi miedo, en mi indecisión, en mi inseguridad.

En el momento en que identifico una posible respuesta, la pregunta que debo hacerme no es ¿qué hago?, sino ¿qué requiero estar dispuesto a aprender y/o liberar de eso en este momento para ser canal de otra cosa? Si la respuesta me rebasa o no está en el lugar donde busco mis respuestas, tal vez es el momento de dejar que alguien observe lo que no alcanzo a ver. Comenzar a soltarlo para que pueda ser un canal de abundancia y no de escasez. Eso luego se va a traducir en que voy a poder canalizar la información que recibo de otra manera y tomar decisiones desde otra perspectiva.

Recuerda, locura es hacer lo mismo y lo mismo y esperar un resultado diferente. ¿Qué vas a hacer para que alguien pueda observarte para que puedas descubrir algo que NO ves en este momento? Tu mereces lo que quieres, pero no quieras seguir perpetuando lo mismo por querer hacerlo de la misma manera.

¿Que hacer cuando tu canal de información se encalla? Dos cosas que puedes hacer al respecto. Foto: Erik Johansson.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: