fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Cuando Te Ahoga La Vida

Cuando te ahoga la vida

¿Has estado cerca de ahogarte alguna vez? ¿Literal o simbólicamente? He vivido las dos y ninguna de las dos son divertidas, aunque las lecciones pueden decirte mucho de ti y de cómo enfrentas la vida.

Me faltaba el aire. No podía respirar. No sabía si hundirme o si podría flotar y salir del problema. Las olas no cesaban de venir. Eran marejadas. Una tras otra. Lo que en un momento era la seguridad de poder estar parado en la orilla del mar, ahora ya me encontraba en un lugar donde no podía tocar el fondo del mar. El pánico ya se apoderaba de mi. No sabía que iba a pasar.

Lo recuerdo como si fuera ayer. Eramos cuatro amigos y yo caminando por la playa de Los Tubos en Manatí, Puerto Rico Tendría unos 17, casi 18 años. En ese momento el sentido de aventura y de ser un joven adolescente atrevido era mayor a reconocer que no era un buen nadador y que no confiaba mucho en mis habilidades en ciertas condiciones dentro del mar. Pero aún así me lancé al agua y casi termino ahogándome.

Lección número 1: aprende a nadar y no a impresionar en el mar, mucho menos si no has desarrollado la habilidad y no confías en tus destrezas naturales.

Recuerdo cuando tomé la decisión de abandonar la Universidad a los casi 22 años. Era una decisión tomada por comodidad, inseguridad, rebeldía y, porque algo me decía que el camino que estaba tomando estaba bien. Me había acostumbrado al trabajo, a ganar dinero, pero algo estaba sucediendo: no me estaba quedando en el mismo lugar haciendo las mismas cosas. Estaba desarrollando algo que en ese momento no sabía el valor que tendría en el futuro.

Durante una década viví atormentándome de muchas cosas. Primero, mi inseguridad y mi falta de confianza en mi mismo. Me decía cosas como; «qué vas hacer ahora sin un título», «que vas a tener como colchón o garantía cuando las cosas no vayan bien», «qué buen trabajo vas a obtener si no tienes nada que te destaque o demuestre que puedes hacerlo». Me ahogaba en mis miedos y en mis inseguridades internas, como si un título fuera a eliminarlas.

A pesar de estar diciéndome estas cosas internamente, comenzaba a avanzar en el mundo profesional. En mi primer trabajo en una tienda de música, logré ser uno de los Gerentes en menos de un año. No era el puesto, sino todo lo que estaba aprendiendo mientras servía a la gente. Luego, obtuve un trabajo en un periódico, como periodista. Sin haber estudiado periodismo formalmente. Una cosa es lo que te dices, otra cosa es lo que haces.

Aquí es donde entra en juego lo que tal vez no se aprecia a simple vista. Desde los 18 años, cuando entré a la Universidad, comencé a desarrollar habilidades: cómo servir a las personas, escucharlas, preguntar, conectarme con sus gustos e intereses, ser empático, abierto, flexible, dispuesto a aprender, ser humilde, ser adiestrable, buscar un mentor, tomar responsabilidad por mis actos, trabajar en equipo, ver por el bien común y no el propio, resiliencia, posibilidades, ser curioso, paciencia, disciplina y el rigor, entre otras.

Esas habilidades son las que me permitieron descubrir muchos potenciales que vivían en mi, que jamás hubiese descubierto si hubiera elegido la ruta de la educación formal. No estoy diciendo que no estudies, sino que sepas bien qué es lo que más te va a servir. Hoy día vemos como cada día la enseñanza formal y tradicional tiene menos uso y el desarrollo de habilidades y destrezas es la orden del día. Hace unas semanas escribí un blog sobre si volviera a tener 18 años, me tomaría una «sabática de vida» de 18 meses.

Lección número 2: desarrolla habilidades, por que el secreto del potencial de todo ser humano vive en sus habilidades blandas (inteligencia emocional) y no meramente en la acumulación de conocimiento o títulos.

Esta segunda lección parece costarle mucho a la gente que hoy día desea lanzarse a ser emprendedor, profesional independiente, proveer servicios o productos o hasta abrir un negocio. Al mundo no le importa lo mucho que tu sabes, ni los títulos que tienes, sino cuánto te importa la gente y cómo te conectas con ella. El mundo no te debe nada, tu tampoco le debes nada al mundo, pero si posees un talento, un regalo, que si sabes presentarlo junto a unas destrezas que están a tu alcance desarrollar, puedes impactar al mundo.

Es como si muchos estuviéramos esperando por las instrucciones, el cómo hacerlo o que alguien nos diga qué hacer y cuando hacerlo. Ese barco partió del puerto y ahora mismo tu marca personal, tu producto, tu servicio o tu talento, espera que des la orden y estés dispuesto a aprender un camino a mostrarlo. ¿Qué esperas?

Por lo menos, para mi, aprendí dos lecciones. Primero, aprendo a nadar o me quedo en la orilla. Segundo, sigo aprendiendo y desarrollando habilidades porque me hacen una mejor persona y me siguen abriendo puertas en un mundo que habla en ese idioma.

Nota: Si quieres comenzar a sacar tu voz, afirmar tu presencia y dominar el arte de contar tu historia, te invito a que seas parte de mi «Speaker Bootcamp» que llevaré a cabo este sábado 17 de agosto de 9 am a 7 pm en el Hotel del Prado en la Ciudad de México. Sólo quedan 3 espacios disponibles. Puedes escribir al 55 1139 2095 o enviar un mail a jorgeamp63@mac.com.

¡Gracias por sacar de tu tiempo y leer este blog!

#crecimientopersonal #abundancia #habilidades #mindset #creerenti #blogger #anquiro #desarrollo #inteligenciaemocional #crecimiento

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.