fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Cuando No Eres El Indicado

Cuando no eres el indicado

Hace unos quince años, a un gran amigo mío lo hice parte de un proyecto de consultoría muy grande. Hasta ese momento, era uno de los más grandes que había realizado en mi carrera. Era un proyecto que implicaba mucho tiempo, dedicación y planificación. Dos de esas tres cosas, en ese momento, no eran mi fuerte. Lo menos que pensaba en ese momento era que yo no era el indicado para liderar el proyecto. Sabrás porqué.

Dedicación no era el problema. El dilema era la cantidad de compromisos que tenía por Latinoamérica como entrenador y coach. No podía (o no quise) darme el lujo de estar por lo menos un año o más en un mismo lugar. No importa lo que fuera a pagar el proyecto (lo que era mucho). La realidad es que no estuve dispuesto a correrme el riesgo de perder contactos por un proyecto que sería por etapas y no habían garantías.

Lo invité a participar porque sabía que era la persona indicada. Era la persona que tenía los conocimientos, la experiencia y la pericia para poder manejar el proyecto de manera profesional. En ese momento decidimos que la mejor manera de manejar el proyecto era que el fuese el Gerente del proyecto. Yo me limitaría a ser un recurso y el contacto con el cliente en la primera etapa. De ahí en adelante sólo sería un recurso.

Esa decisión implicó que mis ingresos del proyecto serían mucho menores que los de mi amigo. Y cuando mucho menos, es mucho menos. Eso fue una gran lección para mi, ya que en otros momentos de mi carrera jamás lo hubiese hecho. Yo tendría que ganar el mayor porcentaje del contrato. Conseguí el cliente y yo era el recurso que la empresa conocía como facilitador. No importa. Este proyecto sería una segunda fuente de ingreso, ya que mis compromisos previos eran la primera.

Unos dos años antes, fui contratado por una empresa donde el Gerente General era la persona que ahora me estaba llamado para este nuevo contrato. Aprendí una gran lección de esa primera experiencia. Al trabajar con una empresa grande requieres poseer la planificación, la estrategia o la cantidad de recursos adecuada para hacer el trabajo. De lo contrario, puedes perder más de lo que ganas». Eso me enseñó a reconocer cuando no eres el indicado.

Ese primer cliente me produjo un buen ingreso por poco más de un año. El trabajo que se terminó haciendo pudo haber sido mucho mejor y más integral a la realidad del cliente. Yo era el primero en reconocerlo. De cierta manera, mi EGO me superó y eso limitó mi capacidad de ver la totalidad de lo que podría hacerse y COMO PODRIA HACERSE. Eso fue vital.

¿Porqué te comparto todo esto? Me enseñó una lección muy grande. No se trata de hacer las cosas solo. Aveces no eres el indicado para unas cosas. De querer demostrar que eres capaz. De que eres el sabelotodo. Es mejor reconocer tus fortalezas. Identificar tus áreas de oportunidad y rodearte de las personas que pueden hacer el trabajo tan bien, o hasta mejor que tu. Todavía hoy lo sigo haciendo.

A partir de ese momento, esa lección me ha llevado a mirar cada proyecto de manera distinta. Siempre tomo en cuenta dos perspectivas y me hago dos preguntas. ¿Qué valor puedo agregar a este proyecto? ¿Quiénes pueden ser las personas indicadas para hacer el trabajo, a parte de mi, si requiriera más recursos para darle la calidad que se merece?

Al hacerme esas preguntas no me veo como la solución, sino como parte de ella. No permito que mi EGO me ciegue a caer en una visión limitada y/o escasa. El que yo no sea el indicado no quiere decir que no puedes participar del proyecto con un rol definido. No dejo que el miedo de rodearme de recursos que pueden superarme en talento, experiencia y conocimiento termine impactando la calidad del trabajo final.

Mejor es un trabajo bien hecho, que un EGO satisfecho.

¿Qué podrías hacer para rodearte de gente que sepa tanto o más que tú? El propio Bill Gates lo ha dicho muchas veces. «Yo no sería la persona que soy si no me rodeara de personas más brillantes que yo».

Este sábado será publicado mi e-book «¿Emprender después de los 40?: 7 verdades para hacerlo». Con sólo registrarte en esta página lo recibirás a tu e-mail, ya que es completamente gratis.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.