fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Cuando La Comunicación No Funciona

Cuando la comunicación no funciona

¿Has tenido que despedir a alguien alguna vez de su empleo? ¿Has tenido que darle una mala noticia alguna vez a un familiar, un amigo o a un hijo? ¿Has abierto la boca y has dicho algo visceralmente, sin pensarlo y sin darte cuenta el impacto que tuvo en la otra (u otras) personas? ¿Has tenido que terminar una relación (de pareja, negocio o de amigos) alguna vez? ¿Has dicho algo que tenías guardado durante mucho tiempo dentro de ti y el día que reventaste dijiste eso y mucho más?

Muchas personas han pasado por algunas (o varias) de estas situaciones. El problema no es solamente que la situación es incómoda, sino que muchas emociones van a estar a flor de piel, tanto de la persona que va a comunicar, así como las que van a recibir la información. Aveces lo que se comunica no es el problema, sino el tono, la energía, el lenguaje verbal( y no verbal) y la emocionalidad que se muestra (o se oculta) durante la comunicación.

Algunos le llaman honestidad. Otros dicen que es ser frontal o «frentero». Algunos dicen, «digo las cosas como son». Unos pocos se van hasta el punto de decir, «no tengo pelos en la lengua». Hay muchas maneras de llamarlo, pero a fin de cuentas todo cae en lo mismo: decir algo que puede ser incómodo, impropio, doloroso o inesperado.

Yo podría decir que he sido una persona que en ocasiones he ido a los extremos de la comunicación. De no decir nada cuando debería haber dicho y actuado en ese preciso instante, a momentos cuando he abierto la boca sin pensarlo dos veces. He atacado, criticado y dictaminado sin haber evaluado todo el panorama y sin medir mis palabras, mis emociones y sólo pensando en mis intereses. En ambos casos los resultados fueron desastrosos.

He aprendido que todo esto se puede resumir en un término: comunicación directa. Ahora, el problema es que este tipo de comunicación es que se requiere tomar en cuenta varios aspectos. Primero, del que va a comunicar. He comprendido que si estoy molesto, dolido o con una emoción muy fuerte a flor de piel, las probabilidades de comunicar efectivamente son bajas y casi nulas. Como aprendí una vez: «cuando la emocionalidad sube, la inteligencia baja». Eso quiere decir que muchas cosas cuando estoy sintiendo algún tipo de emoción, mejor es darme un espacio, respirar, caminar, reflexionar, estar sólo y procesar la emoción, luego hablar.

También he comprendido que para tener comunicación directa efectiva, requiero tomar en cuenta a la persona a la que le estoy hablando (o la que le voy a hablar). Si sólo estoy pensando en lo que quiero decir, cómo lo quiero decir y cómo se lo voy a decir, pierdo todo mi sentido de empatía, conexión o consideración con lo que puede estar sintiendo, viviendo o pensando la otra persona.

Muchas veces lo que nos importa es tener la razón, controlar la situación, evitar sentir, vernos bien o tener una buena justificación por lo que decimos, la manera en que lo decimos y hasta con el tono con el que lo decimos. El problema no es ser directo, sino la emoción que le metes a la dirección en la que hablas. Si quieres preservar, cuidar o hasta dejar un rastro de luz en tus relaciones, practica la comunicación directa sin dejar de ser honesto. Conlleva práctica, pero se puede lograr. ¿Cuándo o con quién comienzas?

¡Gracias por sacar de tu tiempo y leer este blog! Te invito a que lo compartas con gente como tu. Te invito a que lo compartas con personas como tu y que podamos crear una comunidad de gente que cree en otros y podemos servirle a manifestar sus sueños a través del servicio y agregar valor.

¡Gracias a todos porque no sólo llenamos 1, sino 2 grupos de Mentes Maestras! Más de 40 personas de siete países han tomado acción. Si quieres ser parte de una comunidad que va a impactar al mundo, a un precio sumamente razonable, vas a tener la oportunidad de ser parte de un tercer grupo que comienza en julio. Cupos limitados y a un precio muy accesible. Envía un email a jorgeamp63@mac.com para recibir más detalles. Hay una oferta hasta el 15 de julio. Toma acción ya.

#crecimientopersonal #comunicación #relaciones #escuchar #empatía #blogger #mindset #propósito #anquiro #conexión

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: