fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Cuando La Comunicación No Funciona

Cuando la comunicación no funciona

¿Has tenido que despedir a alguien alguna vez de su empleo? ¿Has tenido que darle una mala noticia alguna vez a un familiar, un amigo o a un hijo? ¿Has abierto la boca y has dicho algo visceralmente, sin pensarlo y sin darte cuenta el impacto que tuvo en la otra (u otras) personas? ¿Has tenido que terminar una relación (de pareja, negocio o de amigos) alguna vez? ¿Has dicho algo que tenías guardado durante mucho tiempo dentro de ti y el día que reventaste dijiste eso y mucho más?

Muchas personas han pasado por algunas (o varias) de estas situaciones. El problema no es solamente que la situación es incómoda, sino que muchas emociones van a estar a flor de piel, tanto de la persona que va a comunicar, así como las que van a recibir la información. Aveces lo que se comunica no es el problema, sino el tono, la energía, el lenguaje verbal( y no verbal) y la emocionalidad que se muestra (o se oculta) durante la comunicación.

Algunos le llaman honestidad. Otros dicen que es ser frontal o «frentero». Algunos dicen, «digo las cosas como son». Unos pocos se van hasta el punto de decir, «no tengo pelos en la lengua». Hay muchas maneras de llamarlo, pero a fin de cuentas todo cae en lo mismo: decir algo que puede ser incómodo, impropio, doloroso o inesperado.

Yo podría decir que he sido una persona que en ocasiones he ido a los extremos de la comunicación. De no decir nada cuando debería haber dicho y actuado en ese preciso instante, a momentos cuando he abierto la boca sin pensarlo dos veces. He atacado, criticado y dictaminado sin haber evaluado todo el panorama y sin medir mis palabras, mis emociones y sólo pensando en mis intereses. En ambos casos los resultados fueron desastrosos.

He aprendido que todo esto se puede resumir en un término: comunicación directa. Ahora, el problema es que este tipo de comunicación es que se requiere tomar en cuenta varios aspectos. Primero, del que va a comunicar. He comprendido que si estoy molesto, dolido o con una emoción muy fuerte a flor de piel, las probabilidades de comunicar efectivamente son bajas y casi nulas. Como aprendí una vez: «cuando la emocionalidad sube, la inteligencia baja». Eso quiere decir que muchas cosas cuando estoy sintiendo algún tipo de emoción, mejor es darme un espacio, respirar, caminar, reflexionar, estar sólo y procesar la emoción, luego hablar.

También he comprendido que para tener comunicación directa efectiva, requiero tomar en cuenta a la persona a la que le estoy hablando (o la que le voy a hablar). Si sólo estoy pensando en lo que quiero decir, cómo lo quiero decir y cómo se lo voy a decir, pierdo todo mi sentido de empatía, conexión o consideración con lo que puede estar sintiendo, viviendo o pensando la otra persona.

Muchas veces lo que nos importa es tener la razón, controlar la situación, evitar sentir, vernos bien o tener una buena justificación por lo que decimos, la manera en que lo decimos y hasta con el tono con el que lo decimos. El problema no es ser directo, sino la emoción que le metes a la dirección en la que hablas. Si quieres preservar, cuidar o hasta dejar un rastro de luz en tus relaciones, practica la comunicación directa sin dejar de ser honesto. Conlleva práctica, pero se puede lograr. ¿Cuándo o con quién comienzas?

¡Gracias por sacar de tu tiempo y leer este blog! Te invito a que lo compartas con gente como tu. Te invito a que lo compartas con personas como tu y que podamos crear una comunidad de gente que cree en otros y podemos servirle a manifestar sus sueños a través del servicio y agregar valor.

¡Gracias a todos porque no sólo llenamos 1, sino 2 grupos de Mentes Maestras! Más de 40 personas de siete países han tomado acción. Si quieres ser parte de una comunidad que va a impactar al mundo, a un precio sumamente razonable, vas a tener la oportunidad de ser parte de un tercer grupo que comienza en julio. Cupos limitados y a un precio muy accesible. Envía un email a jorgeamp63@mac.com para recibir más detalles. Hay una oferta hasta el 15 de julio. Toma acción ya.

#crecimientopersonal #comunicación #relaciones #escuchar #empatía #blogger #mindset #propósito #anquiro #conexión

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba