¿Qué pasa cuando tu pozo deja de darte agua? Lo simple es hacer otro. El problema es que muchas veces no lo haces. Mira porqué.
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Cuando El Pozo Deja De Darte Agua

Cuando el pozo deja de darte agua

¿Qué pasa cuando el pozo que más agua te brindaba, de repente parece haberse secado? Cada vez que bajas el cubo para llenarlo de agua cada vez regresa con menos y menos del preciado líquido. Muchas veces regresa vacío. La respuesta lógica es, hacer otro pozo, pero sigues bajando el cubo todos los días en espera de que aparezca agua o en tu mente sigues apegado a que «ese pozo» tiene que producir agua «a como de lugar».

Se lo que se siente, porque lo he vivido y lo estoy viviendo. Este pozo puede representar un trabajo, una relación o hasta un objeto. Por ejemplo, durante muchos años creías que todo andaba bien en tu relación de pareja o de familia y cuando se da toda esta pandemia, te das cuenta que la relación (o relaciones) no estaban tan bien como pensabas. Tu fuente principal de ingreso era un trabajo, las ventas o un tipo de producto/servicio en particular. Ahora toda esta situación no sólo ha cambiado, sino que ha alterado la manera en que mucha gente mira el rubro al que perteneces y esto ha provocado una merma en lo que haces y, más importante, en lo que produces (ingresos).

Esto provocó lo que muchos empezaron a llamar «pivotear», que no es otra cosa que alterar la dirección o el modo en que hacías esto. Has encontrado una nueva forma de hacerlo (ya sea por redes sociales, en línea o creando una nueva manera de hacerlo). Esto es como crear un nuevo pozo y comenzar a sacar agua (ingresos) de otra manera. Algunos han comenzado a sacar agua, mientras otros siguen esperando que el nuevo drenaje produzca el líquido.

Tres preguntas

¿Qué pasa con los que siguen esperando que salga agua de viejo pozo como siempre ha sido?

¿Cómo hacer cambiar la mente de los que siguen esperando a que pase todo esto?

¿Cuándo es el momento de decir, «hora de hacer un nuevo pozo o no puedes seguir tratando el pozo que tienes de la misma manera?

Este escrito es para los que pueden responder si a cualquiera de las tres preguntas anteriores o para los que todavía no les produce agua su nuevo pozo. Advertencia: va a ser incómodo lo que vas a leer, pero necesario si realmente quieres que pase algo diferente. Especialmente, si quieres sentirte mejor contigo y producir resultados. Ojo: te escribo a ti y me escribo a mi en el proceso, ya que estoy aplicando lo que te comparto.

¿Cómo me doy cuenta si mi EGO es el que aparece?

Eso preguntó esta mañana una persona de un grupo al que estoy entrenado. A lo que le respondí: hay 5 formas claras de poder saberlo. Primero, cuando quieres lucir bien (evitar sentir pena, vergüenza o reconocer cosas que atentan en tu estatus social). Segundo, cuando quieres tener la razón (esa se explica sola, ya que somos capaces de morir solos y con la razón que tener amor en nuestra vida). Tercero, estar en control (si las cosas no son cómo tu quieres, cuando tú quieres o de la manera en que tú lo quieres, te llevas el balón). Cuarto, evitar el dolor (todo lo que puede ser un conflicto o toque emociones incómodas) lo evades para que nadie se sienta mal. Quinto, tener una excusa, razón, cuento, drama o justificación para hacer lo mismo, no hacer nada o evitarlo hacer algo.

Ahora mismo tu EGO quiere defender el pozo que hiciste por muchas razones. Tal vez te has dicho (o sigues diciendo): «es lo único que sabes hacer, lo que sabes hacer bien o debería seguir produciendo «porque así debe ser». La vida es injusta. Si, acéptalo. Todos queremos estabilidad, certeza y permanencia, pero la vida se caracteriza por una: cambio es constante.

¿Cómo llegaste ahí?

Jamás olvido una corta historia que dice: al hombre lo único que le han enseñado es usar una pala y hacer hoyos. El problema es que el hombre nunca se ha hecho dos preguntas. ¿Cuál es el propósito de cavar? Segundo, se ha acostumbrado a cavar sin propósito y hace un hoyo tan profundo que no sabe como salir del hoyo que ha cavado. ¿Qué hacer? Simple: suelta la pala y deja de cavar. El problema no es salir del hoyo, sino el miedo de dejar de cavar y mirar dónde está.

Ahí es cuando requieres hacerte las preguntas difíciles y/o incómodas. Mucha gente dice, «lo que quiero es hacer dinero, en lo que sea», otros dicen «a estas alturas no es para que me esté pasando esto», «no me preparé», «ya se me fue el bus o camión», «esto es injusto». Todos esos pensamientos pueden ser ciertos para ti, pero no van a sacarte del hoyo. Mucho menos, producir agua limpia que puedas usar o tomar.

Piensa por un momento, ese pozo llegó a tu vida por alguna razón. Tu empezaste a sacar agua porque eres bueno haciendo algo, porque te producía agua o porque fue lo único que aprendiste. ¿Quién dijo que sería para toda la vida? ¿Quién dijo que no existen otros? ¿Crees que no eres capaz de crear otro que te produzca más? Tal vez es el momento de realmente pensar esto con un poco más de profundidad y no meramente seguir reaccionando.

El miedo no es el fin, sino el principio

Evitar el miedo o no enfrentarlo lo único que va hacer es alejarte de lo que más quieres. Pararte a quejarte, maldecir, resentir, odiar, quejarte o criticar el mundo por lo que le pasa a tu pozo lo único que hará es prolongar la agonía o sufrimiento, perpetuar el cuento de víctima y usar tu mente (tu fuente de poder más importante) de una manera inversa. Tres cosas que puedes hacer al respecto.

  1. Tus pensamientos atraen o repelan. Si guardas pensamientos o creencias con carga negativa, eso vas a multiplicar en energía y eso es lo que vas atraer. Es se va a traducir en sequía, menos oportunidades y seguir mirando un cubo vacío sin agua.

2. Trabajar tu mente. Escribe los pensamientos o creencias que más carga negativa tienen (los que te cuesta soltar o liberarte) y describe la manera en que afectan tus emociones, tus acciones y tus resultados. Escribe todo y mira que recompensa te producen. Cuidado con decir «nada o ninguno». Claro que te producen beneficios, tienes la razón, no tienes que tomar responsabilidad, no tomas riesgos, no te mueves y puedes culpar a todos por tu situación actual. Es fácil y cómodo culpar.

3. Define lo que quieres, no lo que necesitas. Tal vez tu dices, «Jorge yo lo que quiero es hacer dinero y pagar mis cuentas». Hay muchas formas de hacer dinero legal y honestamente, ¿porqué no las haces? Vender lo que sea, ofrece un producto o servicio, buscar un trabajo en una tienda de comida rápida. Trabajo hay. Lo que pasa es que «no me veo haciendo eso, no de esa manera, no a estas alturas o no es lo que quiero». Otra vez excusas.

Por hacer lo que sea, lo que crees que sabes hacer bien o sólo de una manera es que te has colocado en esta situación. Por estar usando el pico y la pala de la misma manera has cavado un hoyo y sólo quieres seguir haciendo lo mismo. Tal vez ahora puedes elegir el propósito por el que quieres hacer un hoyo y la forma en que quieres hacerlo. Se llama elegir y ser libre. Si, al principio puede producir resentimiento o incomodidad, pero luego producirá satisfacción.

Cuidado con pensar: «si tengo dinero me sentiré mejor y podré ser libre». Eso es decir que el poder esta fuera de ti. El dinero llega producto de lo que crees, lo que piensas y lo que haces al respecto, no al revés. Tu puedes lucharlo, resistirlo y hasta negarlo. Lo único que vas a seguir haciendo es cavando en el mismo hoyo, haciéndolo más profundo y no te produce agua. Lo que más quieres. Es el momento de abrirte a la posibilidad de que el problema no es el pozo, sino el que los hace. Y así de grande puede ser la oportunidad. ¿Qué vas a hacer al respecto? Mañana cerraré este punto con mirar la manera en que canalizas la información o como sigues siendo canalizado para no pensar y seguir en automático.

¿Que haces cuando tu pozo deja de darte agua cuando mas lo necesitas? Foto: Erik Johansson.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: