¿Qué pasa cuando el verdadero conflicto es contigo mismo? Aquí dos opciones poderosas para resolverlo y no seguir cargándolo.
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Cuando El Conflicto Es Contigo Mismo

Cuando el conflicto es contigo mismo

¡Qué frustrante es cuando no puedes decirle al mundo lo que realmente te pasa! No porque no quieras o no puedes, sino porque la que te pasa es contigo mismo. Ayer trabajaba con un grupo de ejecutivos de una empresa, y el tema a tratar era el manejo de conflictos. Tocamos lo que genera los conflictos, las raíces de donde nacen unos pasos simples para manejarlo. Pero hubo un tema que lo dejamos para hoy y me inspiró a compartirlo contigo, ya que lo vivo (y vivimos a diario).

¿Cómo manejas el conflicto cuando es contigo mismo?

Se que lo primero que mucha gente me va preguntar es: ¿conflicto de qué? De todo. De algo. Desde lo más grande hasta lo más pequeño. Para empezar, somos seres que vivimos en constante conflicto y juzgamos todo el tiempo. Ayer releía un libro llamado «La Ontología del Lenguaje» donde el autor Rafael Echeverría escribe lo siguiente: «Los juicios son como veredictos. Con ellos creamos una realidad nueva, una realidad que sólo existe en el lenguaje (esto implica e incluye el pensamiento). Si no tuviéramos lenguaje, la realidad creada por los juicios no existiría. No describen algo que existiera ya antes de ser formulados. No apuntan hacia cualidades, propiedades, atributos, etc., de algún sujeto u objeto determinado. La realidad que generan reside totalmente en la interpretación que proveen».

¿Qué quiere decir esto?

A lo largo de la vida, vamos acumulando información y parte de ella se convierten en juicios. Pensamientos que le agregamos una carga de energía. Al darle ese voltaje, se convierten en formas de interpretación, un juicio fundado o infundado. La mayoría de nuestros juicios son infundados – no son totalmente ciertos, sino para la persona que lo cree). Cuando dices, «esta persona es aburrida», ¿Dónde puedes identificar ese aburrimiento? No es algo que existe, sino algo que tú le otorgas a esa persona por un juicio que le pones. Tu crees que es cierto, pero no lo es. Tú le pones la etiqueta, pero otra persona puede ver en esa misma persona alguien totalmente interesante, encantadora y hasta viva.

¿Cuál es tu conflicto?

No voy a hablar por ti, pero yo puedo entrar en conflicto por algo tan simple de no recibir una llamada esperada por alguien hasta por no poder cumplir con un compromiso en tiempo y forma. Y lo más interesante de esto es que mañana me puede pasar lo mismo (la llamada y no cumplir) y no sentirme conflictuado. Eso nada más muestra lo complejo que somos los seres humanos, sino también la manera en que puedo darle el poder y mi energía a ciertas cosas hoy y mañana no.

¿Porqué hay personas que saben a principios de mes que van a tener una conflicto por sus ingresos a fin de mes, pero no hacen nada hasta fin de mes y luego están sacados de onda días por eso? ¿Porqué hay personas que saben que tienen un conflicto en su relación (ya sea de familia o pareja) pero prefieren evitarla y no confrontarla y seguir con ese sentimiento interno?

En mi blog ayer escribí sobre lo que pueden estar viviendo aquellos que hoy pueden sentirse sólos por seguir su sueño o una idea. (Puedes leerlo aquí https://jorgemelendez.com.mx/para-los-que-no-saben-que-sigue/). Hoy escribo para los que pueden estar sintiendo y pasando un conflicto consigo mismos. Ese conflicto que puede estar causándote vergüenza, pena, ira, frustración, resignación, tristeza, rencor, aislamiento o hasta pensamientos muy cargados u oscuros.

Tienes dos opciones

Te cuento que durante todo este tiempo he tenido que trabajar con la vergüenza, con la negación, con la humildad, con el perdón y con muchos otros aspectos que pensé que había dejado atrás. No ha sido fácil, pero valió la pena. Y no me cabe duda que aparecieran más. Pero lo importante es hacer una de dos cosas: hablar con un profesional de la salud (cada país tiene una línea nacional para atender personas sin costos por la Pandemia) o buscar a alguien con quien puedas hablarle sin mascaras, sin tapujos y sin apariencias. Quitarte la armadura, decir lo que realmente te pasa, lo que sientes y la manera en que puede estar afectando tu calidad de vida.

Las herramientas, ya sean los libros, los audios, los videos o hasta talleres, no sirven de mucho si no haces un alto y reconoces algo simple y muy importante: no seguir en conflicto contigo mismo. Ese es el conflicto más importante a resolver. Si ese no se resuelve, los demás comenzarán a acumularse en tu mente, en tus emociones, en tu cuerpo, en tu salud y van a afectar tu calidad de vida. No mereces eso. Hoy puede ser el día en el que comiences a liberarte del conflicto contigo mismo y empieces a liberarte de tus cargas. ¿Qué vas a hacer al respecto?

Hay dos maneras de resolver el conflicto contigo mismo. Foto: Erik Johansson.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: