fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Cuando Dar Te Hace Daño

Cuando dar te hace daño

¿Eres de los que a veces haces demás para sentirte tranquilo y/o seguro que los demás no tienen razón para quejarse o señalar tus actos? ¿Eres de los que siempre das más que el otro en tus relaciones? ¿Eres de los que piensas o crees que si haces lo suficiente, entonces, mereces recibir lo que se supone que recibas por el esfuerzo que hiciste?

Eso tiene un nombre. El problema es que como es una costumbre que hemos incorporado a nuestras vidas, creemos que es completamente normal. Es más, si no lo hacemos creemos que algo hemos hecho mal o falta algo, cuando en realidad no es así. Es el efecto de algo que aprendimos desde muy chicos y hoy lo aplicamos como parte del proceso de merecer recibir cuando en realidad no lo es.

Se llama sobre-compensar. Alto. No sigas leyendo. Vuelve a leer la palabra sobre-compensar. Respira. Tal vez lo habías pensado o tal vez nunca lo habías considerado, pero te invito a que lo consideres como una posibilidad que es parte de tu cotidianidad. Ha llegado el momento de ver cómo este comportamiento puede ser un mata sueños, un mata relaciones, un mata energía, un mata recibir en la vida, un mata de muchas cosas que tal vez no te has dado cuenta.

Una vez un joven creció con un complejo de que era demasiado delgado, no era el más guapo, ni el más atleta, o no obtenía el reconocimiento que quería. Dado a que en su entorno la gente se medía por la manera en que se veía, lo que hacía o lo que mostraba o tenía, este joven decidió hacer las cosas de otra manera.

Empezó a aprender más que los demás, a hacer cosas que otros no podían hacer, a demostrar que era capaz de llamar la atención y, sobretodo, hacer lo que fuera para obtener lo que quería. En pocas palabras, sobre-compensar. Como no era el mejor atleta, practicaría y tendría más condición que los mejores, aunque no tenía el talento para ser un jugador inicial. Como no era el más apuesto, desarrolló su inteligencia y sus habilidades en el baile como una manera de llamar la atención y tener las nenas más bonitas cerca todo el tiempo.

En fin, ese joven aprendió que si trabajaba más que los demás, o mejor dicho sobre-compensaba sus aparentes carencias, podría obtener lo que no tenía. Eso marcó un camino de mucho esfuerzo, mucho trabajo, pero con recompensas de corta vida y sin la satisfacción plena. Eso marcó su vida de muchas maneras, porque eso también cubría su manera de buscar la aprobación de la gente al tener que probar que era bueno, que era capaz y que merecía lo que obtendría por lo que había hecho.

Todo eso era un manto para cubrir una inseguridad, una incapacidad o una aparente carencia de valor que sólo podía ser «satisfecha» con esfuerzo, con trabajar el doble o con sobre-compensar para probar algo, pero nunca para reconocer quién era. Ese era yo.

Identificarlo y reconocerlo tomó tiempo. No fue algo que de un momento a otro dijera «eureka». Como era parte de una forma de vivir, de ver la vida, conllevó darme cuenta a través de muchas experiencias (muchas dolorosas o otras de éxito pero sin valor duradero) que este comportamiento siempre podría ser justificado, pero el efecto en mi mente, en mi cuerpo, en mi energía, en mis resultados y en mi falta de crecimiento era innegable.

Si trajo sus beneficios como tener un apetito por crecer, mejorar, desarrollarme y expandirme, pero tuve que aprender a hacerlo como un propósito de vida y no como un objetivo temporal para obtener algo. Les comparto esto porque frecuentemente escucho mucho a mi alrededor a la gente decir «estoy cansada de estar cansada», ya sea de lo mismo, de no llegar a donde quiere, de no ver frutos de su esfuerzo, de sentir la misma frustración o impotencia. Y eso lo he escuchado en todos los confines del mundo.

He aprendid0 que una cosa es dar lo mejor de mi y otra cosa es querer hacer demás o sobre-compensar para que los demás piensen que lo merezco o tengo su visto bueno al sobrepasar sus expectativas. He aprendido que a veces dar lo mejor de mi no se traduce a lo que el otro va a creer o pensar de mi, pero sólo puedo estar tranquilo con lo que doy, no lo que diga el otro.

He aprendido que dar mi mejor esfuerzo tiene un límite y no dar ilimitadamente al punto que pierda mi identidad, mi auto-respeto, mi auto-valor o mi dignidad. He aprendido que este tema hay que trabajarlo constantemente porque es parte de los comportamientos co-dependientes que hemos aprendido de niño que hoy lo transferimos a muchas esferas o aspectos de la vida de manera consciente, pero especialmente inconsciente. ¿Qué vas hacer al respecto? Me encantaría escuchar y leer sus opiniones al respecto en la parte de comentarios abajo.

¡Gracias por sacar de tu tiempo para leer este blog! Te invito a que lo compartas con gente como tu que desea crecer, mejorar y alcanzar sus más grandes sueños.

#crecimientopersonal #anquiro #blogger #sobrecompensar #mentalidad #hábitos #codependencia #coaching #consciencia #libertad

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: