El camino es inevitable. Cómo lo caminas, y la manera en que aprendes del camino mientras lo caminas, es opcional.
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Creer En Tu Camino

Creer en tu camino

Saliste de un lugar y vas hacia otro. No has llegado a ese otro lugar. Estás en «tránsito». Cómo transitas por ese camino hacia donde quieres llegar, y la manera en que reconoces que es parte del proceso, es el desafío. Pero es inevitable caminarlo o conocerlo. Estás en el camino. Tú camino.

Esos primeros días, meses y años cuando te lanzas a hacer algo nuevo pueden ser sumamente desafiantes. Ya sea desde empezar una relación de pareja, especialmente de convivencia, hasta comenzar un emprendimiento, un nuevo negocio o mudarte a una nueva ciudad. Todo implica salir del lugar donde estabas y llegar a otro que no conoces o nunca habías estado.

Una de las cosas más desafiantes, en cualquier aspecto de la vida, es cuando ya saliste de donde estabas, para llegar a donde quieres. No estás aquí, pero no has llegado allá. Estás en el camino, pero no conoces lo que viene en ese camino. Estás conociendo dos cosas a la vez: el camino y a ti.

He conocido aspectos de ese camino en diferentes momentos de mi vida. Ser periodista sin ningún tipo de preparación o experiencia. Cuando fuí dueño de un periódico sin ningún tipo de experiencia previa de dirigir una empresa de ese tipo. Mudarme a México y casarme a los casi 50 años. Darme mis primeros pasos como emprendedor después de los 50.

Reconozco que no ha sido fácil, pero si divertido y enriquecedor. Esto lo has escuchado mil veces, pero es muy cierto: «el secreto no es el destino, sino disfrutarte el camino». Cuando fui periodista me disfruté la experiencia más que el proceso. Era tan joven y estaba tan inmerso en querer hacer las cosas bien, que el tiempo pasó volando y no me detuve a mirar con cuidado los detalles y lo que podría crecer internamente de todo el proceso.

Hoy es otro tipo de reto, aunque la experiencia tiene sus similitudes. Al igual que muchos de ustedes, tengo mis miedos, mis temores, mis dudas y mis preocupaciones. Esas voces que me dicen muchas cosas similares a las que te dicen a ti: «¿valdrá la pena todo este esfuerzo?», «¿qué tal si no obtienes lo que quieres?», «escribir no paga tu alquiler», «¿quién te crees que eres para llamarte escritor?».

Esta vez hay una diferencia. Lo que antes carecía en experiencia en el desarrollo de habilidades, hoy es una fortaleza. Eso no elimina los miedos o la incertidumbre, pero estoy mucho más dispuesto a caminar CON el miedo que EVITARLO. El camino ya no se trata de lo que quiero obtener al final, sino de lo que requiero estar dispuesto a sostener AL caminarlo.

Como leí en un libro recientemente de Elizabeth Gilbert llamado «Libera tu magia»: «el miedo siempre será un pasajero en tu coche por la vida. Tendrá voz, pero no tendrá voto. No irá en el asiento del frente, sino en el trasero, donde lo puedes observar en todo momento. Tu irás al volante, con tu creatividad a tu lado».

Si realmente quieres saber si quieres algo de verdad, tienes que pasar por tres etapas. Primero, creer que lo quieres lo suficiente y DECLARARLO con tanta fuerza y a tanta gente que no tienes otra que lanzarte a hacerlo. Segundo, lanzarte a caminar el camino. Con o sin experiencia. Con y a pesar del miedo. Creyendo que sabes hacia dónde te diriges, aunque te pierdas mil veces en el camino. Tercero, caminar el camino no por lo que obtengas de caminarlo, sino por la persona en la que te conviertes por caminarlo sin expectativas y entregándolo todo en el proceso. Tu misión era caminarlo.

Ya saliste del lugar donde estabas y no has llegado a donde quieres llegar. No hay vuelta atrás. Regresar no es un opción por una sencilla razón: sabes que esto es lo que realmente quieres hacer con tu vida. No por el éxito, sino porque te alimenta, te hace sentir vivo y es tu manera de aportar al mundo. Al tener claro que no puedes regresar, aprender de ti y del camino es tu mejor opción.

Por eso hoy te invito a que te disfrutes el camino. Observa los detalles, los paisajes, los contornos, las partes oscuras o tenebrosas, así como las claras y cautivadoras, las altas y las bajas. Más que lo que obtendrás del proceso, es lo que le vas a dar de ti al camino y lo que descubrirás de ti por haberlo hecho. Eso sólo ocurre cuando sigues caminando. Tú camino. Hora de continuar.

person in red top waling beside mountain
Ya saliste y no has llegado: hora de confiar en tu caminar y en el camino elegido.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 2 comentarios
  1. Jorge me siento tan agradecida con las puertas que me abres en la mente y en el corazón, me identifico con tus escritos. En este momento tengo miedo y haré que ese miedo, susto sea parte de mi fuerza. Jorge gracias 🤗

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.