fbpx
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Cómo «resetearte» En Medio Del Caos

Cómo «resetearte» en medio del caos

El mes de mayo ha sido uno de los más pesados que he experimentado en mucho tiempo. Por muchas razones. Exigencias de tiempo, de disciplina, económicos, que han demandado de mi enfoque total y absoluto. También de soltar muchas cosas y de sentirme incómodo por muchas diferentes razones. Ya sea emocional, mental, física, espiritual y energéticamente.

Ha habido días en los que me he sentido exhausto y con muchas interrogantes. Y cada vez que vuelvo a un estado de frustración, impotencia o hasta de querer tirar la toalla, regreso a lo que ha sido lo que siempre me trae a tierra. A centrarme, a volver a re-encontrarme con la lección más importante que todavía requiero aprender. Yo le digo «resetearte en medio del caos».

Es la ley de todas las leyes.

Si de verdad has hecho trabajo personal, lo sabes.

Es el centro del trabajo espiritual.

Ni hablar de todo lo que tiene que ver con el desarrollo de consciencia.

Si lo miras desde la perspectiva de abundancia y/o prosperidad, no hay otra explicación.

Para los que buscan respuestas en el mundo profesional o corporativo, también.

«Nuestras condiciones son gobernadas por nuestra mente y nuestra forma de pensar».

Si has leído libros desde «Cómo el hombre piensa» de James Allen, hasta «La Mente Creativa y el éxito» de Ernest Holmes, así como todos los libros que se enfocan en como generar, crear, co-crear o hasta manifestar, tocan la misma ley de alguna manera.

Tu mente es el centro operativo y los pensamientos que viven en ella son los que manifiestas.

Como dijo una vez el actor Morgan Freeman en la película «Invictus» cuando encarnó a Nelson Mandela. «Yo soy el amo de mi destino, Yo soy el capitán de mi alma», fragmento de una poesía de William Ernest Henley escrita en 1875.

Si realmente soy responsable de lo que manifiesto en mi vida, especialmente cuando lo que estoy manifestando no es lo que pensaba, quería, esperaba, debería ser o no quiero aceptarlo, no puedo mirar muy lejos para encontrar el autor. Todo comienza y termina en mí. Y lo que vive en mi mente.

No importa lo que hayas estudiado. Te hayas ganado. Dinero que tengas o no tengas. Exito o no. Leído. Aprendido. Vivido. Sepa. Talleres hechos, audios leídos, videos vistos o hasta consejos o experiencias compartidas. Si hoy, en este momento, no estás manifestando lo que quieres, estás manifestando lo que todavía vive en mi mente. Consciente o inconscientemente.

Hay trabajo para SER. Sí, ya que lo más fácil y automático es pensar qué hay trabajo por HACER. Lo que también puede ser cierto. Dos cosas pueden ser ciertas a la misma vez y ser mutuamente exclusivas.

Si no trabajo con el SER, con mi mente y la manera en que los pensamientos que viven en ella se manifiestan, puedo seguir leyendo todos los libros, devorarme los audios y videos o hacer los talleres, pero la manifestación seguirá siendo igual, parecida o ninguna.

Ahí es donde se requiere trabajar. Con el SER. Por eso me tomé varios días para volver a regenerarme, re-encausarme, volver a lo simple.

A mirar lo que estaba manifestando y ver qué pensamiento estaba causando eso de manera inconsciente y la estaba dando toda mi energía. En mi caso, esa creencia de «no importa lo que haga nunca será suficiente» es una que requiero tenerla en observación, ya que puedo darle energía y poder sin darme cuenta y crear un caos.

Si no vuelvo a la ley de «todo lo que es creado y manifestado en este Universo responde a lo que vive en tu mente», caigo en hacerme la víctima. En mirar fuera, en las circunstancias, en las razones y en comenzar a creer en la ilusión de que son reales. No lo son, son un invento de mi mente y el poder que le he dado para desconectarme de la fuente energética más grande e importante.

«Mis condiciones son gobernadas por mi mente y mi formar de pensar».

Todo empieza y termina en mí. Responsabilidad. Creatividad. Esencia. Soy un ser completo. Valgo. Merezco. Soy suficiente. Estoy conectado a la fuerza creadora más grande de todos y la que siempre está ahí esperando a que la use: la divina abundancia y prosperidad que la da vida a todo y a todos. Hay suficiente, es infinita, ilimitada y disponible para todos.

Solo requieres creer, aprender, practicar y observar. Repetir cuantas veces sea necesario hasta que realmente vivas desde ella.

¿Qué vas a hacer al respecto?

Hay una ley de manifestación que te sirve para resetearte en medio del caos.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba