No importa la meta que deseas lograr, hay cinco elementos que debes tomar en consideración para tu híper-desarrollo. Aquí las 5.
Saltear al contenido principal
+52 (55) 1139-2095 contacto@jorgemelendez.com.mx
Cinco Herramientas Para Tu Híper-desarrollo

Cinco herramientas para tu híper-desarrollo

El pasado martes escribí un blog del que todavía muchas personas me siguen preguntando: la rueda de la vida del 2021. Como toda rueda de la vida, la misma se enfoca en diferentes aspectos de la vida que todos tenemos en común. Tal vez lo que varía son las preguntas que hago para abordar cada área. El hecho de que consideré algunos aspectos que en muchas ruedas comunes de la vida no toman en cuenta.

Hoy quiero compartirte algo que puede ser vital para alcanzar tus objetivos de vida. No importa el tipo de rueda de la vida que uses (o no uses). Son herramientas que me sirven para mantenerme enfocado, inspirado, empoderado, en propósito y honesto ante mis metas. Tal vez algunas las conozcas, otras no. Mi objetivo es que pueda agregar valor y/o servirte para encontrar una solución. Algo que pueda ser un reto u obstáculo para alcanzar algo que realmente quieres y mereces.

La caja de herramientas

Antes de compartirte mi caja de herramientas, quiero hacer una salvedad. Hay herramientas que se han probado que con útiles a la hora de trabajar con tu crecimiento personal. Algunas de las que todo el mundo conoce. Leer libros. Ver videos. Escuchar audios. Descansar adecuadamente. Alimentación y ejercicio. Rodearte de gente que sepa más que tú, etc. Esas no las menciono. No porque no sean importantes o útiles, sino porque ya se han mencionado mucho. Y hay muchas más.

En mi caso, voy a mencionar un puñado de herramientas que no suelen ser mencionadas con frecuencia, pero son muy valiosas. Es más, yo diría que se distinguen por el impacto que tienen en la calidad de vida de la persona. No sólo en la consecución de sus metas o logros. Esas son las que deseo dejarte hoy.

El Big 5

Yo les llamo «Los 5 Grandes». Porque son herramientas que requieren esfuerzo, disciplina y constancia, pero el impacto trasciende mucho más allá del área en el que deseas enfocar. Ayer hablaba con una persona a la que le llevo dando coaching hace varios años. Le mencionaba que «en ciertos momentos se requiere cerrar nuestras puertas de escape. Si queremos un objetivo, especialmente en áreas donde nos cuesta ser disciplinados, rigurosos, consistentes o persistentes, tenemos que estar dispuestos a abrir la puerta a ser observados por un coach o un mentor. Alguien que no nos permita comprar nuestros cuentos de mierda de manera mucho más seguida. No podemos darnos el lujo de perder tiempo o usar el «toma tiempo lograr una meta».

El problema no es el tiempo que conlleva alcanzar una meta. El dilema más importante es cambiar la mentalidad, las creencias, las actitudes, los comportamientos, los hábitos y los patrones de conducta en los primeros 30 a 60 días de iniciar el proceso hacia una meta. Ahí es dónde comienzas a forjar el metal, a calentar el fuego, a enfrentar tus miedos, tus demonios y comienzas a ver realmente el nivel de compromiso que tienes hacia el proceso, no tanto la meta. Eso es donde mucha gente no quiere hacer el esfuerzo, en el proceso. Especialmente, en el inicio.

La oportunidad, realmente, es cambiar la mentalidad. En el momento en que cambias la mentalidad, tienes gran parte del proceso adelantado. Claro que requiere mantener la disciplina, la constancia y muchos otros factores. Pero en el momento en que dejas de pelear contigo mismo, cuando ves el proceso como una oportunidad y no una obligación, todo cambia.

Las 5 herramientas

  • Un observador que pueda ver lo que no permites qué otros vean – Uso el término observador de manera abierta, ya que este puede ser externo o interno. Si eres una persona que en estos momentos tu nivel de auto gestión, auto disciplina o auto rigor es bajo o flojo, requieres tener un observador externo. Dejémonos de pendejadas o de excusas. Si sabes que quieres perder peso, entrenarte en algo, desarrollar una habilidad, elevar tu nivel de eficiencia, pero eres distraído, disperso o indisciplinado, etc., no lo pienses dos veces: recurre a un observador externo. Alguien que no te permita esconderte, seguir con tus excusas o seguir creando drama sobre lo que quieres pero no acabas de hacer. Eso puede ser un coach, un mentor o alguien que no va a comprarte tus cuentos y va a incomodarte. Si no lo tienes, invierte en uno.
  • Tiempo de silencio – Por lo menos una hora a la semana, dejar a un lado todos o cualquier dispositivo electrónico y estar a solas con tu pensamiento. Aunque no lo creas, mucha gente teme estar a solas con su mente y todo lo que vive en ella. ¿Cuántas veces tu mente te deja sin dormir, te roba tu paz, te lleva a ver cosas que no son y mucho más? Ha llegado la hora de comenzar a asomarte dentro de ella y ver cómo opera y qué puedes hacer para disrrumpirla. Puede ser revelador y transformador.
  • Espacio para regenerarte – Este punto tiene algo en común con el anterior, pero tiene una variante diferente. Mientras el tiempo de silencio es para aprender a darte espacio interno, conocer tu mente, la manera en que tus emociones nacen y/o de disparan, este punto tiene un objetivo mucho distintivo. Hacer un alto en la manera en que haces las cosas (bien o mal) para realmente desarrollar un aspecto de honestidad radical para salir del trajín de todos los días y hacer un proceso re-generativo. No tenemos que esperar que algo se gaste, «si no está roto, para qué arreglarlo», para mejorarlo, elevarlo o hasta re-inventarlo. Esto puede ser sacar unos días, una semana o un periodo de tiempo cada trimestre para hacer una evaluación honesta de dónde estás y hacia dónde vas. Esto puede incluir tomarte unas vacaciones, desconectarte, trabajar menos y producir más, y mucho más.
  • Ser parte de un grupo de reto, aprendizaje y/o desarrollo de mente – Algunos le llaman grupos «Master Mind», grupos de aprendizaje o grupos de enfoque de crecimiento. Hay grupos que viene a ser formados para acompañarte durante un tiempo de tu proceso. Ya sea porque no conoces el tema, el conocimiento, las herramientas o las habilidades que se requieren para descollar en lo que deseas. Estos grupos pueden ser por un término de tiempo. Ahora, el punto es encontrar un grupo donde el objetivo no es cuán rápido adquieres la información, sino cómo sigues aprendiendo de los que lo integran. Estos grupos no son fáciles de identificar o conseguir, pero son necesarios. ¿Porqué? El punto es aprender del proceso de los demás y ver cuán honesto y abierto eres tú de compartir las altas y bajas del proceso que vives. Más que ser parte de un grupo de logros, estás en un grupo donde aprendes a compartir tu proceso de vida, no sólo de querer lograr o alcanzar algo. Es un espacio que aprendes a hacer tuyo y del que no quieres apartarte por nada del mundo. Si quieres realmente cambiar tu mentalidad, requieres trabajar tu mente constantemente y ser parte de un grupo donde no miras «lo que voy a recibir, sino lo que requiero dar, es lo mejor que puede pasarte en tu proceso».
  • Saber pedir retroalimentación a las personas adecuadas y aplicarlo – Este punto es cómo desarrollar una habilidad. Todos queremos atención o reconocimiento de alguna manera. Especialmente, cuando estamos iniciando algo nuevo, un objetivo que deseamos lograr o estamos enfrentando nuestros fantasmas, miedos, inseguridades o queremos vencer algo que en algún momento veíamos como «imposible o poco probable». Muchas veces creemos que estamos pidiendo retroalimentación, cuando en realidad lo que queremos en aprobación, contención o buscamos aceptación. El problema es que muchas veces elegimos las personas incorrectas para hacerlo. Personas que no conocen o no se han embarcado en un proceso como el que estás haciendo. Personas que muchas veces tu crecimiento representa una amenaza para ellos o sus intereses. Si tienes el observador adecuado trabajando contigo (primer punto), no vas a necesitar mucha aprobación de los que te rodean. Otra cosa, es saber dar retroalimentación no se trata meramente de decir lo que haces bien o mal, sino es una observación de tus comportamientos. Qué haces o no haces en tus comportamientos que te permiten reflexionar y observar de qué manera puedes corregir o mejorar lo que haces para alcanzar lo que deseas.
Hay 5 aspectos que debes tomar en cuenta si quieres entrar en híper desarrollo.

Jorge Meléndez

Jorge Meléndez, es un Coach Certificado de John Maxwell y tiene un Diplomado de Coaching Ontológico de la UNAM.

Con más de 23 años de experiencia, como generador de abundancia y diseñador de propósitos personales y empresariales, ha logrado que, más de 200 mil personas en más de 30 países del mundo, descubran y alcancen su grandeza a través de talleres y mentorías que cambian la manera de pensar para alcanzar metas y sueños.

Esta entrada tiene 0 comentarios

Participa de la conversación dejando un comentario

Volver arriba
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
Suscríbete para recibir GRATIS mi eBook «¿EMPRENDER después de los 40?»
Recibirás también, cada domingo el Boletín Exclusivo «Domingos de Descubrimiento» y te avisaremos cuando publiquemos contenido nuevo en el blog y en les redes sociales de Jorge Meléndez.
A %d blogueros les gusta esto: